Una mi­ra­da, una son­ri­sa

Ellas (Chile) - - Alimentación - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bravo

De pron­to, allí pa­ra­do con su acor­deón, yo en­fo­can­do mi cá­ma­ra, por­que en reali­dad to­ca­ba “Ma­ra­vi­llo­so”, me mi­ró, son­rió, so­lo un se­gun­do son­rió a la cá­ma­ra y lo en­con­tré má­gi­co, son­rió con su ca­ra, sus ojos, su acor­deón bri­lló y se des­ta­có en­tre to­dos los mú­si­cos, en ese ins­tan­te des­cu­brí el po­der de una Mi­ra­da y de una Son­ri­sa, re­cor­dé la fra­se: “Los Ojos son las ven­ta­nas del al­ma y la Son­ri­sa la voz de nues­tro es­pí­ri­tu”. La son­ri­sa trans­mi­te siem­pre paz, se­gu­ri­dad, bue­na in­ten­ción, ama­bi­li­dad, apro­ba­ción, es una obra de ar­te, el que re­ci­be una son­ri­sa ha­ce un al­to en sus pen­sa­mien­tos, lo­gra res­pi­rar tran­qui­la, mi ca­ra de­vol­vió una expresión dul­ce de agra­de­ci­mien­to, lue­go lle­gué a mi ca­sa can­tan­do el “Un Go­rro de la­na…” muy son­rien­te y mis hi­jas reían al ver­me can­tan­do a pi­to de na­da, lla­mó por te­lé­fono el po­lo­lo de una de ellas mi hi­ja le can­tó el Go­rro de La­na, el po­lo­lo le pre­gun­to rien­do fuer­te que le pa­sa­ba y ella le con­tó to­da la ca­de­na de la his­to­ria de una son­ri­sa y él le di­jo que fue­ran el pró­xi­mo ve­rano a Chi­loé que le en­can­ta­ba la cultura Chi­lo­ta, mi otra hi­ja gri­tó ¡Si, Sí, llé­ven­me!!, y a las 12 de la no­che las tres reía­mos, la me­nor bai­la­ba vals chi­lo­te, la ma­yor ha­cía unos pa­sos de cue­ca chi­lo­ta y can­ta­ba EL Go­rro de La­na co­mo en ope­ra… un po­co lo­ca, un po­co sen­si­ble y re­fle­xi­va res­pec­to a la ma­gia de una Mi­ra­da y una Son­ri­sa y el efec­to mul­ti­pli­ca­dor cuan­do de­ri­va en ri­sa, cuan­do es es­pon­tá­nea, na­tu­ral, cuan­do es una son­ri­sa y una mi­ra­da po­si­ti­va, sin in­ten­cio­nes de na­da, pu­ra, lu­mi­no­sa pa­ra cual­quier ros­tro.

La mi­ra­da acom­pa­ña­da de una son­ri­sa es uni­ver­sal, se na­ce con ella, ha­ce que el ce­re­bro pro­duz­ca en­dor­fi­na y serotonina que nos pro­vee bie­nes­tar, nos car­ga de ener­gías po­si­ti­vas, oja­lá sa­lu­de­mos siem­pre con una son­ri­sa, oja­lá cuan­do ha­ga­mos ver los erro­res o la equi­vo­ca­ción de al­guien, la co­rrec­ción sea con una son­ri­sa, pro­po­ner­nos le­van­tar­nos con mú­si­ca y una son­ri­sa ha­ría­mos el día ideal, que no per­mi­ta­mos bo­rrar nues­tra son­ri­sa del ros­tro, una mi­ra­da, una son­ri­sa nos em­be­lle­ce, nos qui­ta años, nos re­cu­pe­ra de las pe­nas, de los due­los, sig­ni­fi­ca mu­cho pa­ra los se­res hu­mano, nos in­vi­ta a son­reír, a se­du­cir, el ser hu­mano que son­ríe es atrac­ti­vo, con una son­ri­sa en los la­bios pue­des dar­te per­mi­so pa­ra de­cir cual­quier co­sa, los su­fri­mien­tos y las ca­ren­cias se ha­cen más pe­que­ñas, una mi­ra­da acom­pa­ña­da de una son­ri­sa es co­mo un imán y la fi­lo­so­fía siem­pre pre­gun­ta:¿ cuál es la ra­zón de nues­tra vi­da? ¡SER

FE­LIZ!. En­ton­ces, es­tar ale­gre, son­reír es lo úni­co que nos de­be­ría im­por­tar real­men­te, con una ac­ti­tud po­si­ti­va se so­bre­lle­va me­jor el do­lor y las ca­ren­cias.

Gra­cias acor­deo­nis­ta por ha­cer­me re­fle­xio­nar y re­ci­bir una re­ce­ta pa­ra mi vi­da, “Con una son­ri­sa en los la­bios es la me­jor ma­ne­ra de vi­vir”. “Na­die es tan po­bre pa­ra no re­ga­lar una son­ri­sa, ni tan ri­co pa­ra no ne­ce­si­tar­la”. “El Sol, La Lu­na, El Mar, Con­ver­sar y una Son­ri­sa es lo gra­tis que nos que­da, Son­reír no pa­sa­rá nun­ca de mo­da”.

De­be­ría­mos so­me­ter­nos to­dos a un test res­pec­to a la ca­pa­ci­dad de ri­sa por­que sin du­da re­fle­ja la in­te­li­gen­cia. “Di­me có­mo ríes y te di­ré quién eres”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.