Cin­co ali­men­tos pa­ra con­se­guir una piel más sa­na y bo­ni­ta

¿Qué po­de­mos co­mer pa­ra te­ner un cu­tis ideal? Aquí un lis­ta­do de los ali­men­tos que fun­cio­nan me­jor que los cos­mé­ti­cos

Ellas (Chile) - - Portada - Fuen­te: En­fe­me­nino.

Una piel sa­na es muy im­por­tan­te pa­ra un ros­tro bo­ni­to y por ello, nos gus­ta cui­dar­la co­mo se me­re­ce. Los cos­mé­ti­cos son nues­tros me­jo­res alia­dos pa­ra ha­cer­lo, pe­ro, ¿sa­bías que una bue­na ali­men­ta­ción pue­de ayu­dar­te a lu­cir una piel sa­na? Los ali­men­tos in­flu­yen en nues­tro or­ga­nis­mo más de lo que nos pen­sa­mos. Gra­cias a sus apor­tes ha sur­gi­do lo que co­no­ce­mos co­mo nu­tri­cos­mé­ti­ca. És­ta se ba­sa en el uso de com­ple­men­tos ali­men­ti­cios to­tal­men­te na­tu­ra­les que ac­túan des­de el in­te­rior, apor­tan­do to­das las vi­ta­mi­nas ne­ce­sa­rias pa­ra nues­tro cu­tis. Pe­ro ade­más de es­tos com­ple­men­tos, exis­ten otros tru­cos na­tu­ra­les y sa­lu­da­bles pa­ra nues­tro ros­tro, ¡y ade­más son muy sen­ci­llos! Bas­ta con una die­ta va­ria­da que sea po­bre en hi­dra­tos de car­bono de ab­sor­ción rápida y ri­ca en vi­ta­mi­nas, be­ber co­mo mí­ni­mo 1,5 li­tros de agua al día y dor­mir unas ocho ho­ras dia­rias, ¿fá­cil, ver­dad? Si lo com­ple­men­ta­mos con una ali­men­ta­ción ade­cua­da, es­tá he­cho. ¡Des­cu­bre la lis­ta!

FRUTOS SE­COS

La ma­yo­ría de los frutos se­cos tie­nen el po­der de man­te­ner la piel sua­ve, ter­sa y sin im­per­fec­cio­nes, ¡es por ello que las al­men­dras o las nue­ces son unos de nues­tros ali­men­tos fa­vo­ri­tos! Cuen­tan con un al­to con­te­ni­do en vi­ta­mi­na E que ayuda a neu­tra­li­zar la ac­ción da­ñi­na de los ra­di­ca­les li­bres sien­do la prin­ci­pal res­pon­sa­ble de sus be­ne­fi­cios. Las al­men­dras, ade­más de es­tar bue­ní­si­mas, cuen­tan con una gran riqueza mi­ne­ral y un al­to con­te­ni­do en fi­bra y vi­ta­mi­nas A, E y F, cu­yo efec­to an­ti­oxi­dan­te y an­ti­en­ve­je­ci­mien­to es­tá más que de­mos­tra­do. Ade­más, es uno de los me­jo­res ali­men­tos pa­ra las pie­les gra­sas con ten­den­cia al ac­né gra­cias a su con­te­ni­do de áci­do fó­li­co, vi­ta­mi­na del gru­po B.

Otro de sus be­ne­fi­cios es que com­ba­ten los pro­ce­sos de oxi­da­ción tí­pi­cos del en­ve­je­ci­mien­to de la piel. Es­to se debe a su al­to con­te­ni­do en vi­ta­mi­na y zinc que ayu­dan a re­du­cir la de­ge­ne­ra­ción de las fi­bras elás- ti­cas y del co­lá­geno, au­men­tan­do la ca­pa­ci­dad de re­ten­ción de agua. Ya sa­bes, ¡aníma­te con los frutos se­cos pa­ra el pi­co­teo de en­tre ho­ras!

PROBIÓTICOS

Las bac­te­rias no siem­pre son ma­las. Es­te es el ca­so, por ejem­plo, de los probióticos. Se tra­ta de aque­llas bac­te­rias que al ser in­ge­ri­das traen con­si­go be­ne­fi­cios pa­ra nues­tro cuer­po y nues­tra piel. És­tos se en­cuen­tran en múl­ti­ples ali­men­tos que se en­car­gan de man­te­ner el equi­li­brio de las fun­cio­nes in­tes­ti­na­les. El yo­gur es el nú­me­ro uno de los probióticos, su prin­ci­pal be­ne­fi­cio es su ayuda en nues­tra flo­ra in­tes­ti­nal. In­ge­rir yo­gur na­tu­ral ha­ce que eli­mi­ne­mos las to­xi­nas y evi­ta que la piel en­tre en jue­go pa­ra aca­bar con aque­llas sus­tan­cias con las que el in­tes­tino no ha si­do ca­paz. De es­ta for­ma man­ten­dre­mos nues­tra piel in­tac­ta.

Ade­más, el yo­gur es muy buen alia­do pa­ra apli­car­lo di­rec­ta­men­te so­bre la piel o en mas­ca­ri­llas. Con­si­gue ale­jar la ti­ran­tez y se­que­dad de­jan­do nues­tra epi­der­mis hi­dra­ta­da.

ACEI­TE DE OLI­VA

Que el acei­te de oli­va es bueno no es nin­gu­na no­ve­dad. Por si eran po­cos los be­ne­fi­cios del ‘oro lí­qui­do’, aquí des­cu­bri­mos otro más. El acei­te ayuda a la re­ge­ne­ra­ción y pro­tec­ción de tu piel, es­to se debe a su riqueza en áci­dos gra­sos ome­ga.

Pe­ro, ¿co­no­ce­mos real­men­te los áci­dos gra­sos? Dentro de és­tos exis­ten di­fe­ren­tes fa­mi­lias de­pen­dien­do de su fór­mu­la quí­mi­ca. Los áci­dos gra­sos sa­tu­ra­dos son los me­nos re­co­men­da­bles, ya que son re­sis­ten­tes a la de­gra­da­ción de las gra­sas ba­jo la in­fluen­cia del ai­re o de la luz y son, ge­ne­ral­men­te, só­li­dos en tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te.

Por su parte, los no sa­tu­ra­dos se di­vi­den en mo­no­in­sa­tu­ra­dos y po­li­in­sa­tu­ra­dos. Es­tos úl­ti­mos con­tie­nen los fa­mo­sos áci­dos gra­sos esen­cia­les, es de­cir, los que nues­tro cuer­po no fa­bri­ca, pe­ro que son igual­men­te in­dis­pen­sa­bles pa­ra su buen fun­cio­na­mien­to: el ome­ga 3 y el ome­ga 6 (esen­cia­les pa­ra el cre­ci­mien­to y la in­te­gri­dad de la piel, en­tre otras be­ne­fi­cio­sas fun­cio­nes).

Pe­ro, ade­más, el acei­te de oli­va tam­bién es ri­co en vi­ta­mi­nas E y K, dos an­ti­oxi­dan­tes de pri­me­ra que ayu­dan a re­ju­ve­ne­cer el cu­tis. Sus pro­pie­da­des hi­dra­tan­tes y an­ti­oxi­dan­tes ha­cen que sea el com­ple­men­to esen­cial pa­ra las co­mi­das y se re­co­mien­da con­su­mir de tres a cua­tro cu­cha­ra­di­tas al día. ¿Có­mo in­ge­rir­lo? La me­jor for­ma es cru­do, por ejem­plo, en en­sa­la­das.

Dentro de los acei­tes, el ga­na­dor es el acei­te de oli­va ex­tra vir­gen ya que con­tie­ne un gra­do más ele­va­do de po­li­fe­no­les, que se en­car­gan de lu­char contra la oxi­da­ción ce­lu­lar.

PIMIENTO ROJO

El pimiento rojo cuen­ta con una gran riqueza a ni­vel nu­tri­cio­nal. Sus vi­ta­mi­nas A y C, ha­cen de él un ex­ce­len­te an­ti­oxi­dan­te. Y la mez­cla de am­bas con el li­co­peno, res­pon­sa­ble de ese co­lor rojo ca­rac­te­rís­ti­co, con­vier­te al pimiento en un ali­men­to de pri­me­ra cla­se.

Es bue­ní­si­mo pa­ra la vis­ta y pre­vie­ne mu­chas en­fer­me­da­des, pe­ro, ade­más, el pimiento rojo ayuda a for­ta­le­cer el co­lá­geno lo que se tra­du­ce en una piel ra­dian­te y fir­me. Por lo tan­to, in­cluir el pimiento rojo en tu die­ta te ser­vi­rá de gran ayuda pa­ra ob­te­ner un bo­ni­to tono de piel. Ade­más, el li­co­peno que men­cio­ná­ba­mos an­tes es un gran an­ti­oxi­dan­te ca­paz de re­du­cir el da­ño ce­lu­lar. Otros ali­men­tos con li­co­peno, y que re­co­men­da­mos que in­clu­yas en tu die­ta, son to­ma­tes, pa­pa­ya, san­día o al­ba­ri­co­ques, ¡con­tie­nen gran can­ti­dad de an­ti­oxi­dan­tes!

FRU­TAS CONTRA LA PIEL DE NARANJA

La ce­lu­li­tis es una de las ba­ta­llas fe­me­ni­nas que, aun­que pue­de pa­re­cer im­po­si­ble de eli­mi­nar, se pue­de lu­char contra ella, ¿có­mo? si­guien­do una die­ta ade­cua­da. Por su­pues­to, dentro de nues­tra ali­men­ta­ción no po­de­mos ol­vi­dar­nos de las fru­tas y las ver­du­ras. Su riqueza en fi­bras y fi­to­quí­mi­cos ac­túa co­mo agen­tes ex­ter­mi­na­do­res de to­xi­nas dentro de nues­tro cuer­po. Las na­ran­jas, man­za­nas y ce­re­zas son ejem­plos de fru­tas idea­les pa­ra aca­bar con la piel de naranja.

¡Pe­ro exis­ten mu­chas más! Las fru­tas de agua tam­bién son muy po­ten­tes pa­ra lu­char contra es­ta im­per­fec­ción. Ha­bla­mos de la san­día, el me­lón o la pe­ra, en­tre otras. Son fru­tas que ape­nas tie­nen ca­lo­rías y, ade­más, ayu­dan a la fun­ción diu­ré­ti­ca. El arán­dano, por su parte, es otro ali­men­to co­no­ci­do por su fun­ción de ayu­dar a sa­nar la piel.

Si ha­bla­mos de cí­tri­cos, el li­món es el ali­men­to es­tre­lla ya que nos ayuda a eli­mi­nar las to­xi­nas de nues­tro cuer­po, al­go muy, pe­ro que muy fa­vo­ra­ble pa­ra nues­tra piel. ¿Un tru­co pa­ra la ce­lu­li­tis? Mez­cla el ju­go de li­món con agua y tó­ma­lo en ayu­nas con una cu­cha­ra­di­ta de miel o si­ro­pe de aga­ve (una al­ter­na­ti­va na­tu­ral a la miel con­ven­cio­nal).

Los frutos se­cos son idea­les pa­ra man­te­ner la piel sa­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.