Sul­fa­tos, pa­ra­be­nos y si­li­co­nas: ¿Por qué evi­tar­los?

¿Sa­bes qué in­gre­dien­tes hay en tu sham­poo? An­tes de com­prar­lo, ¡lee la eti­que­ta!

Ellas (Chile) - - Belleza -

Sul­fa­tos, pa­ra­be­nos y si­li­co­nas. Es­tos son nues­tros nue­vos enemi­gos. Sin dar­nos cuen­ta, es­tos in­gre­dien­tes se han ido po­co a po­co in­fil­tran­do en nues­tros ne­ce­se­res, pe­ro, ¿co­no­ce­mos real­men­te cuá­les son los efec­tos se­cun­da­rios de uti­li­zar­los a dia­rio?

A pe­sar de que se­gui­mos a ra­ja­ta­bla una es­tric­ta ru­ti­na de cui­da­do del ca­be­llo (sham­poo, sua­vi­zan­te, mas­ca­ri­lla una vez a la se­ma­na, sé­rum nu­tri­ti­vo en las pun­tas...), nues­tro pe­lo no siem­pre se ve bri­llan­te, sano y bo­ni­to. ¿Y si en reali­dad es­tu­vié­ra­mos ha­cien­do más da­ño que bien? Si­li­co­nas, sul­fa­tos y pa­ra­be­nos cuen­tan con un ejér­ci­to de de­trac­to­res, pe­ro tam­bién hay quie­nes de­fien­den los be­ne­fi­cios de su uso pa­ra el ca­be­llo. ¿A quién ha­cer ca­so en­ton­ces? Tan­to si de­fien­des los com­po­nen­tes na­tu­ra­les co­mo si eres de las que creen fir­me­men­te en las bon­da­des de la quí­mi­ca, es im­por­tan­te que apren­das a iden­ti­fi­car es­te ti­po de in­gre­dien­tes y los efec­tos que cau­san real­men­te en el ca­be­llo, pa­ra que así pue­das de­ci­dir, con co­no­ci­mien­to de cau­sa, qué op­ción te con­ven­ce más.

SI­LI­CO­NAS

Sham­poo, acon­di­cio­na­do­res, mas­ca­ri­llas, sé­rums... Las si­li­co­nas pa­re­cen un in­gre­dien­te im­po­si­ble de evi­tar en los pro­duc­tos pa­ra el ca­be­llo. Y és­tas son un pro­duc­to sin­té­ti­co que, apa­ren­te­men­te, pue­den me­jo­rar el as­pec­to de tu ca­be­llo y do­mar las me­le­nas sal­va­jes, ya que son las en­car­ga­das de de­jar esa tex­tu­ra se­do­sa en el pe­lo que tan­to nos gus­ta al sa­lir de la du­cha. Es­to lo con­si­guen re­cu­brien­do ca­da ca­be­llo de un ve­lo in­vi­si­ble que pro­por­cio­na bri­llo a nues­tro pe­lo.

La si­li­co­na es un pro­duc­to gra­so. A lar­go pla­zo, obs­tru­ye los po­ros de la fi­bra ca­pi­lar, im­pi­dien­do que el ca­be­llo res­pi­re y en­tor­pe­cien­do la pe­ne­tra­ción de los prin­ci­pios ac­ti­vos que le apli­que­mos. Por ello, el pe­lo aca­ba de­bi­li­tán­do­se y vol­vién­do­se frá­gil y que­bra­di­zo, y va pro­gre­si­va­men­te per­dien­do to­do su bri­llo.

És­tas muy ra­ra vez se men­cio­na en la lis­ta de in­gre­dien­tes. Sin em­bar­go, se es­con­den de­trás de los si­guien­tes tér­mi­nos: Di­mét­hi­co­ne, Cethyl di­mét­hi­co­ne, Phenyl tri­mét­hi­co­ne, Stearyl di­mét­hi­co­ne, Cy­clo­mét­hi­co­ne y Cy­clo­ter­tra­si­lo­xa­ne.

SUL­FA­TOS

Los sul­fa­tos se en­cuen­tran en la ma­yo­ría de los pro­duc­tos ca­pi­la­res del mer­ca­do. ¿Sa­bes real­men­te lo que le ha­cen a tu pe­lo? Son los ac­ti­vos res­pon­sa­bles de crear la es­pu­ma en los sham­poo y arras­trar la su­cie­dad, y se en­cuen­tran pre­sen­tes en mu­chos de nues­tros pro­duc­tos de hi­gie­ne dia­ria. De he­cho, su po­der lim­pia­dor es muy al­to, y so­lo pro­du­cen irri­ta­ción en los cue­ros ca­be­llu­dos ex­tre­ma­da­men­te sen­si­bles. Los sul­fa­tos no son en nin­gún ca­so no­ci­vos pa­ra nues­tra sa­lud, pe­ro su ac­ción lim­pia­do­ra es tan fuer­te que no so­lo se lle­va por de­lan­te la su­cie­dad, sino tam­bién los acei­tes esen­cia­les y la ba­rre­ra li­pí­di­ca del ca­be­llo, de­ján­do­lo re­se­co y sin bri­llo. Ade­más, en los ca­be­llos te­ñi­dos de­bi­li­ta mu­chí­si­mo los pig­men­tos del tin­te, ha­cien­do que du­re me­nos tiem­po la co­lo­ra­ción. Los sul­fa­tos son bas­tan­te sen­ci­llos de iden­ti­fi­car. Hu­ye si ves es­tas pa­la­bras: Lauryl Sul­fa­te de So­dium (SDS) y Lau­reth Sul­fa­te de So­dium (SLS).

PA­RA­BE­NOS

La pa­la­bra pa­ra­be­nos es una de las más te­mi­das en el mun­do de la cos­mé­ti­ca en los úl­ti­mos años. Son un gru­po de sus­tan­cias quí­mi­cas uti­li­za­das co­mo con­ser­van­tes en los pro­duc­tos cos­mé­ti­cos. Su ob­je­ti­vo es evi­tar la pro­li­fe­ra­ción de bac­te­rias en los sham­poo, acon­di­cio­na­do­res, mas­ca­ri­llas, etc. Así que tra­ba­jan, en prin­ci­pio, por nues­tra se­gu­ri­dad.

A pe­sar de que a prio­ri no tie­nen nin­gún efec­to per­ju­di­cial pa­ra nues­tro ca­be­llo, los pa­ra­be­nos se han sen­ta­do en más de una oca­sión en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos de­bi­do a su po­si­ble im­pac­to ne­ga­ti­vo en la sa­lud de las per­so­nas que los uti­li­zan. La po­lé­mi­ca sur­gió de un es­tu­dio rea­li­za­do por la pro­fe­so­ra Phi­li­pa Var­bre, de la Uni­ver­si­dad de Rea­ding, pu­bli­ca­do en enero de 2004 en la re­vis­ta Jour­nal of Ap­plied To­xi­co­logy. Es­te es­tu­dio de­mos­tra­ba que exis­tía una re­la­ción en­tre los pa­ra­be­nos y el cán­cer de ma­ma.

Lo más co­mún es que apa­rez­can nom­bra­dos sim­ple­men­te co­mo pa­ra­be­nos, pe­ro tam­bién pue­den apa­re­cer ba­jo el tér­mino hy­droxy­ben­zoa­te.

APUES­TA POR LOS IN­GRE­DIEN­TES NA­TU­RA­LES

¿Qué po­de­mos ha­cer en­ton­ces pa­ra evi­tar es­tos pro­duc­tos no­ci­vos pa­ra el ca­be­llo? Apues­ta por una ru­ti­na de be­lle­za al­ter­na­ti­va. Elige aque­llos pro­duc­tos for­mu­la­dos a ba­se de in­gre­dien­tes na­tu­ra­les, e in­cor­pó­ra­los a tu ne­ce­ser de ma­ne­ra pun­tual a mo­do de cu­ra de­tox, o de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va si es que quie­res des­te­rrar es­tos in­gre­dien­tes de tu vi­da pa­ra siem­pre. ¿Dón­de en­con­trar pro­duc­tos de be­lle­za na­tu­ra­les? Por suer­te, ca­da vez es más fá­cil en­con­trar pro­duc­tos que no uti­li­zan es­te ti­po de quí­mi­cos en su for­mu­la­ción, de­bi­do a la pro­li­fe­ra­ción de mar­cas de be­lle­za eco­ló­gi­cas, y a que la ma­yo­ría de las fir­mas de cos­mé­ti­ca ya cuen­tan con lí­neas sin sul­fa­tos, pa­ra­be­nos ni si­li­co­nas.

Una bue­na al­ter­na­ti­va es ele­gir pro­duc­tos na­tu­ra­les pa­ra la­var­se el ca­be­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.