Re­du­ce la hi­per­ten­sión a tra­vés de los ali­men­tos

Se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta na­cio­nal de sa­lud, más de tres mi­llo­nes de personas en Chi­le desa­rro­llan hi­per­ten­sión. Sin em­bar­go, el por­cen­ta­je de personas que no se tra­ta la en­fer­me­dad es mu­cho más preo­cu­pan­te.

Ellas (Chile) - - Salud -

Se­gún la or­ga­ni­za­ción mundial de la sa­lud (OMS) ig­no­rar la hi­per­ten­sión tie­ne una serie de con­se­cuen­cias so­bre to­do pa­ra el co­ra­zón y va­sos san­guí­neos de ór­ga­nos im­por­tan­tes como el ce­re­bro y ri­ño­nes.

A tra­vés de la úl­ti­ma en­cues­ta na­cio­nal de Sa­lud, un 27% de los chi­le­nos ten­dría Hi­per­ten­sión ar­te­rial y la mi­tad de ellos lo des­co­no­ce­ría. Es­ta en­fer­me­dad es muchas veces es si­len­cio­sa, pero también ge­ne­ra síntomas como ce­fa­lea, ti­ni­tus, ma­reos e in­clu­so cri­sis hi­per­ten­si­vas que per­mi­ten ha­cer el diag­nós­ti­co y va de­te­rio­ran­do pro­gre­si­va­men­te la ca­li­dad de las ar­te­rias, co­ra­zón, con un ries­go sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te ma­yor de ha­cer in­su­fi­cien­cia car­dia­ca, in­far­tos agu­dos al co­ra­zón, ac­ci­den­tes vas­cu­la­res ce­re­bra­les, en­tre otros eventos car­dio­vas­cu­la­res. Aran­za­zu Jugo, nu­trió­lo­ga de centro Be­ne­fit Nu­tri­ción men­cio­na que den­tro de sus fac­to­res de ries­go se en­cuen­tran la obe­si­dad y el se­den­ta­ris­mo por lo que cam­bios en la ali­men­ta­ción y nivel de ac­ti­vi­dad fí­si­ca son he­rra­mien­tas tanto de pre­ven­ción como un im­por­tan­te pilar de tratamiento pa­ra su ma­ne­jo.

DIE­TA DASH

Es por ello, que la die­ta DASH (es­tra­te­gias die­té­ti­cas pa­ra de­te­ner la hi­per­ten­sión) es am­plia­men­te re­co­no­ci­da por­que es ba­ja en sodio (sal) y ri­ca en nu­trien­tes, pues ayu­da a ba­jar la pre­sión ar­te­rial, el co­les­te­rol y otras gra­sas en la san­gre. Asi­mis­mo, con­tri­bu­ye a la re­duc­ción del ries­go de ata­que car­día­co y ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar.

Se­gún la es­pe­cia­lis­ta Aran­za­zu Jugo, lo que plan­tea la die­ta es lo si­guien­te:

Re­du­cir el sodio (1500-2300 mg día): Pa­ra esto es im­por­tan­te evi­tar pro­duc­tos en­va­sa­dos o muy pro­ce­sa­dos, co­ci­nar con po­ca sal y agre­gar por­cio­nes con­tro­la­das de és­ta a los pla­tos.

Al­to con­su­mo de fi­bra: A tra­vés de un ma­yor con­su­mo de ver­du­ras, fru­tas, ce­rea­les y gra­nos de buena ca­li­dad como qui­noa, arroz in­te­gral, pan in­te­gral, le­gum­bres.

Ma­yor con­su­mo de po­ta­sio, mag­ne­sio y cal­cio: A tra­vés del con­su­mo dia­rio de 5 por­cio­nes de ver­du­ras y fru­tas ade­más de fru­tos se­cos y se­mi­llas unas 3-4 veces a la semana.

Re­duc­ción de gra­sas sa­tu­ra­das usan­do lác­teos des­cre­ma­dos (2 al día)

Ba­jar al mí­ni­mo gra­sas de car­nes ani­ma­les.

Se ha com­pro­ba­do que una vez que las personas con hi­per­ten­sión co­mien­zan la die­ta dis­mi­nu­yen el por­cen­ta­je de la pre­sión ar­te­rial. Sin em­bar­go, es im­por­tan­te que jun­to con rea­li­zar la die­ta ge­ne­rar há­bi­tos de ejer­ci­cio fí­si­co a dia­rio. De la mis­ma for­ma la in­ges­ta de agua en do­sis mo­de­ra­das también fa­ci­li­ta que el cuer­po eli­mi­ne sodio.

La die­ta DASH es ba­ja en sa­les y al­ta en fru­tas, ve­ge­ta­les, gra­nos in­te­gra­les, lác­teos ba­jos en gra­sas y pro­teí­nas ma­gras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.