Los ta­tua­jes en pa­re­ja: si pen­sa­bas en es­to pa­ra el Día del Amor, ¡no lo ha­gas!

Ex­per­tos ase­gu­ran que no es la me­jor op­ción. Por muy ro­mán­ti­co que pa­rez­ca, la ex­pe­rien­cia ha de­mos­tra­do que la ma­yo­ría de las parejas se se­pa­ran después de es­ta de­ci­sión, el tiem­po pro­me­dio es de só­lo tres me­ses.

Ellas (Chile) - - Moda -

Es muy so­li­ci­ta­do du­ran­te to­do el año, pe­ro es en fe­bre­ro cuan­do la de­man­da au­men­ta sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y to­dos quie­ren, li­te­ral­men­te, “ta­tuar su amor”. Ha­bla­mos de los ta­tua­jes en pa­re­ja, esos que se eli­jen co­mo una for­ma de mos­trar unión pa­ra la eter­ni­dad, que el amor se­rá tan difícil de bo­rrar, es de­cir, aquel di­bu­jo que mar­ca­rá su piel even­tual­men­te pa­ra siem­pre.

Pe­ro qué hay de­trás de es­ta op­ción. Pa­ra los ex­per­tos del mun­do del ta­tua­je es­ta de­ci­sión no es la me­jor ni más re­co­men­da­ble pa­ra las parejas. Tras ella exis­te la lla­ma­da maldición del ta­tua­je de a dos, pues la gran ma­yo­ría vuel­ve an­te de los tres me­ses pa­ra di­sol­ver lo rea­li­za­do.

LAS EX­PE­RIEN­CIAS

“En es­ta fe­cha lle­gan mu­chas per­so­nas con es­te de­seo, pa­ra ser sin­ce­ra he te­ni­do que di­sol­ver más ta­tua­jes de parejas y cu­brir­los. He­mos te­ni­do las so­li­ci­tu­des más in­só­li­tas, lo más co­mún es que­rer ta­tuar­se el nom­bre de la otra per­so­na o las ini­cia­les de ca­da uno. Tam­bién eli­gen fi­gu­ras que le gus­tan al otro, co­mo un ga­ti­to o un pe­rri­to, y si a ella le gus­ta el ga­ti­to se lo ta­túa él co­mo una for­ma de mos­trar su amor y vi­ce­ver­sa”, ex­pli­ca Da­nie­la Cor­tés, co­no­ci­da co­mo “Lala” en el mun­do de los ta­tua­jes.

Lala ma­ni­fes­tó que en el pro­ce­so los ta­tua­do­res tra­tan de con­ven­cer a las parejas de rea­li­zar­se al­gún ti­po de di­se­ño más neu­tro, que los iden­ti­fi­que, pe­ro por se­pa­ra­do, pa­ra no te­ner que en­fren­tar lue­go el he­cho de no gus­tar­les o bo­rrar­lo por una po­si­ble se­pa­ra­ción.

“La ma­yo­ría de las parejas se se­pa­ra tras ha­cer- se un ta­tua­je en con­jun­to, eli­mi­nar un ta­tua­je pue­de ser muy des­agra­da­ble y por lo me­nos ame­ri­ta tres se­sio­nes de lá­ser. La otra op­ción es ta­par­lo con otro di­se­ño. Por eso tra­ta­mos de per­sua­dir pa­ra que después no se arre­pien­tan. Ade­más, cree­mos que ya es ca­si de ma­la suer­te ta­tuar su amor”, con­tó la ta­tua­do­ra.

OPCIONES PA­RA EL AMOR

Si es­ta­bas con­ven­ci­do de dar es­te re­ga­lo pa­ra el 14 de fe­bre­ro, los maes­tros de la tin­ta te brin­dan otras elec­cio­nes, así to­do no es­ta­rá per­di­do. Ob­se­quia un be­llo di­se­ño al ser ama­do, un ta­tua­je uni­per­so­nal que iden­ti­fi­que en al­go a la per­so­na y no ne­ce­sa­ria­men­te a la pa­re­ja. “Re­ga­lar un ta­tua­je es al­go muy ori­gi­nal y no ama­rra a dos per­so­nas ni a un com­pro­mi­so, ni a te­ner que lle­var al­go en la piel de lo que lue­go se arre­pien­tan”, ex­pre­só Lala.

An­tes de ta­tuar­te es im­pres­cin­di­ble con­si­de­rar los si­guien­tes re­que­ri­mien­tos. El lo­cal de­be con­tar con una au­to­ri­za­ción del Se­re­mi de sa­lud, con­tar con pro­duc­tos es­te­ri­li­za­dos y sa­ber su pro­ce­den­cia. Si to­mas en cuen­ta es­tas su­ge­ren­cias po­drás ele­gir un buen lu­gar pa­ra ta­tuar­te. Re­cuer­da es una de­ci­sión pa­ra to­da la vi­da.

Otras de las téc­ni­cas pa­ra eli­mi­nar un ta­tua­je es la der­moa­bra­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.