Con­se­jos pa­ra el re­gre­so a cla­ses

La psi­có­lo­ga Ca­ro­li­na Itu­rra, su­gie­re que una se­ma­na an­tes de re­gre­sar al co­le­gio los ni­ños de­ben acos­tar­se más tem­prano pa­ra evi­tar que el cam­bio de ho­ra­rio sea tan brus­co

Ellas (Chile) - - Portada - Ma­ria­ne­la Ro­dil

Los me­ses pa­san vo­lan­do y con ello traen de vuel­ta el re­torno a las ac­ti­vi­da­des es­co­la­res. Pa­ra los ni­ños, ge­ne­ral­men­te des­pués de ca­si de 3 me­ses de va­ca­cio­nes, reanu­dar di­cho pro­ce­so im­pli­ca una se­rie de me­di­das en las cua­les los pa­dres desempeñan un rol fun­da­men­tal.

El re­gre­so a cla­ses no so­lo sig­ni­fi­ca com­prar nue­vos úti­les es­co­la­res, uni­for­mes y za­pa­ti­llas. In­clu­ye re­en­con­trar­se con los vie­jos com­pa­ñe­ros, co­no­cer nue­vos, apren­der otras cá­te­dras y readap­tar­se a un ho­ra­rio que no se cum­plió du­ran­te los ca­si tres me­ses de va­ca­cio­nes. Las lar­gas ho­ras fren­te al televisor, las dor­mi­das tar­de, las sa­li­das fre­cuen­tes con los ami­gos y los vi­deo­jue­gos que­da­rán en el ol­vi­do; ha­cer ta­reas se con­ver­ti­rá en la nue­va ru­ti­na. Pa­ra lo­grar que la in­cor­po­ra­ción a cla­ses de los hi­jos no sea una tran­si­ción brus­ca, la psi­có­lo­ga Ca­ro­li­na Itu­rra su­gie­re pla­ni­fi­car ca­da de­ta­lle de la si­tua­ción. Una de las me­di­das más re­le­van­tes, a su pa­re­cer, es el ajus­te en los ho­ra­rios pa­ra ir a dor­mir y le­van­tar­se. “Es un pro­ce­so que de­be ser lle­va­do de a po­co. Si se iban a la ca­ma a las 11.00 aho­ra se­rá a las 10.30, has­ta lle­gar así al ho­ra­rio in­di­ca­do. Por su­pues­to, sin ol­vi­dar las ac­cio­nes pre­vias co­mo: ce­pi­llar­se los dien­tes, co­lo­car­se el pi­ja­ma y or­de­nar las co­sas. to­do es­to acor­de a la eta­pa de desa­rro­llo de ca­da ni­ño”, ase­gu­ró la es­pe­cia­lis­ta.

EL PO­DER DE LA PA­LA­BRA

La co­mu­ni­ca­ción es uno de los pi­la­res esen­cia­les pa­ra una re­la­ción fe­liz. La co­mu­ni­ca­ción aser­ti­va in­flu­ye en los víncu­los de amis­tad, pa­re­ja y fa­mi­lia. En el ca­so de la úl­ti­ma, la cla­ve es que los pa­dres pue­dan ser ca­pa­ces de es­ta­ble­cer con­ver­sa­cio­nes en un tono ade­cua­do con los hi­jos. “Los ni­ños de­ben per­ci­bir que ir a cla­ses no es una obli­ga­ción, aún cuan­do lo es. No es lo mis­mo de­cir ¡anda, pre­pá­ra­te, vas al co­le­gio¡, en voz fuer­te; que ex­pre­sar ¡re­cuer­da que en unos días co­mien­zas cla­ses, de­bes ir­te pre­pa­ran­do!, se­ña­ló Itu­rra. En es­te sen­ti­do, un buen dis­cur­so ha­rá que los ni­ños asu­man la me­jor ap­ti­tud positiva con res­pec­to al ini­cio de cla­ses.

PRI­ME­RA EX­PE­RIEN­CIA ES­CO­LAR

Una de las eta­pas más com­ple­jas del pro­ce­so es­co­lar es el ini­cio del jar­dín. Los pa­dres tien­den a preo­cu­par­se mu­cho más, a tal pun­to, de ge­ne­rar si­tua­cio­nes de an­gus­tias y mie­dos que se tras­pa­san a los ni­ños des­en­ca­de­nan­do fu­tu­ras fo­bias. Se­gún la psi­có­lo­ga edu­ca­cio­nal, lo co­rrec­to es tra­ba­jar con los in­fan­tes pa­ra que sien­tan la ex­pe­rien­cia del jar­dín co­mo un desafío po­si­ti­vo y en­tre­te­ni­do. “Per­ci­bir­lo co­mo al­go im­pues­to pro­du­ci­rá en el ni­ño an­sie­dad y fac­to­res ne­ga­ti­vos. To­das las ac­cio­nes de los papás, en el fon­do, son ayu­das pa­ra los hi­jos y así ellos pue­dan en­fren­tar una nue­va eta­pa”.

AL MO­MEN­TO DE HA­CER LAS TA­REAS

En la ac­tua­li­dad, los ni­ños pue­den lle­gar a pa­sar un im­por­tan­te tiem­po de su vi­da en el co­le­gio o es­cue­la. Al­gu­nos, al­can­zan a desem­pe­ñar jor­na­das de 44 ho­ras se­ma­na­les; pa­ra otros su per­ma­nen­cia en los re­cin­tos es mu­cho más ex­ten­sa por los ta­lle­res com­ple­men­ta­rios. “Las asig­na­cio­nes pa­ra el ho­gar son un mé­to­do im­por­tan­te en el apren­di­za­je, lo com­ple­jo su­ce­de cuan­do lle­gan a ca­sa lue­go de lar­gas ho­ras de es­tu­dios y de­ben con­ti­nuar. Los papás de­ben en­ten­der lo si­guien­te, al lle­gar del co­le­gio ellos me­re­cen dis­fru­tar por lo me­nos un mo­men­to de ocio. Sin em­bar­go, no quie­re de­cir que si tie­nen ta­rea no la rea­li­za­rán”, re­cal­có la en­tre­vis­ta­da.

Por úl­ti­mo, la es­pe­cia­lis­ta su­gie­re desa­rro­llar las ta­reas en un ho­ra­rio fi­jo que con­ven­ga tan­to a los pa­dres co­mo al ni­ño. Asi­mis­mo, uti­li­zar un es­pa­cio lim­pio sin es­tí­mu­los que cau­sen dis­trac­ción o fal­ta de con­cen­tra­ción. Pa­ra ella lo más im­pres­cin­di­ble es brin­dar men­sa­jes po­si­ti­vos a los ni­ños.

Pa­ra la es­pe­cia­lis­ta, ca­da miem­bro de la fa­mi­lia tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad y la de los más pe­que­ños es el es­tu­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.