Con­se­jos pa­ra ha­cer fren­te a las en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias

Re­co­men­da­cio­nes pa­ra be­bés y adultos mayores

Ellas (Chile) - - Portada -

Mar­le­ne Ma­ca­ya, di­rec­to­ra del de­par­ta­men­to de en­fer­me­ría de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le, en­tre­gó li­nea­mien­tos de pre­ven­ción y cui­da­dos.

A me­di­da que au­men­ta el frío, co­mien­zan también las en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias cau­sa­das por vi­rus como la In­fluen­za, Ade­no­vi­rus, vi­rus res­pi­ra­to­rio Sin­ci­cial, por men­cio­nar al­gu­nos de los más fre­cuen­tes. Estos se pro­pa­gan con gran fa­ci­li­dad en lu­ga­res don­de con­vi­ven va­rias personas sin una ven­ti­la­ción ade­cua­da.

Aunque la pre­sen­cia de es­te vi­rus no pa­sa más allá de un mal ra­to pa­ra la ma­yo­ría de las personas, la di­rec­to­ra del de­par­ta­men­to de En­fer­me­ría de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le, ha­ce un lla­ma­do a po­ner un es­pe­cial cuidado a niños y adultos mayores.

“En las eda­des ex­tre­mas hay más pro­ba­bi­li­da­des de con­traer com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das, ya que mien­tras la po­bla­ción adul­ta tie­ne su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio bien desa­rro­lla­do y un es­que­ma de va­cu­na­ción que los pro­te­ge, en las eda­des ex­tre­mas, esto no siem­pre es así”, co­men­zó re­la­tan­do la es­pe­cia­lis­ta. En el ca­so de los adultos mayores, la di­rec­to­ra del de­par­ta­men­to de En­fer­me­ría, co­men­tó que su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio se va de­te­rio­ran­do. “Se va de­bi­li­tan­do la mus­cu­la­tu­ra res­pi­ra­to­ria, de­ca­yen­do la ca­pa­ci­dad de ex­pan­sión, haciendo más po­bre su in­ter­cam­bio ven­ti­la­to­rio”, re­su­mió des­pués; y en el ca­so de los niños, su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio aún se es­tá desa­rro­llan­do y ade­más ellos es­tán re­cién ini­cian­do su es­que­ma de va­cu­na­ción por lo cual no se en­cuen­tran con la pro­tec­ción com­ple­ta”, di­jo.

“La ma­yo­ría de estos vi­rus -con­ti­nuó-, se trans­mi­ten a tra­vés de las se­cre­cio­nes res­pi­ra­to­rias, en me­ca­nis­mos como la tos y el es­tor­nu­do; pu­dien­do per­ma­ne­cer en su­per­fi­cies (como las ma­nos) hasta por seis ho­ras. Es por ello que ha­ce én­fa­sis en la im­por­tan­cia del la­va­do de ma­nos y al mo­men­to de es­tor­nu­dar ta­par­se con el bra­zo, por­que son las ma­nos la vía de con­ta­gio prin­ci­pal”, explicó. La en­fer­me­ra Mar­le­ne Ma­ca­ya, lue­go acla­ró que las en­fer­me­da­des cau­sa­das por vi­rus, en ge­ne­ral, tie­nen un pe­rio­do aco­ta­do de du­ra­ción (en­tre una a dos se­ma­nas), sin em­bar­go, se­ña­ló, que és­tas se com­pli­can cuan­do se so­bre­in­fec­tan con una bac­te­ria. “Es ahí cuan­do se ne­ce­si­ta el uso de un an­ti­bió­ti­co, de lo con­tra­rio, solo se re­co­mien­dan al­gu­nas medidas ge­ne­ra­les”, sos­tu­vo la pro­fe­sio­nal de la sa­lud, re­cal­can­do que no es bueno au­to­me­di­car­se y que en ca­so de un res­frío co­mún de­be prio­ri­zar­se la hi­dra­ta­ción y el re­po­so.

SÍNTOMAS A ES­TAR ALERTAS

Den­tro de los síntomas de un res­frío co­mún se se­ña­lan a la tos, co­ri­za, es­tor­nu­dos, con­ges­tión na­sal, pu­dien­do la fie­bre es­tar o no pre­sen­te. Sin em­bar­go, la en­fer­me­ra hi­zo un lla­ma­do a es­tar aten­tos a la apa­ri­ción de po­si­bles com­pli­ca­cio­nes que pueden tener las en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias e hi­zo un lis­ta­do de aque­llos síntomas a los que debemos es­tar aten­tos y en ca­so de pre­sen­tar­se, acu­dir a un centro asis­ten­cial.

“En los niños más pe­que­ños hay al­gu­nas se­ña­les de alerta como la fie­bre al­ta, re­trac­ción cos­tal (hun­di­mien­to de las cos­ti­llas al res­pi­rar), el ale­teo na­sal (como me­di­da com­pen­sa­to­ria pa­ra per­mi­tir la en­tra­da de ma­yor can­ti­dad de aí­re) y otras si­tua­cio­nes como la inape­ten­cia, cia­no­sis (co­lo­ra­ción azu­lo­sa de la piel, es­pe­cial­men­te al­re­de­dor de los la­bios) y el de­cai­mien­to”, acla­ró.

Cuan­do el cua­dro se pre­sen­ta sin com­pli­ca­cio­nes, la re­co­men­da­ción es a man­te­ner­se alertas, en el propio do­mi­ci­lio, brin­dan­do cui­da­dos ge­ne­ra­les como: aseo na­sal con sue­ro fi­sio­ló­gi­co o agua co­ci­da ti­bia, ali­men­ta­ción frac­cio­na­da, po­si­ción se­mi­sen­ta­da (pa­ra fa­vo­re­cer una buena ven­ti­la­ción) y pue­de ha­cer uso de al­gún me­di­ca­men­to pa­ra la fie­bre o an­ti­in­fla­ma­to­rio si ya ha si­do in­di­ca­do por su mé­di­co. Sin em­bar­go, cuan­do exis­te pre­sen­cia de los síntomas de gra­ve­dad an­tes men­cio­na­dos, de­be con­su­lar de inmediato en un centro de sa­lud. Ha­cer­lo an­tes, po­dría ser con­tra­pro­du­cen­te con­si­de­ran­do la con­ges­tión de personas en esos lu­ga­res, aña­dió. Pa­ra ter­mi­nar, la en­fer­me­ra Mar­le­ne Ma­ca­ya, en­tre­gó al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes ge­ne­ra­les. “En­tre las medidas re­co­men­da­das pa­ra pre­ve­nir es­te tipo de en­fer­me­da­des, es­tá el evi­tar cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra, evi­tar el so­bre­abri­go, por­que pro­du­ce su­do­ra­ción ex­ce­si­va y la ro­pa hú­me­da ge­ne­ra un cua­dro que em­peo­ra la si­tua­ción, no se re­co­mien­da que se co­lo­quen so­bre las es­tu­fas re­ci­pien­tes con lí­qui­dos, ni se­car ro­pa al in­te­rior de las casas, por­que ge­ne­ra ma­yor hu­me­dad den­tro del am­bien­te. También es ne­ce­sa­rio ven­ti­lar los ho­ga­res por lo menos en la ma­ña­na y en la tar­de y evi­tar la con­cu­rren­cia in­ne­ce­sa­ria a lu­ga­res con gran acú­mu­lo de personas”, fi­na­li­zó la aca­dé­mi­ca UCM.

Du­ran­te la tem­po­ra­da de frío au­men­tan las con­sul­tas por cua­dros vi­ra­les res­pi­ra­to­rios en niños y adultos mayores.

La es­pe­cia­lis­ta re­co­mien­da es­tar alerta fren­te a síntomas que de­mues­tren la agu­di­za­ción del ma­les­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.