El ar­te de vo­lar en te­las

Brin­dar lu­ga­res pa­ra el apren­di­za­je y re­crea­ción me­dian­te nue­vas téc­ni­cas en la ciu­dad de Tal­ca es una de las con­sig­nas de es­ta re­pre­sen­ta­ción ar­tís­ti­ca.

Ellas (Chile) - - Portada - Ma­ria­ne­la Ro­dil

El ser hu­mano tie­ne la ne­ce­si­dad de ex­pre­sar sus emo­cio­nes a tra­vés de sus cua­li­da­des fí­si­cas e in­te­lec­tua­les. En el ca­so de las fí­si­cas, te­ner la po­si­bi­li­dad de ex­te­rio­ri­zar li­bre­men­te sus sen­ti­mien­tos me­dian­te el desarrollo del ar­te en sus di­fe­ren­tes re­pre­sen­ta­cio­nes, con­tri­bu­ye con­si­de­ra­ble­men­te en la in­te­gri­dad de las per­so­nas.

Las te­las aé­reas o acro­bá­ti­cas for­man par­te de es­tas ex­pre­sio­nes. Las mis­mas, con­sis­ten en uti­li­zar una te­la (pi­que) de en­tre 14 y 20 me­tros de lar­go an­cla­da, apro­xi­ma­da­men­te, a 7 me­tros de al­tu­ra de un fie­rro u otra es­truc­tu­ra re­sis­ten­te. Al­gu­nos la conocen co­mo una dis­ci­pli­na ar­tís­ti­ca, mien­tras que otros, co­mo una téc­ni­ca cir­cen­se. Sin em­bar­go, la com­bi­na­ción de la dan­za, el yo­ga y la acro­ba­cia, per­mi­ten rea­li­zar co­reo­gra­fías y se­cuen­cias de mo­vi­mien­tos com­pues­tas por fi­gu­ras y caí­das.

LAS TE­LAS EN TAL­CA

Carla San­do­val co­men­zó en es­te mun­do en el año 2009. “Cuan­do asis­tía a la uni­ver­si­dad ha­bía un pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca que me alen­ta­ba a in­ten­tar­lo en sus ta­lle­res, allí co­men­zó to­do. Lue­go de­ci­dí apren­der las téc­ni­cas, per­fec­cio­nar y com­par­tir con los de­más mis co­no­ci­mien­tos”, afir­mó la hoy ins­truc­to­ra.

Las pri­me­ras cla­ses con­sis­ten en co­no­cer los im­ple­men­tos, ade­cuar el cuer­po e ins­truir­se so­bre una pre­pa­ra­ción fí­si­ca en el sue­lo que, pos­te­rior­ment, da la ca­pa­ci­dad de es­ca­lar la te­la y eje­cu­tar las fi­gu­ras en al­tu­ra. “Lo im­por­tan­te es que te gus­ta, po­co a po­co vas co­no­cien­do tu cuer­po y él te va de­mos­tran­do lo que es ca­paz de ha­cer. La ca­pa­ci­dad fí­si­ca, la re­sis­ten­cia y la fle­xi­bi­li­dad van au­men­tan­do con el pa­sar de las cla­ses, si se es cons­tan­te y se quie­re apren­der es su­fi­cien­te”, cuen­ta la en­tre­na­do­ra, quien ac­tual­men­te im­par­te sus cla­ses en el cen­tro cul­tu­ral “El Es­pa­cio”, en la ca­lle 3 Orien­te en­tre 7 y 8 Nor­te.

DE­RRI­BAN­DO TA­BÚS

Los es­te­reo­ti­pos exis­ten­tes en la so­cie­dad ha­cen pen­sar a mu­chos que ser de con­tex­tu­ra grue­sa o con­tar con so­bre­pe­so es una li­mi­tan­te pa­ra el mun­do de las te­las aé­reas. Una de las par­ti­ci­pan­tes de es­te ta­ller de­mues­tra to­do lo con­tra­rio. La jo- ven Pao­la Contreras lle­va 4 años en la dis­ci­pli­na y co­men­tó que “su­pe de las te­las en un via­je a Bra­sil, des­per­tó en mi tan­ta in­tri­ga que co­men­cé a prac­ti­car. En esa épo­ca pe­sa­ba 75 ki­los y al prin­ci­pio me frus­tré, creí que no po­día. Por su­pues­to, no de­jé de ser per­se­ve­ran­te y así lo­gré mi ob­je­ti­vo. Hoy me sien­to fe­liz al es­ca­lar en las te­las, su­pe­ré el mie­do a las al­tu­ras y aho­ra co­noz­co mi cuer­po, las prohi­bi­cio­nes so­lo for­man par­te de la men­te”.

AU­TO­CUI­DA­DO

Por úl­ti­mo, la pre­pa­ra­do­ra in­for­mó que se de­be con­tar con pa­rá­me­tros de se­gu­ri­dad pa­ra te­ner una prác­ti­ca efec­ti­va. Lo pri­mor­dial y la con­sig­na de sus cla­ses es el au­to­cui­da­do. “Las te­las no pue­den ser co­lo­ca­das en cual­quier si­tio. Por ejem­plo, los ár­bo­les no son se­gu­ros, uno no sa­be cual es la re­sis­ten­cia de la ra­ma y se pue­de par­tir cau­san­do do­ble da­ño, tan­to a la per­so­na co­mo a la na­tu­ra­le­za. Es ne­ce­sa­rio te­ner col­cho­ne­tas y ar­nés de se­gu­ri­dad pa­ra guin­dar las te­las, así se ob­tie­ne una dis­ci­pli­na se­gu­ra”.

CO­NO­CIEN­DO EL ES­PA­CIO

El cen­tro cul­tu­ral “El Es­pa­cio” na­ció en el año 2014 gra­cias a la ini­cia­ti­va de un gru­po de jó­ve­nes. Su en­fo­que prin­ci­pal, es brin­dar­les a los ciu­da­da­nos áreas abier­tas pa­ra cul­ti­var el ar­te y las dis­ci­pli­nas de cir­co a tra­vés de ta­lle­res de mú­si­ca, dan­za, yo­ga y te­la aé­rea. La ins­truc­to­ra, Carla San­do­val, una de sus fun­da­do­ras, ex­pre­só: “La idea es crear ins­tan­cias don­de las per­so­nas se in­cen­ti­ven a par­ti­ci­par, apren­der y so­bre to­do a com­par­tir; ade­más, te­ne­mos no­ches de poe­sías y vi­si­tas de ar­tis­tas de otras re­gio­nes y paí­ses”. De igual for­ma, tam­bién cuen­tan con el apo­yo de otras ins­ti­tu­cio­nes pa­ra al­gu­nas ac­ti­vi­da­des. Ha­ce po­co, gra­cias a la co­la­bo­ra­ción del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Ju­ven­tud (In­juv), fue im­par­ti­do un ta­ller de dis­ci­pli­nas aé­reas, ta­les co­mo: las te­las, el tra­pe­cio y la li­ra que ce­rró con una mues­tra fi­nal en la pla­za Las He­ras. “La re­cep­ti­vi­dad del pú­bli­co ha si­do ex­ce­len­te, a las per­so­nas les gus­ta es­tar aquí y apren­der co­sas nue­vas sin nin­gún ti­po de pre­jui­cio”, se­ña­ló San­do­val.

Las fi­gu­ras más co­no­ci­das son el nu­do, la lla­ve, el bu­da, la fle­cha o la bai­la­ri­na.

Exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de ejer­ci­cios, que abar­can ama­rres, en­gan­ches, for­mas y pi­rue­tas, que se pue­den rea­li­zar de ma­ne­ra in­di­vi­dual o gru­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.