¿Qué es la vio­len­cia obs­té­tri­ca?

Ellas (Chile) - - Salud - Claudia González Da­rri­ca­rre­re ONG Ma­tria Fe­cun­da

La vio­len­cia obs­té­tri­ca en Chi­le ha co­men­za­do a te­ner ma­yor vi­si­bi­li­dad gra­cias a la co­ber­tu­ra que los me­dios de pren­sa han da­do a al­gu­nos ca­sos que han te­ni­do im­pac­to na­cio­nal, tal es el ca­so de Lo­ren­za Ca­yuhán, mu­jer ma­pu­che que cum­ple una con­de­na de cin­co años y un día por el de­li­to de ro­bo con in­ti­mi­da­ción, a quién se hi­zo pa­rir en­gri­lla­da. Un se­gun­do ca­so más re­cien­te de con­mo­ción na­cio­nal, es el ca­so de Adria­na Pa­la­cios, jo­ven de 19 años quien asis­te en seis opor­tu­ni­da­des al SAPU de Po­zo al Mon­te por fuer­tes do­lo­res y en to­das las oca­sio­nes se le in­di­ca que re­gre­se al ho­gar; tras su úl­ti­ma vi­si­ta al SAPU, y tras la in­sis­ten­cia de la jo­ven y su ma­dre, es de­ri­va­da al Hos­pi­tal de Iqui­que, don­de tras prac­ti­car una ce­sá­rea, na­ce Tri­ni­dad, sin vi­da, la cau­sa de muer­te: su­fri­mien­to fe­tal. Ca­sos de es­ta ín­do­le han es­ta­do ocu­rrien­do si­len­cio­sa­men­te en Chi­le y el mun­do, lo que ha lle­va­do a que di­fe­ren­tes gru­pos de mu­je­res, aca­dé­mi­cos, pro­fe­sio­na­les y la so­cie­dad ci­vil en ge­ne­ral, se agru­pen con el afán de in­for­mar, vi­si­bi­li­zar y res­guar­dar los de­re­chos que pue­dan es­tar sien­do vul­ne­ra­dos en las mu­je­res en el ám­bi­to gí­ne­co - obs­té­tri­co.

El Gru­po de In­for­ma­ción en Re­pro­duc­ción Ele­gi­da (GINE) asen­ta­do en Mé­xi­co, en su in­for­me so­bre Vio­len­cia Obs­té­tri­ca del año 2015, la de­fi­ne de la si­guien­te ma­ne­ra: “La vio­len­cia obs­té­tri­ca es una for­ma es­pe­cí­fi­ca de vio­len­cia con­tra las mu­je­res (…) se ge­ne­ra en el ám­bi­to de la aten­ción del em­ba­ra­zo, par­to y pos­par­to en los ser­vi­cios de sa­lud pú­bli­cos y pri­va­dos, y con­sis­te en cual­quier ac­ción u omi­sión por par­te del per­so­nal del sis­te­ma na­cio­nal de sa­lud que cau­se un da­ño fí­si­co y/o psi­co­ló­gi­co a la mu­jer du­ran­te el em­ba­ra­zo, par­to y puer­pe­rio, que se ex­pre­se en la fal­ta de ac­ce­so a ser­vi­cios de sa­lud re­pro­duc­ti­va, un tra­to cruel, in­hu­mano o de­gra­dan­te, o un abu­so de me­di­ca­li­za­ción, me­nos­ca­ban­do la ca­pa­ci­dad de de­ci­dir de ma­ne­ra li­bre e in­for­ma­da so­bre di­chos pro­ce­sos re­pro­duc­ti­vos”. Es­ta es una de­fi­ni­ción com­par­ti­da por di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil, no obs­tan­te, en el ám­bi­to aca­dé­mi­co e ins­ti­tu­cio­nal aún no se lle­ga a con­sen­so so­bre có­mo de­fi­nir es­te con­cep­to.

El año 2016, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos en Chi­le (INDH) publica en su in­for­me anual, un apar­ta­do es­pe­cial so­bre vio­len­cia obs­té­tri­ca, mar­can­do así un hi­to en nues­tro país en lo que res­pec­ta al re­co­no­ci­mien­to de es­te ti­po de he­chos co­mo un ti­po de vio­len­cia de gé­ne­ro y co­mo una vio­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos en las mu­je­res. De acuer­do al INDH, al­gu­nos de los de­re­chos que se es­tán vul­ne­ran­do en las mu­je­res se­rían: De­re­cho a un tra­to digno en sa­lud, de­re­cho a la in­for­ma­ción en sa­lud, de­re­chos a con­sen­tir las in­ter­ven­cio­nes a rea­li­zar en pro­ce­sos de aten­ción du­ran­te em­ba­ra­zo, par­to y puer­pe­rio y de­re­cho a una vi­da li­bre de vio­len­cia. El año 2015, el Ob­ser­va­to­rio de Vio­len­cia Obs­té­tri­ca de Chi­le, en su de­cla­ra­ción con­jun­ta con otros Ob­ser­va­to­rios de La­ti­noa­mé­ri­ca y Eu­ro­pa, se­ña­la que es­te ti­po de vio­len­cia es ejer­ci­da in­dis­tin­ta­men­te de ám­bi­tos pú­bli­cos y pri­va­dos, ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co o cul­tu­ral, re­li­gión, et­nia y orien­ta­ción se­xual e iden­ti­dad de gé­ne­ro. Chi­le, en los úl­ti­mos años ha te­ni­do gran­des avan­ces en cuan­to a ac­ce­so, co­ber­tu­ra y ca­li­dad de pres­ta­cio­nes en sa­lud du­ran­te el pro­ce­so re­pro­duc­ti­vo, tan­to a ni­vel pri­ma­rio co­mo hos­pi­ta­la­rio. Co­mo con­se­cuen­cia ha ha­bi­do una re­duc­ción de la mor­ta­li­dad ma­ter­na sig­ni­fi­ca­ti­va, que es re­co­no­ci­da a ni­vel la­ti­noa­me­ri­cano e in­ter­na­cio­nal (Bin­fa y cols, 2016). No obs­tan­te, aún fal­ta por avan­zar en me­jo­rar la ca­li­dad de la aten­ción en tér­mi­nos del buen tra­to y de ase­gu­rar y res­guar­dar los de­re­chos de las mu­je­res, fa­mi­lias y re­cién na­ci­dos, du­ran­te las eta­pas de em­ba­ra­zo, par­to y puer­pe­rio. Pa­ra que no exis­tan más Lo­ren­zas o Adria­nas, es im­por­tan­te la pro­mul­ga­ción de una ley que res­guar­de los de­re­chos de un par­to hu­ma­ni­za­do y que re­co­noz­ca la vio­len­cia obs­té­tri­ca co­mo un ti­po de vio­len­cia de gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.