Las con­se­cuen­cias del frío en la piel y sis­te­ma res­pi­ra­to­rio

Ellas (Chile) - - Salud -

Pi­ca­zón en el ros­tro, irri­ta­ción y aler­gias cu­tá­neas co­mo au­men­to del ac­né, se­que­dad y fi­su­ra­ción de ma­nos y la­bios, son só­lo al­gu­nas de las ma­ni­fes­ta­cio­nes que el frío pro­vo­ca en nues­tro cuer­po. “Es­to por­que dis­mi­nu­ye ra­di­cal­men­te uno de los prin­ci­pa­les es­tí­mu­los pa­ra la pro­duc­ción de la ba­rre­ra hu­mec­tan­te na­tu­ral, que es el ca­lor”, ex­pli­ca el der­ma­tó­lo­go y aca­dé­mi­co de la ca­rre­ra de Me­di­ci­na de la U. San Se­bas­tián (USS), Fran­cis­co Chá­vez.

Y aun cuan­do se cree que el ve­rano es el peor enemi­go de la piel, lo cier­to es que con el frío la ma­yo­ría de las pa­to­lo­gías cu­tá­neas em­peo­ra. Es el ca­so de las “der­ma­ti­tis en sus va­ria­das pre­sen­ta­cio­nes, la Pso­ria­sis y el Ac­né. Ade­más, hay pro­ble­mas que sur­gen es­pe­cí­fi­ca­men­te en in­vierno, co­mo son el Eri­te­ma Per­nio (co­no­ci­do co­mo sa­ba­ño­nes) y la xe­ro­sis (se­que­dad) se­ve­ra con fi­su­ra­ción de ma­nos, muy pro­pia de la po­bla­ción in­fan­to-juvenil de nues­tro país”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta.

Pa­ra cui­dar la piel en es­tos días fríos, el der­ma­tó­lo­go USS, en­tre­ga prác­ti­cas re­co­men­da­cio­nes:

• Pro­te­ger­se con ro­pa ade­cua­da, no des­cui­dar el uso de guan­tes y go­rro.

• Man­te­ner la hu­mec­ta­ción dia­ria de to­do el cuer­po, ideal­men­te des­pués de la du­cha con es­pe­cial én­fa­sis en la piel fa­cial, que usual­men­te que­da des­cu­bier­ta.

• En el ros­tro se pue­de ha­cer una do­ble pro­tec­ción cu­tá­nea, al usar cre­ma con pro­tec­tor so­lar, de tal mo­do de hu­mec­tar la piel y, a la vez, pro­te­ger­la de la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta.

• No ol­vi­dar que la in­ges­ta abun­dan­te de agua tie­ne mu­chas bon­da­des pa­ra la fi­sio­lo­gía cor­po­ral, pe­ro no co­la­bo­ra en ma­yor gra­do a la hi­dra­ta­ción de la piel, ya que és­ta de­be ha­cer­se por vía tó­pi­ca.

VÍAS RESPIRATORIAS

Ade­más de da­ños en la piel, el frío trae con­se­cuen­cias que pue­den des­en­ca­de­nar hi­per­reac­ti­vi­dad bron­quial, cri­sis obs­truc­ti­vas o en­fer­me­dad pul­mo­nar cró­ni­ca. Se­gún ex­pli­ca el mé­di­co bron­co­pul­mo­nar de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na y Cien­cia de USS, Jo­sé Luis Ve­lás­quez, “la com­bi­na­ción del frío, el fu­mar y la con­ta­mi­na­ción del ai­re au­men­tan mu­cho más las afec­cio­nes de la vía aé­rea al­ta, pu­dien­do pro­vo­car des­de ri­no­rrea (con­ges­tión na­sal) has­ta hi­per­reac­ti­vi­dad bron­quial y, con ello, más con­sul­tas de ur­gen­cia por cri­sis obs­truc­ti­vas”.

El bron­co­pul­mo­nar USS sos­tie­ne que la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, pe­ro en es­pe­cí­fi­co la in­tra­do­mi­ci­lia­ria con chi­me­neas o es­tu­fas va en di­rec­to per­jui­cio de la sa­lud del sis­te­ma res­pi­ra­to­rio. “La bio­ma­sa o la con­ta­mi­na­ción cau­sa­da por el hu­mo a le­ña y por las em­pre­sas, es ca­paz de pro­vo­car en­fer­me­da­des pul­mo­na­res cró­ni­cas. Se ha vis­to la apa­ri­ción de en­fi­se­ma pul­mo­nar y bronquitis cró­ni­cas en pa­cien­tes que es­tán muy ex­pues­tos a bio­ma­sa o con­ta­mi­na­ción am­bien­tal”, di­jo.

Por ello, in­sis­te en que se ne­ce­si­ta un ma­yor con­trol de las fuen­tes de ori­gen de la con­ta­mi­na­ción y, en lo que res­pec­ta al am­bien­te in­tra­do­mi­ci­lia­rio, evi­tar se­car ro­pa den­tro del ho­gar y ven­ti­lar dia­ria­men­te.

Pue­de pro­vo­car des­de der­ma­ti­tis se­ve­ras has­ta hi­per­reac­ti­vi­dad bron­quial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.