Se­xua­li­dad en el em­ba­ra­zo: mu­cho más que se­xo

Ellas (Chile) - - Tendencia - Est­her Aya­la Pérez, aca­dé­mi­ca Fa­cul­tad de Me­di­ci­na U. San Sebastián

Hoy en día, cuan­do pa­re­ce que to­do es­tá di­cho so­bre se­xua­li­dad, el em­ba­ra­zo aún si­gue sien­do una eta­pa en la que pa­re­cie­ra no exis­tir. No se ha­bla ni se in­for­ma, por lo que ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre y an­sie­dad, ha­cien­do que los mi­tos y creen­cias to­men un pa­pel re­le­van­te.

Mu­chas pa­re­jas re­fie­ren te­mor a da­ñar al be­bé du­ran­te el coi­to, o a des­en­ca­de­nar un par­to pre­ma­tu­ro. Esta fal­ta de in­for­ma­ción fi­de­dig­na, su­ma­da a la pre­sen­cia de múl­ti­ples pre­jui­cios cul­tu­ra­les que se han trans­mi­ti­do a lo lar­go del tiem­po, han he­cho que el em­ba­ra­zo se con­si­de­re co­mo una eta­pa de abs­ti­nen­cia ca­si obli­ga­da, don­de la em­ba­ra­za­da es con­si­de­ra­da, en mu­chas oca­sio­nes, co­mo un ser “ase­xual”. Pues bien, de­be­mos te­ner cla­ro que si el em­ba­ra­zo es de ba­jo ries­go no hay nin­gu­na con­tra­in­di­ca­ción pa­ra el dis­fru­te de la se­xua­li­dad, y acla­ro que ha­blo de se­xua­li­dad y no de se­xo, ya que cuan­do nos re­fe­ri­mos al se­xo, pa­re­cie­ra que só­lo nos cen­tra­mos en el coi­to, sin em­bar­go, la se­xua­li­dad es un con­cep­to mu­cho más am­plio, que en­glo­ba to­das las for­mas de dis­fru­tar el he­cho de ser mu­jer u hom­bre. Por eso es ne­ce­sa­rio que la em­ba­ra­za­da y su pa­re­ja co­noz­can los cam­bios bio­ló­gi­cos y psi­co­ló­gi­cos que su­fre la ges­tan­te du­ran­te el em­ba­ra­zo y que po­drían in­fluir en el desa­rro­llo de su se­xua­li­dad. De esta for­ma, po­drían re­co­no­cer­los e in­ten­tar adop­tar me­di­das de cam­bio y de adap­ta­ción a su nue­va si­tua­ción. Es­to evi­ta­ría que la es­fe­ra se­xual de la pa­re­ja du­ran­te el em­ba­ra­zo sea una fuen­te de con­flic­tos y ma­les­tar, y sal­ga for­ta­le­ci­da y reno

va­da.

Al­gu­nas ideas que se pro­po­nen pa­ra me­jo­rar la vi­da se­xual du­ran­te el em­ba­ra­zo, van en­ca­mi­na­das a uti­li­zar téc­ni­cas que sir­van pa­ra in­cre­men­tar la con­cien­cia cor­po­ral y sen­so­rial, fa­ci­li­tan­do la apa­ri­ción de res­pues­tas eró­ti­cas, co­mo las ca­ri­cias, el con­tac­to, el uso de to­dos los sen­ti­dos o la uti­li­za­ción de fan­ta­sías se­xua­les. To­ma es­pe­cial re­le­van­cia la co­mu­ni­ca­ción con la pa­re­ja, pa­ra que el en­cuen­tro eró­ti­co no es­té cen­tra­do en el coi­to, sino que va­ya mu­cho más allá, uti­li­zan­do siem­pre la ima­gi­na­ción. Es­to no qui­ta que no se prac­ti­que el coi­to co­mo otra for­ma de se­xua­li­dad, pe­ro es im­por­tan­te que la mu­jer se sien­ta li­bre pa­ra de­ci­dir qué ha­cer en ca­da mo­men­to o qué pos­tu­ras adop­tar… sin pre­sio­nes ni cul­pas.

Por su­pues­to, ca­be des­ta­car que és­tas son re­co­men­da­cio­nes pa­ra em­ba­ra­zos de ba­jo ries­go. Cuan­do exis­te al­gu­na com­pli­ca­ción du­ran­te el em­ba­ra­zo, siem­pre se de­be­rá pre­gun­tar al mé­di­co tra­tan­te las re­co­men­da­cio­nes en cuan­to al coi­to en es­tos ca­sos, pe­ro co­mo he di­cho an­te­rior­men­te hay mu­chas más for­mas de dis­fru­tar la se­xua­li­dad sin necesidad de practicar un coi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.