Tu pe­lo en ve­rano, más cui­da­do que nun­ca

Des­cu­bre por qué se es­tro­pea el ca­be­llo en va­ca­cio­nes y apren­de a pro­te­ger­lo ade­cua­da­men­te.

Ellas (Chile) - - Belleza -

El sol es uno de los gran­des enemi­gos del ca­be­llo, pro­vo­ca que pier­da fuer­za, vi­ta­li­dad y bri­llo. En ve­rano se de­be cui­dar más, ya que las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas ex­ter­nas pro­vo­can mu­cho ca­lor, dis­mi­nu­ción en la hu­me­dad del am­bien­te y un gran au­men­to de los rayos ul­tra­vio­le­ta. Tra­yen­do co­mo con­se­cuen­cia da­ños ma­yo­res co­mo: re­se­que­dad, pun­tas abier­tas y en al­gu­nos casos, la mo­di­fi­ca­ción de su pig­men­ta­ción. De igual for­ma, las ac­ti­vi­da­des co­mo ir a la pla­ya, ca­mi­na­tas en la mon­ta­ña, ba­ñar­nos en el río o en pis­ci­nas con clo­ro, son otro as­pec­to per­ju­di­cial. Si quie­res evi­tar que es­to te su­ce­da co­lo­ca en prác­ti­ca los si­guien­tes con­se­jos, así lu­ci­rás una ca­be­lle­ra sa­na y bri­llan­te.

CA­BE­LLO LIM­PIO Y SE­CO

Aun­que pue­da sor­pren­der­te un po­co, es im­por­tan­te ir a la pla­ya o a la pis­ci­na con el ca­be­llo lim­pio. Es­tá de­mos­tra­do que el su­dor, gra­sa, la­ca o go­mi­nas per­ju­di­can mu­cho el cue­ro ca­be­llu­do con la ex­po­si­ción al sol. Uti­li­za úni­ca­men­te sham­poo si lo tie­nes su­cio y antes de su­mer­gir­te mó­ja­lo un po­co en la du­cha, la hu­me­dad ha­ce que el ca­be­llo ab­sor­ba me­nos sal o clo­ro. Al fi­na­li­zar, se­ca tu pe­lo al ai­re libre. Si em­pleas el uso de se­ca­dor o plan­cha se­rá peor.

HI­DRA­TA­CIÓN Y PROTECCIÓN

Es fun­da­men­tal adop­tar me­di­das ex­ter­nas al ca­be­llo. Hi­dra­tar­lo de dos a tres ve­ces por se­ma­na con mas­ca­ri­llas, ayu­da a evi­tar la se­que­dad pro­duc­to de la sal, el sol y el clo­ro. Cuan­to más hi­dra­tan­te y nu­tri­ti­va sea, más agra­de­ci­do es­ta­rá tu pe­lo. Si deseas ir al ex­tre­mo, apli­ca un pro­tec­tor so­lar para ca­be­llo. Es­tos cos­mé­ti­cos sue­len ser for­mu­la­dos en spray o en acei­tes y tie­nen un ele­va­do po­der de pe­ne­tra­ción. Igual­men­te, lle­va un som­bre­ro o go­rra, te per­mi­ti­rá res­guar­dar el cue­ro ca­be­llu­do de cual­quier ra­dia­ción fren­te al cán­cer de piel.

ALI­MEN­TA­CIÓN SA­NA

La in­ges­ta de fru­tas y ver­du­ras son un gran alia­do para la ca­be­lle­ra. Co­lo­ca en tu ali­men­ta­ción dia­ria san­día, me­lón y fru­tos cí­tri­cos. Ade­más, tam­bién se be­ne­fi­cia la piel gra­cias a los an­ti­oxi­dan­tes pre­sen­tes en ve­ge­ta­les. Es­tos eli­mi­nan los pro­duc­tos de desecho que se pro­du­cen a ni­vel ce­lu­lar que pue­den da­ñar el ADN de la cé­lu­la, son co­no­ci­dos ma­yor­men­te co­mo ra­di­ca­les li­bres de oxí­geno.

VITAMINAS

Rea­li­za con fre­cuen­cia ma­sa­jes ca­pi­la­res uti­li­zan­do lo­cio­nes para es­ti­mu­lar la cir­cu­la­ción san­guí­nea ca­pi­lar. En el mer­ca­do exis­ten muchas op­cio­nes con fór­mu­las y sus­tan­cias an­ti­oxi­dan­tes (co­mo las vitaminas A, C y E), hi­dro­li­za­do de co­lá­geno o acei­tes (de oli­va, de ar­gán u otros). To­dos ellos tie­nen un gran po­ten­cial re­pa­ra­dor y an­ti­in­fla­ma­to­rio. No su­je­tes el ca­be­llo hú­me­do, es pre­fe­ri­ble de­jar el pe­lo suel­to pei­na­do ha­cia atrás, sin mar­car la ra­ya para evi­tar que­mar­te el cue­ro ca­be­llu­do.

ALÉJATE DE LOS QUÍ­MI­COS

De pre­fe­ren­cia in­ten­ta no pintar tu ca­be­llo al me­nos du­ran­te el pe­río­do más ca­lien­te del año. Tam­po­co lo ha­gas jus­to antes de unas va­ca­cio­nes en las que sa­bes que es­ta­rás muy ex­pues­ta a la pla­ya, la pis­ci­na o el sol. En el ve­rano es me­jor es­co­ger los pro­duc­tos sin amo­nia­co, ya que son me­nos agre­si­vos con tu pe­lo. Apro­ve­cha y vi­si­ta a tu pe­lu­que­ro para rea­li­zar un cor­te de pun­tas y eli­mi­nar las zo­nas más se­cas y mal­tra­ta­das. Vuel­ve cuan­do los días de ca­lor ha­yan aca­ba­do con el fin de sa­near tu ca­be­llo cor­tan­do el área maltratada. No te­mas ha­cer­te un cor­te con fre­cuen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.