Co­no­ce si eres un yon­qui tec­no­ló­gi­co

¿Al­gu­na vez te has pre­gun­ta­do si eres un yon­qui tec­no­ló­gi­co?. Es­tu­dios re­cien­tes ha­blan de que has­ta un 40% de la po­bla­ción su­fre adic­cio­nes re­la­cio­na­das con in­ter­net, ya sea al correo electrónico, al mó­vil o los vi­deo­jue­gos

Ellas (Chile) - - Portada -

Un re­cien­te li­bro pu­bli­ca­do en Es­pa­ña con el tí­tu­lo de “Irre­sis­ti­ble ¿Quién nos ha con­ver­ti­do en yon­quis tec­no­ló­gi­cos?”, ha cap­ta­do la aten­ción de más de uno. El texto fue es­cri­to por el pro­fe­sor de psi­co­lo­gía y mar­ke­ting de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, Adam Al­ter, quien afir­ma que hoy en día son mi­les las per­so­nas ob­se­sio­na­das con las pro­pie­da­des de la red in­for­má­ti­ca.

YON­QUI TEC­NO­LÓ­GI­CO: LA ADICCIÓN DEL COM­POR­TA­MIEN­TO

Las adic­cio­nes del com­por­ta­mien­to son mu­cho más fá­ci­les de ocul­tar que las adic­cio­nes a sus­tan­cias, lo que las ha­ce más pe­li­gro­sas. El in­ves­ti­ga­dor ex­pli­ca que “son muy si­mi­la­res en­tre sí, ya que ac­ti­van las mis­mas re­gio­nes ce­re­bra­les y se ali­men­tan en par­te de las mis­mas ne­ce­si­da­des hu­ma­nas bá­si­cas”. “Creo que sa­be­mos que con­sa­gra­mos mu­cho tiem­po a los dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos, pero no ter­mi­na­mos de dar­nos cuen­ta to­do lo que lle­ga­mos a usar­los, ni lo di­fí­cil que re­sul­ta acor­tar ese tiem­po”, se­ña­la.

Se­gún su in­ves­ti­ga­ción, nor­mal­men­te las per­so­nas ase­gu­ran que des­ti­nan unos 90 mi­nu­tos al teléfono mó­vil. Sin em­bar­go, la me­di­da pro­me­dio es­tá en torno a tres ho­ras al día. “Mu­chos pre­ten­de­mos mo­de­rar su uso y ter­mi­na­mos fra­ca­san­do, de­be­mos implementar una serie de es­tra­te­gias a con­cien­cia, sino la ma­yo­ría se­gui­re­mos usan­do el mó­vil in­clu­so cuan­do pre­fe­ri­ría­mos no ha­cer­lo”. Al­ter, acon­se­ja de­jar el teléfono a un la­do to­dos los días, du­ran­te la ce­na o una ho­ra antes de ir­se a la ca­ma y una ho­ra des­pués de le­van­tar­se.

COM­PRAS, VI­DEO­JUE­GOS Y EL IN­TER­NET

Pero los mó­vi­les no son los úni­cos cul­pa­bles de las adic­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, tam­bién los vi­deo­jue­gos, es­pe­cial­men­te los que per­mi­ten a mi­les de ju­ga­do­res in­ter­co­nec­tar­se en tiem­po real y que re­sul­tan muy adic­ti­vos so­bre to­do para los ado­les­cen­tes.

Los jó­ve­nes, ex­pli­ca, “son más vul­ne­ra­bles por­que se es­tán desa­rro­llan­do cog­ni­ti­va­men­te, no sue­len dis­po­ner de los mis­mos re­cur­sos de au­to­con­trol que los adul­tos y su fuer­za de vo­lun­tad es me­nor”. Sus es­tra­te­gias, sos­tie­ne, sue­len es­tar me­nos pen­sa­das y la pre­sión del gru­po es ma­yor, por eso es más fá­cil que pue­dan con­ver­tir­se en un yon­qui tec­no­ló­gi­co.

La tec­no­lo­gía “in­tru­si­va” tam­bién ha he­cho que las com­pras y el tra­ba­jo sean más di­fí­ci­les de evi­tar. El es­cri­tor no se­ña­la una en con­cre­to co­mo la más pe­li­gro­sa, por­que de­pen­de de ca­da per­so­na. En su ca­so, con­fie­sa, es el correo electrónico: “ocu­po muchas ho­ras to­dos los días a res­pon­der men­sa­jes, has­ta el pun­to de que me cues­ta dor­mir si no he leí­do o ar­chi­va­do los de mi ban­de­ja de en­tra­da”. En­fa­ti­za que a bas­tan­tes per­so­nas les ocu­rre al­go pa­re­ci­do “se ob­se­sio­nan tan­to con los dis­po­si­ti­vos de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, co­mo las pulseras cuen­ta pa­sos, que in­clu­so si­guen ha­cien­do ejer­ci­cio le­sio­na­dos. Otros to­da­vía pa­de­cen la rui­na eco­nó­mi­ca pro­vo­ca­da por los jue­gos de azar o por gas­tar­se de­ma­sia­do di­ne­ro en tien­das elec­tró­ni­cas y en vi­deo­jue­gos”.

LA BUENA NO­TI­CIA

La tec­no­lo­gía adic­ti­va -sos­tie­ne en su obra- es­tá in­te­gra­da en la vi­da co­ti­dia­na “de una for­ma en la que las sus­tan­cias adic­ti­vas nun­ca lo es­ta­rán. La abs­ti­nen­cia no es una opción, pero hay al­ter­na­ti­vas”. Pero, con­ti­núa, “nues­tras re­la­cio­nes con las adic­cio­nes del com­por­ta­mien­to no son fi­jas. Exis­ten muchas for­mas de es­ta­ble­cer el equi­li­brio que exis­tía antes de la era de los mó­vi­les, el correo, las redes so­cia­les y el con­su­mo de au­dio­vi­sua­les a la car­ta”.

La cla­ve re­si­de en com­pren­der por qué las adic­cio­nes del com­por­ta­mien­to es­tán tan ex­ten­di­das, có­mo ex­pri­men la psi­co­lo­gía hu­ma­na a su fa­vor y có­mo po­de­mos li­brar­nos de esas adic­cio­nes que nos per­ju­di­can y apro­ve­char­nos de las que nos ayu­dan.

Las adic­cio­nes del com­por­ta­mien­to son muy si­mi­la­res a las que se pue­den desa­rro­llar por el ta­ba­co, el al­cohol o las dro­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.