La hu­mil­dad es el te­so­ro “BUE­NAS AMIS­TA­DES ES SA­LUD.”

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bravo

Sin du­da te­ner ami­gos es una in­ver­sión, te ayu­da a me­jo­rar la vi­da, la sa­lud, lle­vas una vi­da más ale­gre, más ri­sas, más có­mo­da y eso te ha­ce te­ner bue­nas de­fen­sas y ser fuer­te pa­ra en­fren­tar cual­quier ad­ver­si­dad de sa­lud o de otro ti­po, te pre­vie­nen en­fer­me­da­des, te acom­pa­ñan esas so­le­da­des, com­par­ten la mú­si­ca, la con­ver­sa, la ri­sa de lo más sim­ple, la iro­nía, te ali­via­nan la vi­da.

Las vie­jas amis­ta­des de­ben man­te­ner­se y se­guir cul­ti­van­do bue­nas y nuevas amis­ta­des es in­ver­tir en vi­da, es man­te­ner la ju­ven­tud, la ca­pa­ci­dad de ser fe­liz con po­co, man­te­ner y ali­men­tar las amis­ta­des re­quie­re un pe­que­ño es­fuer­zo, una dis­po­ni­bi­li­dad de que­rer que así sea, re­quie­re sin­ce­ri­dad y au­ten­ti­ci­dad, re­quie­re de­di­car­se a es­tar bien y que­rer el bien del otro, re­quie­re ol­vi­dar el ce­lu­lar, es­cu­char, sa­lu­dar y desear esos bue­nos días y no to­dos los días, sino de vez en cuan­do, ha­cer sen­tir que nos im­por­ta y com­par­tir en per­so­na, ha­blo de ami­gos de vi­da, de mi­rar­se y no ami­gos de Fa­ce­book, pa­sar un tiem­po ca­da cier­to tiem­po, unos bue­nos mo­men­tos aun­que sea un ave­za la­ño, pe­ro sa­ber­se el uno con el otro ante lo bueno y lo ma­lo.

Pue­des ha­cer­te de un ami­go o ami­ga en re­des so­cia­les, pe­ro si no lo­gras dar­le un abra­zo y per­ci­bir su ener­gía, no es, ni se­rá nun­ca un ami­go, tam­po­co lo se­rá aque­lla per­so­na con la que char­las de vez en cuan­do so­bre po­lí­ti­ca o jus­ti­cia, eco­no­mía o el tiem­po, ese es co­no­ci­do y nun­ca avan­zan esas re­la­cio­nes más allá de un in­ter­cam­bio de pa­la­bras u opi­nio­nes, un me­ro co­no­cer­se sin pro­fun­di­zar en los vi­vi­res y sen­ti­res.

La con­fian­za y la leal­tad une a los ami­gos, el acep­tar­se y apo­yar­se, el es­cu­char­se sin juz­gar­se, eso cons­tru­ye amis­tad, comunicarse y com­par­tir ale­grías en co­mún, com­par­tir si­len­cios có­mo­dos, ca­mi­na­tas y bai­les. Con los ami­gos se su­pe­ran los mo­men­tos di­fí­ci­les, jun­to a los ami­gos se pa­san las pe­nas, te­ner ami­gos son ins­tan­tes de pla­cer y de apo­yo mu­tuo, se dis­fru­ta la com­pa­ñía, a un ami­go no se le apro­ve­cha lo ma­te­rial que pue­da te­ner, sino que se le apro­ve­cha lo que sien­te y sa­be, lo que te pue­da en­tre­gar y lo que le pue­das dar en tér­mi­nos afec­ti­vos y emo­cio­na­les, a un ami­go no se le con­di­cio­na la ex­clu­si­vi­dad, a un ami­go se le acep­ta y se le quie­re, se le res­pe­ta su mun­do pro­pio, a un ami­go se le le­van­ta el es­ta­do de áni­mo y se le acep­ta su apo­yo pa­ra re­du­cir has­ta el stress, te­ner ami­gos es en­ve­je­cer dig­na­men­te, los ami­gos son el me­jor me­di­ca­men­to pa­ra la ve­jez, ese apo­yo ayu­da a su­pe­rar to­do lo que nues­tra ve­jez con­trae.

Ayer abra­ce a un ami­go de Fa­ce­book, ayer plan­té un ár­bol lla­ma­do “ami­go” y to­do lo que ese ami­go trae, lin­da com­pa­ñe­ra, lin­dos otros ami­gos, gus­ta de la gui­ta­rra y el can­to, gus­ta de los ami­gos y de la

Cue­ca, ama el fol­klo­re sin fron­te­ras, ayer tu­vo sen­ti­do pleno el sem­brar ami­gos por la vi­da, ese abra­zo te­nía luz y ener­gía sa­na­do­ra, te­nía esa in­ten­ción de ca­ri­ño, de fuer­za de vi­da, la siem­bra re­quie­re tiem­po y cul­ti­var la amis­tad re­quie­re to­da la vi­da, so­lo ha­ce fal­ta la in­ten­ción y ese abra­zo que me ha­bló, me di­jo que pro­ve­nía de un hom­bre bueno y de bue­nos ami­gos, sa­be plan­tar, es­pe­ra co­se­char ami­gos y vi­ve pa­ra go­zar en com­pa­ñía de bue­nas per­so­nas que al­gu­nas se trans­for­man en ami­gos, to­do es­fuer­zo pa­ra cul­ti­var bue­nos ami­gos va­le la pe­na por esas ri­sas y bai­les de ayer, por esos can­ti­cos, va­le la pe­na to­do tiem­po in­ver­ti­do en sem­brar y cul­ti­var ami­gos, esa es la fa­mi­lia que uno es­co­ge en el ca­mino de la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.