La nue­va era de las im­pre­sio­nes 3D en me­di­ci­na den­tal

Brin­dar un ser­vi­cio de ca­li­dad a sus pa­cien­tes y especialistas me­dian­te los avan­ces tec­no­ló­gi­cos es par­te fun­da­men­tal en la nue­va era de la ra­dio­lo­gía ma­xi­lo­fa­cial.

Ellas (Chile) - - Portada - Ma­ria­ne­la Ro­dil

Alos tal­qui­nos, Ale­jan­dro Schi­lling (pa­dre) y Juan Schi­lling (hi­jo) no so­lo los une un víncu­lo fa­mi­liar. El pri­me­ro, fue quien de­ci­dió apos­tar des­de muy jo­ven pro­fe­sio­na­li­zar­se co­mo odon­tó­lo­go, has­ta lle­gar al ca­mino de la es­pe­cia­li­za­ción de la Ra­dio­lo­gía Oral y Ma­xi­lo­fa­cial. El se­gun­do, cre­ció con esta mis­ma mo­ti­va­ción. El ver a su pa­pá tra­ba­jan­do fe­liz­men­te en pro de los de­más, diag­nos­ti­can­do imá­ge­nes o desa­rro­llan­do al­gún mo­de­lo lo im­pul­só a que, años más tar­de, em­pren­die­ra su ca­mino en es­te fas­ci­nan­te mun­do.

Ha­ce más de 15 años pa­dre e hi­jo tu­vie­ron la vi­sión, la mi­sión y la pa­sión de tra­zar un rum­bo jun­tos. Lo que par­tió en un lo­cal pe­que­ño, en don­de se brin­da­ba el ser­vi­cio de ra­dio­lo­gía oral, tras el efectivo tra­ba­jo de re­sol­ver las ne­ce­si­da­des de sus pa­cien­tes y el rá­pi­do au­men­to de la re­cep­ti­vi­dad del pú­bli­co, los obli­gó a to­mar la de­ci­sión de am­pliar su es­pa­cio fí­si­co, ya que era in­su­fi­cien­te para la ins­ta­la­ción de nue­vos equi­pos.

Hoy por hoy, “A.S. Cen­tro de Ima­ge­no­lo­gía Oral” se co­no­ce co­mo una de las em­pre­sas fa­mi­lia­res con ma­yor desa­rro­llo y avan­ces tec­no­ló­gi­cos, lo­gran­do plas­mar su se­llo en la Re­gión del Mau­le, gra­cias al po­ten­cia­mien­to que han te­ni­do los ser­vi­cios ra­dio­ló­gi­cos en tér­mi­nos cua­li­ta­ti­vos y cuan­ti­ta­ti­vos. “Te pue­do ase­gu­rar con mu­cho orgullo que no exis­te nin­gún otro cen­tro de ra­dio­lo­gía oral fue­ra de San­tia­go con las con­di­cio­nes y la in­fraes­truc­tu­ra que no­so­tros dis­po­ne­mos, el he­cho de es­tar en una re­gión no re­pre­sen­ta que nues­tro tra­ba­jo sea de me­nor ca­li­dad a el de la ca­pi­tal”, afir­ma Ale­jan­dro.

SER­VI­CIO Y PRO­FE­SIO­NA­LIS­MO

Se­gún uno de sus fun­da­do­res, el es­pe­cia­lis­ta Juan Schi­lling, re­ci­bir aten­ción en las se­des de “A.S. Cen­tro de Ima­ge­no­lo­gía Oral”, es si­nó­ni­mo de ca­li­dad. Su per­so­nal al­ta­men­te ca­pa­ci­ta­do, el am­bien­te de tra­ba­jo y la preo­cu­pa­ción por el pa­cien­te han per­mi­ti­do po­ten­ciar y am­pliar un cam­po que en la ac­tua­li­dad es mu­cho más de­man­da­do. “Re­que­ri­mos de una cons­tan­te ac­tua­li­za­ción de nues­tros pro­fe­sio­na­les y equi­pa­mien­to, de­be­mos ir a la par con la tec­no­lo­gía si que­re­mos pro­yec­tar un buen ser­vi­cio. Cuan­do una per­so­na vie­ne a nues­tro cen­tro con­si­gue un diag­nós­ti­co opor­tuno. Ade­más, brin­da­mos apo­yo a los clí­ni­cos, en cual­quier mo­men­to ellos pue­den ve­nir, con­sul­tar un exa­men o re­pe­tir­lo. Lo cual les per­mi­te te­ner una ma­yor pla­ni­fi­ca­ción de sus trá­mi­tes y dar­le un ser­vi­cio mas per­so­na­li­za­do a ca­da ca­so”, de­ta­lló.

EL IM­POR­TAN­TE ES REIN­VEN­TAR­SE

La se­de de “A.S. Cen­tro de Ima­ge­no­lo­gía Oral” en Tal­ca fun­cio­na es­pe­cí­fi­ca­men­te en la ca­lle 5 Orien­te con 3 Nor­te. Para Schi­lling, la ex­ce­len­cia es una de las cla­ves para lo­grar es­te ob­je­ti­vo. Por eso, des­de ha­ce 6 me­ses en sus ins­ta­la­cio­nes se es­tá desa­rro­llan­do una nue­va tec­no­lo­gía tri­di­men­sio­nal para el uso mé­di­co y den­tal. La es­te­reo­li­to­gra­fía (SLA o SL) co­mo es co­no­ci­da, per­mi­te la im­pre­sión 3D para la creación de mo­de­los, pro­to­ti­pos, pa­tro­nes o es­truc­tu­ras tri­di­men­sio­na­les que apor­tan gran­des be­ne­fi­cios a la sa­lud tan­to para el pa­cien­te co­mo para el es­pe­cia­lis­ta. “Es una re­si­na lí­qui­da que se va en­du­re­cien­do con un lá­ser que quema ca­pa por ca­pa y for­ma una es­truc­tu­ra en tres di­men­sio­nes”, ex­pli­có el ra­dió­lo­go. La nue­va mo­da­li­dad 3D en la re­gión ha po­si­bi­li­ta­do es­ta­ble­cer nue­vos la­zos. Va­rios de los mo­de­los ela­bo­ra­dos ba­jo esta téc­ni­ca has­ta la fe­cha han si­do uti­li­za­dos en el Hos­pi­tal Re­gio­nal de Tal­ca. En­tre los cua­les des­ta­can los im­ple­men­ta­dos para tu­mo­res com­ple­jos que re­quie­ren re­cons­truc­cio­nes ex­ten­sas, así co­mo en mo­de­los para la pla­ni­fi­ca­ción de ci­ru­gías or­tog­ná­ti­cas.

VEN­TA­JAS Y DESVENTAJAS

Asi­mis­mo, ase­gu­ró que “su prin­ci­pal ven­ta­ja es el gra­do de de­ta­lles y re­so­lu­ción, se pue­den im­pri­mir los hue­sos de un pa­cien­te en es­ca­la real y si tie­nen que ope­rar­te otor­ga al clí­ni­co la po­si­bi­li­dad de en­sa­yar la ci­ru­gía y ver que tan com­ple­ja o no se­rá, to­mar me­di­das preventivas, pre­pa­rar­se me­jor, dis­mi­nuir los tiem­pos de in­ter­ven­ción y so­bre to­do dis­mi­nuir los már­ge­nes de error. Con­si­gues soluciones y tra­ta­mien­tos mu­cho más reales y aser­ti­vos”. Sin em­bar­go, con­si­de­ra que una de las desventajas po­dría ser el tiem­po que se de­mo­ra la má­qui­na en rea­li­zar una im­pre­sión. Un mo­de­lo pe­que­ño pue­de tar­dar has­ta dos ho­ras, mien­tras que uno de ma­yor ta­ma­ño ame­ri­ta has­ta 12 ho­ras. En con­tra­par­te ex­pu­so que “las per­so­nas ya no tie­nen que via­jar a San­tia­go, los pre­cios aquí son ac­ce­si­bles des­de los 30 mil pe­sos en ade­lan­te. Por su­pues­to, exis­ten si­tua­cio­nes en las que el cos­to se ele­va, por lo ge­ne­ral, es cuan­do las per­so­nas van a ser ope­ra­das de un tu­mor o al­gu­na re­cons­truc­ción de la man­dí­bu­la”.

A su pa­re­cer, su cons­tan­te vi­sión per­mi­ti­rá que esta em­pre­sa fa­mi­liar si­ga sien­do, sin duda, el cen­tro de re­fe­ren­cia re­gio­nal y na­cio­nal en ra­dio­gra­fías ora­les y ma­xi­lo­fa­cia­les.

El ra­dió­lo­go ma­xi­lo­fa­cial Juan Schi­lling tam­bién par­ti­ci­pa en la for­ma­ción y ca­pa­ci­ta­ción de pro­fe­sio­na­les a fin de que las nue­vas tec­no­lo­gías sean ocu­pa­das co­rrec­ta­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.