Rodrigo Gon­zá­lez y su receta pa­ra la me­jor piz­za

La ver­da­de­ra receta ita­lia­na de la piz­za na­po­li­ta­na co­ci­da a la pie­dra, con fres­cu­ra y ca­li­dad di­rec­to has­ta su pa­la­dar.

Ellas (Chile) - - Portada - Ma­ria­ne­la Ro­dil

Un ma­tri­mo­nio desde ha­ce más de 15 años con Pau­la San Mar­tin, dos hi­jos y una lar­ga trayectoria co­mo In­ge­nie­ro Ci­vil en In­for­má­ti­ca, es par­te de la vi­da del em­pren­de­dor Rodrigo Ar­tu­ro Gon­zá­lez Pérez, quien por vo­ca­ción es un aman­te de la bue­na co­mi­da ita­lia­na. La prin­ci­pal de es­tas y, la que a su pa­re­cer es la más em­ble­má­ti­ca: La Piz­za.

Gon­zá­lez, quien es oriun­do de San­tia­go, co­men­tó que es­te sue­ño -co­mo él lo ca­ta­lo­ga- na­ció gra­cias a que su pro­fe­sión lo lle­vó a re­co­rrer va­rios paí­ses, en­tre es­tos Ita­lia. “Mi me­ta era en­con­trar los sa­bo­res de la ver­da­de­ra piz­za en otras ciu­da­des del mun­do, pe­ro es­to no su­ce­día, so­lo en los res­tau­ran­tes de la tie­rra de La Dol­ce Vit­ta lo­gra­ba en­con­trar una co­mi­da que ja­más ol­vi­da­ría”, co­men­tó.

UN GI­RO: DE LA TRIS­TE­ZA AL AMOR

Tras el fa­lle­ci­mien­to de su pa­dre, el re­co­no­ci­do Geó­lo­go Os­car Gon­zá­lez Fe­rrán, al cual con­si­de­ra un pi­lar fun­da­men­tal en lo que es hoy por hoy, y can­sa­do de la aje­trea­da vi­da de la ca­pi­tal, un día Rodrigo de­ci­de dar un gi­ro de 180° gra­dos. Es así co­mo ven­de to­das sus pro­pie­da­des pa­ra per­se­guir su sue­ño. Re­la­ta con or­gu­llo que lle­gó a la Re­gión del Mau­le por amor, ya que su es­po­sa es de Tal­ca, ciu­dad a la que apos­tó co­men­zar desde ce­ro y em­pren­der en lo que a lo lar­go de los años se con­vir­tió en su pro­yec­to de vi­da. “No que­ría que me com­pa­ra­ran con los de­más y ofre­cer más de lo mis­mo, por el con­tra­rio, mi pro­pó­si­to era crear un es­pa­cio en la co­mi­da de los mau­li­nos de ca­li­dad, gour­met y ori­gi­nal”, apun­tó Gon­zá­lez. Es por es­to, que desde ha­ce un po­co más de tres me­ses abrió sus puer­tas “La Ita­lia­na Piz­za”, en el Bou­le­vard Bri­sas del Cen­tro, ubi­ca­do en 5 Orien­te con 1 Nor­te.

RES­PE­TO POR LOS IN­GRE­DIEN­TES

Pa­ra Rodrigo, son va­rios los com­ple­men­tos que mar­can la di­fe­ren­cia en la ela­bo­ra­ción de sus piz­zas. El pri­me­ro y, uno de los más im­pres­cin­di­bles, es la ha­ri­na que uti­li­za. Esta es ad­qui­ri­da de los mo­li­nos de la fa­mi­lia Pol­se­li, en Ná­po­les, Ita­lia, em­pre­sa que se ca­rac­te­ri­za por con­tar con una trayectoria de más de 340 años rea­li­zan­do es­te ru­bro de for­ma tra­di­cio­nal y en­ri­que­ci­da, pues son 24 los di­fe­ren­tes ti­pos de tri­gos que son es­co­gi­dos de ma­ne­ra ma­nual pa­ra con­ser­var las bon­da­des de la ha­ri­na. Pe­ro es­to no es to­do. El ac­tual due­ño de “La Ita­lia­na Piz­za” en­fa­ti­zó que mantener la receta ori­gi­nal de la ma­sa (ha­ri­na, agua, un po­co de le­va­du­ra y sal) per­mi­te que esta sea 100% na­tu­ral y ri­ca en glu­ten, be­ne­fi­cian­do la sa­lud de ca­da uno de los co­men­sa­les, a tal pun­to de ase­gu­rar que con­su­mir una de sus ri­cas piz­zas no en­gor­da, es im­po­si­ble que cau­se aci­dez, ni mu­cho me­nos cae pe­sa­da al or­ga­nis­mo. Tam­bién son traí­dos desde la ca­pi­tal de la piz­za otros in­gre­dien­tes, co­mo la sal­sa po­mo­do­ro ba­jo la receta de la no­na, los de­li­cio­sos que­sos y al­gu­nos de los más ex­clu­si­vos em­bu­ti­dos. “Uno de los gran­des privilegios que tu­ve al em­pren­der mi sue­ño en Tal­ca, es el he­cho de po­der ob­te­ner de for­ma to­tal­men­te fres­ca y di­rec­ta del cam­po a mi ne­go­cio, las fru­tas y hor­ta­li­zas que uti­li­za­mos pa­ra com­ple­men­tar nues­tros di­ver­sos ti­pos de piz­zas. Esta con­ju­ga­ción de ele­men­tos me per­mi­te brin­dar­le a ca­da per­so­na que de­gus­ta los pla­tos un pro­duc­to de ca­li­dad, fres­cu­ra y que so­bre­to­do res­pe­ta to­da la ca­de­na de pro­duc­ción”, re­cal­có Rodrigo, al tiem­po que se­ña­ló que la coc­ción tam­bién desem­pe­ña un pa­pel fun­da­men­tal, ya que las su­cu­len­tas piz­zas pue­den es­tar ser­vi­das en tan so­lo cua­tro mi­nu­tos.

Su crea­dor, ex­pre­sa que es­te co­me­ti­do es lo­gra­do me­dian­te el di­se­ño del horno, el cual es­tá es­truc­tu­ra­do con ma­te­ria­les im­por­ta­dos, sien­do la prin­ci­pal protagonista una pie­dra lla­ma­da rosa, que so­lo se en­cuen­tra en las can­te­ras vol­cá­ni­cas al sur de Ita­lia y po­see la gran bon­dad de con­ser­var el ca­lor has­ta so­bre pa­sar los 400 gra­dos Cel­sius, a di­fe­ren­cia de los hor­nos con­ven­cio­na­les, que so­lo pue­den al­can­zar una tem­pe­ra­tu­ra má­xi­ma de 300 gra­dos Cel­sius, ex­ten­dien­do has­ta por 15 mi­nu­tos la du­ra­ción de uno de es­tos pla­tos en el horno. To­dos es­tos prin­ci­pios, su­ma­do al co­rrec­to uso de los in­gre­dien­tes, el res­pe­to por la ela­bo­ra­ción, pro­duc­ción y coc­ción de las piz­zas -afir­ma Ro­dri­go­lo ha­rán ex­pe­ri­men­tar y de­gus­tar una ver­da­de­ra piz­za de Ná­po­les.

VA­RIE­DAD DE SA­BO­RES

La pri­me­ra piz­ze­ría del mun­do fue fun­da­da en 1738, aún exis­te y lle­va por nom­bre “Piz­ze­ría Port’ Al­ba” y se en­cuen­tra ubi­ca­da en Ná­po­les. “La Ita­lia­na Piz­za” tie­ne co­mo ejem­plo a se­guir la pio­ne­ra, por lo tan­to, su car­ta cuen­ta con una va­rie­dad de 22 sa­bo­res, pre­sen­ta­dos en dos ta­ma­ños: in­di­vi­dual, que po­see un pre­cio desde los 6 mil pe­sos en ade­lan­te; pe­ro si el plan es ir en fa­mi­lia, la más eco­nó­mi­ca pue­de cos­tar 10 mil pe­sos. Su me­nú se ca­rac­te­ri­za por com­pla­cer a to­dos los gus­tos, a tra­vés de di­fe­ren­tes piz­zas. Cua­tro de es­tas, con in­gre­dien­tes pre­mium y una adap­ta­da al sa­bor tal­quino, que lle­va por nom­bre “car­ne y to­cino”, ba­jo la ri­gu­ro­sa y ori­gi­nal receta de Ná­po­les.

Es así co­mo, fi­nal­men­te, Rodrigo Ar­tu­ro Gon­zá­lez Pérez in­vi­ta a to­dos los mau­li­nos a su res­tau­rant, ex­pre­san­do con agra­do y fe­li­ci­dad que es­te lu­gar de en­cuen­tro re­crea las her­mo­sas ca­lles de pie­dra de la ciu­dad me­di­te­rrá­nea, el bal­cón de la ca­so­na de Ju­lie­ta en Ve­ro­na y la pla­za San Mar­cos de Ve­ne­cia, pai­sa­jes que jun­to a una bue­na piz­za, ex­qui­si­tos pos­tres y de­li­cio­sas be­bi­das, lo ha­rán sen­tir en Ita­lia.

Rodrigo Gon­zá­lez am­bien­tó su lo­cal de ma­ne­ra tal que el clien­te sien­ta que de­gus­ta una piz­za co­mo si es­tu­vie­ra en la mis­mí­si­ma Ita­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.