Cuí­da­te del ex­ce­so de sal

La Hi­per­ten­sión Ar­te­rial es una en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar que ha ido en au­men­to en nues­tro país. Te de­ta­lla­mos los sín­to­mas con los que se le re­la­cio­nan y los cam­bios de há­bi­tos ne­ce­sa­rios pa­ra pre­ve­nir su apa­ri­ción.

Ellas (Chile) - - Portada -

El es­ti­lo mo­derno de vi­da, ca­rac­te­ri­za­do por el se­den­ta­ris­mo, el es­trés y una die­ta al­ta en ali­men­tos pro­ce­sa­dos, es jus­ta­men­te la an­te­sa­la de la apa­ri­ción de la hi­per­ten­sión ar­te­rial, en­fer­me­dad cró­ni­ca que afec­ta al 27,6 % de los chi­le­nos y a un 10,6% de los jó­ve­nes en­tre 25 y 44 años. Una pa­to­lo­gía en la que los va­sos san­guí­neos tie­nen una pre­sión per­sis­ten­te­men­te al­ta, pu­dien­do pro­vo­car des­de an­gi­nas de pe­cho, has­ta in­far­to.

Sin em­bar­go, un pa­cien­te diag­nos­ti­ca­do que si­gue su tra­ta­mien­to (far­ma­co­ló­gi­co y no far­ma­co­ló­gi­co), pue­de man­te­ner los va­lo­res de pre­sión nor­mal, “lo que no de­be ser su­pe­rior a 130/80mm Hg, se­gún las re­co­men­da­cio­nes del Ame­ri­can Co­lle­ge of Car­dio­logy”, ex­pli­ca el do­cen­te de la ca­rre­ra de Me­di­ci­na de la U. San Se­bas­tián, Eduar­do Sa­las.

Pe­ro aque­llos que des­co­no­cen pa­de­cer­la, pue­den lle­gar a las ur­gen­cias con des­com­pen­sa­cio­nes o pre­sen­tan­do al­guno de los si­guien­tes sín­to­mas que enu­me­ra la aca­dé­mi­ca de en­fer­me­ría de la Fa­cul­tad de Cien­cias pa­ra el Cui­da­do de la Sa­lud de USS, Án­ge­les Solís de Ovan­do: Do­lor de pe­cho agu­do

Do­lor de ca­be­za in­ten­so, acom­pa­ña­do por con­fu­sión y vi­sión bo­rro­sa

Náu­seas y vó­mi­tos

An­sie­dad gra­ve Di­fi­cul­tad pa­ra re­pi­rar De pre­sen­tar esos sín­to­mas “lo más pro­ba­ble es que se en­cuen­tre fren­te a una cri­sis hi­per­ten­si­va, don­de las pre­sio­nes os­ci­lan so­bre 190/110 mmHg, lo que ne­ce­si­ta tra­ta­mien­to in­me­dia­to, ya que pue­de pro­vo­car un even­to car­dio­vas­cu­lar”, di­ce la en­fer­me­ra.

Pa­ra evi­tar aque­llo y aÚn cuan­do la hi­per­ten­sión ar­te­rial es con­si­de­ra­da una en­fer­me­dad si­len­cio­sa, hay sín­to­mas que aler­tan su apa­ri­ción, ex­pli­ca el mé­di­co Eduar­do Sa­las: Apa­ri­ción pro­gre­si­va en el tiem­po de do­lo­res de ca­be­za Pi­tos en el oí­do (tin­ni­tus),

Pun­tos lu­mi­no­sos en el cam­po vi­sual (fo­top­sias)

Hin­cha­zón o “re­ten­ción de lí­qui­do”, es­pe­cial­men­te en las pier­nas.

PRE­VE­NIR ES ME­JOR QUE CU­RAR

El aca­dé­mi­co de la ca­rre­ra de Nu­tri­ción y Dietética de USS, Ale­xis Me­di­na, re­cal­ca la im­por­tan­cia de rea­li­zar­se los che­queos pre­ven­ti­vos al me­nos una vez por año. Ex­pli­ca que en la Aten­ción Pri­ma­ria de Sa­lud se rea­li­za el exa­men de me­di­ci­na pre­ven­ti­va (EMPA), que se en­fo­ca en pes­qui­sar es­ta pa­to­lo­gía, ade­más de al­gu­nos fac­to­res de ries­go ta­les co­mo el ta­ba­quis­mo y con­su­mo pro­ble­má­ti­co de al­cohol.

A lo que aña­de que una ex­ce­len­te me­di­da de pre­ven­ción pa­ra evi­tar la apa­ri­ción de la hi­per­ten­sión es ter­mi­nar o dis­mi­nuir el con­su­mo de sal. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, re­co­mien­da pa­ra la po­bla­ción en ge­ne­ral, el con­su­mo al día de 5 gra­mos de sal por adul­to y una bue­na for­ma de con­tro­lar­lo es por­cio­nán­do­la en la ta­pa de un lá­piz BIC. Así ca­da ta­pa equi­val­dría a 1 gra­mo, pe­ro ¿có­mo de­jar su con­su­mo? Lo ex­po­ne el do­cen­te USS en sim­ples pa­sos: - Mu­chas per­so­nas agre­gan sal a los pla­tos de co­mi­da sin an­tes probarlos. Un muy buen con­se­jo pa­ra lo­grar re­du­cir su con­su­mo se­ría pro­bar la co­mi­da an­tes de echar­le sal al pla­to.

- Co­mer ma­yor can­ti­dad de ali­men­tos fres­cos, los cua­les tie­nen me­nos so­dio en su com­po­si­ción ori­gi­nal.

- Uti­li­zar es­pe­cias y hier­bas aro­má­ti­cas co­mo po­ten­cia­do­res del sa­bor. Re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el con­su­mo de ali­men­tos ela­bo­ra­dos, ya que con­tie­nen gran­des can­ti­da­des de so­dio de­bi­do a su pro­pie­dad de ha­cer per­du­rar los ali­men­tos en el tiem­po. El con­su­mo de sal en ex­ce­so es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con la apa­ri­ción de hi­per­ten­sión ar­te­rial, tam­bién ge­ne­ra una car­ga re­nal im­por­tan­te y ade­más se ha com­pro­ba­do en el úl­ti­mo tiem­po, di­ce Me­di­na, que su uti­li­za­ción en abun­dan­cia es­tá re­la­cio­na­do con la apa­ri­ción de cier­tos ti­pos de cán­cer, por ejem­plo el de es­tó­ma­go.

Los ni­ve­les idea­les de con­su­mo de so­dio de­ben man­te­ner­se en un má­xi­mo de 1.500 mi­li­gra­mos dia­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.