Sepa có­mo pre­ve­nir el do­lor lum­bar en el em­ba­ra­zo

Sus ca­rac­te­rís­ti­cas va­rían en ca­da ca­so, des­de la in­ten­si­dad has­ta su lo­ca­li­za­ción. Los sín­to­mas son mo­de­ra­dos, aun­que tam­bién pue­den ser se­ve­ros e in­ca­pa­ci­tan­tes.

Ellas (Chile) - - Portada -

La ma­yo­ría de las mu­je­res su­fren do­lor de es­pal­da du­ran­te al­gu­nas de las eta­pas del em­ba­ra­zo. Se tra­ta de una de las mo­les­tias más tí­pi­cas del ter­cer tri­mes­tre, ca­rac­te­ri­za­da por un do­lor en la par­te in­fe­rior de la co­lum­na, de­bi­do a que es­ta zo­na de la es­pal­da lle­ga a va­riar has­ta en 28 gra­dos su po­si­ción pa­ra re­tri­buir el au­men­to del pe­so de la re­gión ab­do­mi­nal.

¿QUÉ FAC­TO­RES AFEC­TAN A LA ZO­NA LUM­BAR DU­RAN­TE EL EM­BA­RA­ZO?

Por una par­te, el au­men­to de pe­so que se pro­du­ce im­pli­ca que la co­lum­na de­be so­por­tar más car­ga. Ade­más, la mo­di­fi­ca­ción pos­tu­ral que con­lle­va el avan­ce del cen­tro de gra­ve­dad se­gún pro­gre­sa el em­ba­ra­zo, de­be ser com­pen­sa­da por la cur­va­tu­ra lum­bar. Lo que en mu­chos ca­sos se tra­du­ce en un do­lor de es­pal­da. Se­gún un nue­vo es­tu­dio rea­li­za­do por la Red Es­pa­ño­la de In­ves­ti­ga­do­res en Do­len­cia de Es­pal­da (REIDE), el 71% de las mu­je­res pa­de­ce do­lor lum­bar du­ran­te el em­ba­ra­zo, el 65% do­lor pél­vi­co y el 46% do­lor ciá­ti­co, con­vir­tien­do es­tos tres pa­de­ci­mien­tos en los más fre­cuen­tes du­ran­te el em­ba­ra­zo.

FAC­TO­RES QUE IN­FLU­YEN Por lo ge­ne­ral, las mu­je­res que en cier­to mo­men­to de su vi­da han su­fri­do un do­lor lum­bar, son más pro­pen­sas a pa­de­cer­lo du­ran­te el em­ba­ra­zo.

Los in­ves­ti­ga­do­res se­ña­la­ron que el au­men­to de pe­so en la ges­ta­ción, el ti­po de tra­ba­jo, los em­ba­ra­zos pre­vios, el gra­do de ac­ti­vi­dad física co­ti­dia­na, las ho­ras de sue­ño y as­pec­tos psi­co­ló­gi­cos co­mo la an­sie­dad y la de­pre­sión in­flu­yen de una u otra for­ma, tan­to co­mo los epi­so­dios pre­vios del do­lor lum­bar o ciá­ti­co.

¿CÓ­MO PRE­VE­NIR­LO?

Las ac­ti­vi­da­da­des física y el ejer­ci­cio (es­ti­ra­mien­tos de co­lum­na) ba­jo su­per­vi­sión mé­di­ca, desem­pe­ñan un pa­pel fun­da­men­tal. Es­ta­ble­cer co­mo un há­bi­to re­gu­lar una de es­tas dos op­cio­nes, ayu­da a que me­jo­res el tono mus­cu­lar y a com­ba­tir po­si­bles epi­so­dios de an­sie­dad o es­trés.

Dor­mir por lo me­nos 8 ho­ras al día, es otro pun­to cla­ve. Así mis­mo, evi­ta el uso de za­pa­tos de ta­cón al­to, car­gar pe­so y pos­tu­ras in­co­mo­das.

En es­te sen­ti­do, es im­por­tan­te sen­tar­se ade­cua­da­men­te, con la es­pal­da rec­ta y apo­ya­da, acos­tar­se de la­do, es­pe­cial­men­te so­bre el costado iz­quier­do), le­van­tar­se y sen­tar­se len­ta­men­te y con cui­da­do pa­ra no in­cu­rrir en ma­los mo­vi­mien­tos.

Por úl­ti­mo, man­tén un ali­men­ta­cion ba­lan­cea­da.

Tam­bién pue­den apa­re­cer do­lo­res de es­pal­da des­pués del par­to, es­pe­cial­men­te si el es­fuer­zo mus­cu­lar ha si­do muy gran­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.