Li­po­suc­ción v/s Ab­do­mi­no­plas­tía: ¿Cuál lo­gra una me­jor cin­tu­ra?

Nin­gu­na de es­tas dos ope­ra­cio­nes es pa­ra ba­jar de pe­so, pe­ro am­bas lo­gran dis­mi­nuir con­tor­nos y mo­de­lar la fi­gu­ra

Ellas (Chile) - - Salud -

No son mi­la­gro­sas, no es lle­gar y ope­rar, pe­ro si hay al­go que tie­nen en co­mún la li­po­suc­ción y la ab­do­mi­no­plas­tía, es que en am­bas al fi­nal del pro­ce­di­mien­to, es po­si­ble ha­ber per­di­do, en pro­me­dio, dos ta­llas.

Se­gún ex­pli­ca el doc­tor Ro­ber­to Pra­do, ci­ru­jano miem­bro de la So­cie­dad Chi­le­na de Ci­ru­gía Plás­ti­ca, “nin­gu­na de las dos es una ci­ru­gía pa­ra ba­jar de pe­so, pe­ro en am­bas se pier­den al­gu­nos ki­los, ob­via­men­te, de­pen­de­rá de cuan­ta gra­sa se as­pi­ra en una li­po­suc­ción y de cuan­ta piel y gra­sa vie­ne en el col­ga­jo que se sa­ca en una ab­do­mi­no­plas­tía, lo cual pue­de ir des­de 200 gra­mos, has­ta 10 ki­los en pa­cien­tes muy obe­sos.

Pe­ro ¿con cuál de es­tas dos ci­ru­gías se pue­de sa­car más cin­tu­ra? El doc­tor Pra­do ex­pli­ca que de­pen­de de ca­da pa­cien­te, y que si bien la li­po­suc­ción es la so­lu­ción más uti­li­za­da pa­ra eli­mi­nar esa gra­sa que no se va con die­tas ni ejer­ci­cios -y que se pre­sen­ta co­mo ro­lli­tos a ni­vel de ab­do­men, en la es­pal­da ba­jo el sos­tén y en la cin­tu­ra- la ab­do­mi­no­plas­tia es la que sa­ca más cin­tu­ra. “La li­po­suc­ción es un buen aliado pa­ra aque­llas per­so­nas que deseen des­ha­cer­se de acu­mu­la­cio­nes de gra­sa in­de­sea­das y mo­de­lar su fi­gu­ra. En es­ta ci­ru­gía, lo que se ex­trae son adi­po­ci­tos, que son las cé­lu­las que ge­ne­ran gra­sa, pro­du­cien­do con ello una dis­mi­nu­ción en el con­torno. Sin em­bar­go, si la per­so­na no rea­li­za los cui­da­dos post­ope­ra­to­rios in­di­ca­dos, pue­de vol­ver a acu­mu­lar la gra­sa eli­mi­na­da en otras zo­nas que, por ejem­plo, no han si­do in­ter­ve­ni­das”, des­ta­ca el ci­ru­jano plás­ti­co, Ro­ber­to Pra­do. La ab­do­mi­no­plas­tía tam­bién tie­ne ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos a me­diano y lar­go pla­zo, pe­ro ca­be des­ta­car que sus re­sul­ta­dos van a de­pen­der 100% del pa­cien­te, ya que no so­la­men­te de­be se­guir al pie de la letra los cui­da­dos post­ope­ra­to­rios, sino que tam­bién de­be exis­tir un cam­bio de há­bi­tos, y que és­tos se orien­ten ha­cia una vi­da sa­na. Es ne­ce­sa­rio que la per­so­na dis­mi­nu­ya el con­su­mo de co­mi­da cha­ta­rra y de al­cohol, que si­ga una die­ta ba­lan­cea­da y prac­ti­que al­gún ti­po de de­por­te. Sin es­tas me­di­das, la ci­ru­gía no ten­drá los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos y las ta­llas que se ba­ja­ron con tan­to es­fuer­zo pue­den re­cu­pe­rar­se en po­cos me­ses”, agre­ga el doc­tor Pra­do. Es im­por­tan­te se­ña­lar que an­tes de so­me­ter­se a una ci­ru­gía de es­ta na­tu­ra­le­za, la o el pa­cien­te, de­be rea­li­zar­se di­ver­sos exá­me­nes mé­di­cos, de san­gre, elec­tro­car­dio­gra­ma, en­tre otros, que cer­ti­fi­quen que no exis­te im­pe­di­men­to pa­ra la ope­ra­ción.

CUI­DA­DOS POST- OPERATORIOS

Una vez con­clui­do el pro­ce­di­mien­to, el pa­cien­te de­be­rá co­lo­car­se una fa­ja que ten­drá que usar por al me­nos tres se­ma­nas, ade­más de asis­tir a se­sio­nes de ki­ne­sio­te­ra­pia y dre­na­jes, así co­mo rea­li­zar te­ra­pia ki­né­si­ca post­ope­ra­to­ria, que con­tri­bui­rá a des­in­fla­mar la zo­na ope­ra­da; pe­ro, lo más im­por­tan­te es que pa­ra ob­te­ner los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos, la per­so­na de­be ha­cer un cam­bio y co­men­zar a lle­var una vi­da sa­lu­da­ble.

Nin­gu­na de las dos es una ci­ru­gía pa­ra ba­jar de pe­so, pe­ro en am­bas se pier­den al­gu­nos ki­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.