Tips pa­ra una vi­da sin es­trés

Las múl­ti­ples ocu­pa­cio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des ago­tan por com­ple­to el cuer­po y la men­te; así que no dudes en in­cor­po­rar há­bi­tos y ac­ti­vi­da­des en tu vi­da que te per­mi­tan ser fe­liz

Ellas (Chile) - - Belleza -

El es­trés es un es­ta­do al­te­ra­do del equi­li­brio emo­cio­nal y tensión psí­qui­ca que afec­ta to­dos los ni­ve­les de una per­so­na (fí­si­co, cog­ni­ti­vo y con­duc­tual). El mis­mo, en cier­tos ca­sos, ge­ne­ra una res­pues­ta ante las si­tua­cio­nes que se per­ci­ben co­mo un pe­li­gro o es­ce­na­rios de cam­bios pro­lon­ga­dos. Sea cual sea tu per­so­na­li­dad, exis­ten nor­mas ge­ne­ra­les que au­men­tan la re­sis­ten­cia al es­trés y así pue­da ser mas lle­va­de­ro.

EN BUS­CA DE PLE­NI­TUD

Nun­ca ol­vi­des que exis­ten mo­men­tos y opor­tu­ni­da­des pa­ra per­fec­cio­nar y re­no­var lo que ha­ces. Es con­ve­nien­te, de­jar de pen­sar por unos se­gun­dos en el tra­ba­jo, la fa­mi­lia, los hi­jos, los pro­yec­tos y mi­les de co­sas que ha­cen pa­re­cer que un día no es su­fi­cien­te. Apli­car la prin­ci­pal re­gla del bie­nes­tar que es: “cul­ti­var el cuer­po, la men­te y el es­pí­ri­tu”; jun­to a pe­que­ñas recomendaciones te per­mi­ti­rán lo­grar me­jo­res días.

ES­TA­BLE­CE TIEM­POS

Le­ván­ta­te tem­prano, siem­pre man­te­nien­do pre­sen­te que el buen des­can­so es fun­da­men­tal, una ha- bi­ta­ción os­cu­ra te ayu­da­rá a con­ci­liar el sue­ño más fá­cil. En la ma­ña­na, prepárate un ri­co desa­yuno pa­ra co­men­zar con ener­gías. Uti­li­za una agen­da y pla­ni­fi­ca lo que ha­rás du­ran­te el día es­ta­ble­cien­do prio­ri­da­des. Se fle­xi­ble, no pre­ten­das con­tro­lar to­do. ¡Pon­te a tono! cén­tra­te en lo que real­men­te es im­por­tan­te.

MAN­TÉN RE­LA­CIO­NES PO­SI­TI­VAS

Vin­cú­la­te con per­so­nas que tengan una in­fluen­cia re­la­jan­te. Co­mu­ní­ca­te y com­par­te con tu fa­mi­lia, amis­ta­des, pa­re­jas y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, ba­sán­do­te en la con­fian­za y el res­pe­to mu­tuo. Cuan­do lo­gras vi­vir sin es­trés, con­ta­gias a los de­más de bue­na ac­ti­tud.

Re­cuer­da: ¡eres lo que atraes!

MUÉ­VE­TE

El ejer­ci­cio es esen­cial pa­ra aliviar las ten­sio­nes, ade­más ge­ne­ra en­dor­fi­nas que son los neu­ro­trans­mi­so­res del bie­nes­tar na­tu­ral. Las op­cio­nes a la ho­ra de es­co­ger son ili­mi­ta­das, des­de asis­tir a un gimnasio, cla­ses de zum­ba, ca­mi­na­tas al ai­re li­bre has­ta prac­ti­car de­por­tes de aven­tu­ra. Lo im­por­tan­te es que des­cu­bras cuál es la ac­ti­vi­dad física que dis­fru­tas y que la prac­ti­ques con cier­ta re­gu­la­ri­dad.

ME­DI­TA Y CO­NÓ­CE­TE

Entender cuán­do, có­mo y por qué pa­de­ces es­trés es el primer pa­so pa­ra so­lu­cio­nar­lo. De­di­ca unos mi­nu­tos de tu día pa­ra ana­li­zar los mo­men­tos de tensión que has su­fri­do y si la ma­ne­ra de afron­tar­los fue la co­rrec­ta. La cla­ve, es de­jar de la­do a las per­so­nas, si­tua­cio­nes y acon­te­ci­mien­tos tó­xi­cos que te so­bre­car­guen con ener­gías ne­ga­ti­vas.

Si me­jo­ras tu amor pro­pio, el desem­pe­ño en cual­quier ám­bi­to de tu vi­da se ele­va­rá. Por lo tan­to, es­tre­sar­te se­rá más di­fí­cil. ¡Áma­te ca­da se­gun­do!, eres dueña y res­pon­sa­ble de tu des­tino.

CUI­DA TUS IN­GRE­SOS

El di­ne­ro pro­vo­ca es­trés cuan­do no se tiene y pue­de des­es­ta­bi­li­zar­te. Exis­ten ha­bi­li­da­des bá­si­cas, rá­pi­das y fá­ci­les que te ayu­da­rán a ad­mi­nis­trar­lo a tu fa­vor. Re­du­ce tus gas­tos, es­ti­pu­la con un cro­no­gra­ma mensual cua­les se­rán tus cuen­tas (co­mi­da, re­crea­ción, man­te­ni­mien­to del ho­gar). Bus­ca ac­ti­vi­da­des que te per­mi­tan au­men­tar tus in­gre­sos, sien­do un po­co fle­xi­ble con tus ho­ra­rios. Atré­ve­te a in­ver­tir, em­pren­der y co­no­cer nue­vos ho­ri­zon­tes.

Ol­ví­da­te del per­fec­cio­nis­mo y apa­ga de vez en cuan­do tu te­lé­fono mó­vil, ¡des­co­néc­ta­te! Una vi­da sen­ci­lla y sin com­pli­ca­cio­nes se lo­gra con ac­ti­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.