Ri­gi­dez o fle­xi­bi­li­dad men­tal

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

Si no te­ne­mos una men­ta­li­dad fle­xi­ble, sin du­da co­me­te­re­mos erro­res, más erro­res y re­pe­ti­re­mos los mis­mos erro­res a tra­vés de nues­tra vi­da, te­ner cul­tu­ra, educación y vi­da, de esa vi­da que es re­co­pi­la­ción dia­ria de otros vi­vi­res y otros sen­ti­res, eso te otor­ga la fle­xi­bli­dad men­tal, eso es lo que in­flu­ye en nues­tro desarrollo co­mo ser hu­mano.

Ca­da día con­ver­so con el mun­do que se me po­ne por de­lan­te, de ellas y ellos, de lo ne­ga­ti­vo y po­si­ti­vo se­gún su en­torno, de la jus­ti­cia y de la in­jus­ti­cia, de los hi­jos, de amo­res, de trai­cio­nes, de sue­ños, de la vi­da y de la muer­te y des­de ahí es­cri­bo, des­de allí ex­trai­go la sa­bia del hu­mano mis­mo, sus vi­cios, su com­por­ta­mien­to, su hu­mil­dad, sub­yu­ga­ción, sus si­len­cios, pre­po­ten­cia, y sus egos, observo las re­des so­cia­les y me doy cuen­ta de la cohe­ren­cia o in­cohe­ren­cia de vi­vir, de esa su­mi­sión a la je­fa­tu­ra, del tra­ba­jo­lis­mo pa­ra ser acep­ta­do o as­cen­di­do, esa re­bel­día hu­ma­na que car­co­me por den­tro y que lo dis­fra­za­mos de ser “res­pon­sa­bles”.

Por su­pues­to que una men­ta­li­dad fle­xi­ble es más útil a la so­cie­dad que una men­ta­li­dad rí­gi­da, así se pue­de avan­zar, así se pue­den lo­grar gran­des acuerdos y se ha­ce más lle­va­de­ra la con­vi­ven­cia en el tra­ba­jo, en la fa­mi­lia. Los se­res hu­ma­nos, en su ma­yo­ría usan una ca­re­ta de fle­xi­ble o de rí­gi­do y pa­ra­dó­ji­ca­men­te el fle­xi­ble es fuerte y de­ci­di­do y el rí­gi­do ge­ne­ral­men­te es vul­ne­ra­ble y dé­bil fren­te a si­tua­cio­nes com­ple­jas en la vi­da don­de apa­re­ce la ca­pa­ci­dad o in­ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción.

Las em­pre­sas, los go­bier­nos, mu­chas ve­ces fra­ca­san por la ri­gi­dez de sus man­dos, se confunde la ri­gi­dez con pa­re­cer efi­cien­tes, au­da­ces, atre­vi­dos y per­fec­cio­nis­tas, así co­mo tam­bién se confunde la fle­xi­bi­li­dad con de­bi­li­dad, sen­si­bi­li­dad o bue­na per­so­na. Es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar la Ri­gi­dez men­tal por­que siem­pre irá en des­me­dro de to­do cam­bio y te lle­va­rá a la cri­sis don­de quie­ra que se ejer­za sin re­fle­xión al­gu­na, la ri­gi­dez men­tal no te per­mi­te em­pa­tía con el otro, blo­quea el diá­lo­go, no es­cu­cha, una per­so­na rí­gi­da no sale de su es­ta­do de con­fort, de co­mo­di­dad, no flu­ye, no eli­je, no de­ci­de cam­bios y tam­bién es rí­gi­do su cuer­po, no ex­pre­sa sen­ti­mien­tos, es­con­de el al­ma.

Se re­co­mien­da imi­tar, ob­ser­van­do los com­por­ta­mien­tos de las per­so­nas fle­xi­bles, la son­ri­sa, el ca­mi­nar y so­bre to­do co­mo pien­sa o tra­ta a las per­so­nas, así co­mo un jue­go, co­mo bur­la, so­lo pa­ra ver qué pa­sa, qui­zás imi­tan­do y fin­gien­do un com­por­ta­mien­to, ter­mi­ne­mos cre­yén­do­nos el cuen­to, se re­co­mien­da re­tro­ce­der en el jui­cio que ha­ce­mos de la reali­dad, por­que la vi­da no es lo que ve­mos o sentimos ca­da uno de no­so­tros, sino es lo que cree­mos acer­ca de lo que per­ci­bi­mos, “Yo creo que es” es dis­tin­to al “ESO

ES”. Na­da es tan ma­lo, ni tan feo, ni tan bueno, ni tan pa­ra siem­pre, no de­be­mos re­sis­tir­nos por­que eso per­sis­te y al acep­tar­lo va a trans­for­mar­se. ¿Qué es más fá­cil, cam­biar nues­tro jui­cio o cam­biar a los de­más?, ¿ Qué es más fá­cil, bus­car y bus­car ar­gu­men­tos pa­ra no per­der su ima­gen de rí­gi­do o ver­le la par­te po­si­ti­va al pro­ble­ma en­fren­ta­do?, ¿Qué es más fá­cil mo­ver­se pa­ra lim­piar su círcu­lo de vi­da o per­ma­ne­cer en la mu­gre?, ¿Qué es más fá­cil dar­le una vuel­ta al pro­ble­ma con una pe­que­ña in­te­rro­gan­te o per­ma­ne­cer en él?, ¿Qué pa­la­bra te gus­ta más, PE­LI­GRO U OPOR­TU­NI­DAD?, ¿Mo­ver­te o que­dar­te quie­to has­ta que el co­ra­zón se pa­ra­li­ce de rí­gi­do?...

” Ca­da ho­ja que cae del ár­bol al sue­lo, nos des­cu­bre un po­co más el cie­lo”. (pro­ver­bio Zen).

“La men­ta­li­dad Fle­xi­ble es sa­lud men­tal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.