Res­fríos mal cui­da­dos pue­den cau­sar en­fer­me­da­des cró­ni­cas de la voz

La in­fla­ma­ción de las cuer­das vo­ca­les co­mo con­se­cuen­cia de un res­frío co­mún, pue­den des­en­ca­de­nar he­mo­rra­gias en las cuer­das vo­ca­les, pó­li­pos e in­clu­so la­rin­gi­tis cró­ni­ca.

Ellas (Chile) - - Salud -

Un in­vi­ta­do na­da de gra­to cuan­do el tiem­po es­tá ines­ta­ble o cuan­do em­pie­zan a ba­jar las tem­pe­ra­tu­ras es el res­frío. In­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias su­pe­rio­res que se ma­ni­fies­tan con sín­to­mas co­mo con­ges­tión na­sal o ro­ma­di­zo, do­lor al tra­gar, tos se­ca y otros, pe­ro sin tan­ta mo­les­tia ge­ne­ral.

En cam­bio, las in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias ba­jas co­mo sín­dro­mes bron­quia­les obs­truc­ti­vos en los ni­ños, las bron­qui­tis y neu­mo­nías en adul­tos - o los ca­sos más gra­ves de in­fluen­za - tie­nen sín­to­mas más se­ve­ros co­mo tos con fle­ma, do­lor en el pe­cho y al res­pi­rar y ma­les­ta­res co­mo do­lor mus­cu­lar, de­cai­mien­to y fie­bre.

En am­bos ca­sos, las cuer­das vo­ca­les su­fren im­pac­to. Se­gún ex­pli­ca Juan Car­los Gon­zá­lez, do­cen­te de Fo­noau­dio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián (USS), tan­to el frío co­mo el ca­lor pue­den afec­tar la voz da­do que és­ta se pro­du­ce en gran par­te por ac­ción mus­cu­lar. “En el ca­so del frío, el pa­so de ai­re he­la­do a tra­vés de la la­rin­ge, pro­vo­ca una con­trac­ción ini­cial de la mus­cu­la­tu­ra, se­gui­da lue­go de una re­la­ja­ción, lo que pue­de afec­tar la pro­duc­ción vocal. Igual­men­te tan­to el ai­re frío co­mo el ca­lien­te, irri­tan la mu­co­sa res­pi­ra­to­ria, pro­du­cien­do in­fla­ma­ción, lo que tam­bién im­pac­ta el desem­pe­ño vocal”.

En ese es­ce­na­rio, si al ai­re frío se su­man los vi­rus o en­fer­me­da­des co­mo las amig­da­li­tis y/o fa­rin­gi­tis se pue­den cau­sar le­sio­nes per­ma­nen­tes en las cuer­das vo­ca­les, se­gún ex­pli­ca Gon­zá­lez. “Al exis­tir in­fla­ma­ción, el te­ji­do re­ci­be más san­gre y los va­sos san­guí­neos y el te­ji­do de la cuer­da que­dan más pro­pen­sos a su­frir un rom­pi­mien­to de­bi­do a usos vo­ca­les inade­cua­dos, co­mo el gri­tar o can­tar, pro­vo­cán­do­se, por ejem­plo, he­mo­rra­gias de cuer­da vocal, pó­li­pos o la­rin­gi­tis cró­ni­ca”.

Y si bien una “sim­ple amig­da­li­tis” no de­bie­ra trans­for­mar­se en neu­mo­nía, ya que son gér­me­nes dis­tin­tos los que las pro­vo­can, su­ce­de que a ve­ces al te­ner una en­fer­me­dad de un ti­po, las de­fen­sas “ba­jan” y otro mi­cro­bio de otro ti­po se “apro­ve­cha del pá­ni­co” y so­bre­in­fec­ta a la per­so­na con una nue­va en­fer­me­dad ex­pli­ca Eduar­do Sa­las, mé­di­co y do­cen­te de la ca­rre­ra de Me­di­ci­na de la USS.

Por eso, el pro­fe­sio­nal re­cal­ca que “es im­por­tan­te es­tar aten­to a cuan­do al­go que per­ci­bi­mos co­mo un sim­ple res­frío em­pie­za a pre­sen­tar sín­to­mas de más in­ten­si­dad o de ma­les­tar ge­ne­ra­li­za­do, ya que pue­de sig­ni­fi­car que es­ta­mos an­te un cua­dro de ma­yor gra­ve­dad”. En cuan­to a la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des “in­ver­na­les” el mé­di­co men­cio­na que las in­fec­cio­nes al­tas son muy con­ta­gio­sas, por lo que hay que te­ner mu­cho cui­da­do en no pro­pa­gar la in­fec­ción me­dian­te el uso de me­di­das uni­ver­sa­les co­mo el la­va­do de mano, uso de mas­ca­ri­lla y ta­par­se la bo­ca al to­ser. En ca­so de in­fec­cio­nes bron­qui­laes y/o pul­mo­na­res, a lo an­te­rior­men­te des­cri­to, hay que agre­gar un én­fa­sis en la con­sul­ta tem­pra­na, pa­ra de es­ta ma­ne­ra ob­te­ner un diag­nós­ti­co pre­coz y un tra­ta­mien­to opor­tuno que dis­mi­nu­ya la probabilidad de com­pli­ca­cio­nes.

La con­sul­ta mé­di­ca tem­pra­na jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal pa­ra evi­tar com­pli­ca­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.