Com­pues­to ac­ti­vo del oré­gano po­dría ser usa­do en fer­ti­li­za­ción asis­ti­da

Aca­dé­mi­cos de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le avan­zan en la va­li­da­ción cien­tí­fi­ca de las pro­pie­da­des de di­ver­sas plan­tas.

Ellas (Chile) - - Salud -

Mu­chos cien­tí­fi­cos son crí­ti­cos al mo­men­to de va­li­dar o no la efec­ti­vi­dad de tra­ta­mien­tos de sa­lud al­ter­na­ti­vos, co­mo son la ho­meo­pa­tía y otras, pe­ro hoy los in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le (UCM) es­tán desa­rro­llan­do in­tere­san­tes es­tu­dios de la­bo­ra­to­rio que han per­mi­ti­do, por ejem­plo, com­pro­bar que el car­va­crol -com­pues­to de­ri­va­do del oré­gano- pre­sen­ta una vía es­pe­cí­fi­ca pa­ra fa­ci­li­tar la fer­ti­li­za­ción in vi­tro en roe­do­res. Di­chos aná­li­sis desa­rro­lla­dos por la doc­to­ra In­grid Car­va­cho, de la Fa­cul­tad de Cien­cias Bá­si­cas de la UCM, son me­dian­te la uti­li­za­ción de elec­tro­fi­sio­lo­gía, téc­ni­ca cien­tí­fi­ca que per­mi­te ca­rac­te­ri­zar y es­tu­diar el flu­jo de io­nes que pa­sa a tra­vés de unas pro­teí­nas lla­ma­das ca­na­les de io­nes. “Es­tas se en­cuen­tran en la mem­bra­na plas­má­ti­ca de to­das las cé­lu­las. La elec­tro­fi­sio­lo­gía es una téc­ni­ca muy sen­si­ble que mi­de car­gas eléc­tri­cas mo­vién­do­se a tra­vés de la mem­bra­na. De es­ta ma­ne­ra es po­si­ble re­gis­trar co­rrien­tes del or­den de los nano am­pe­rios (10-9 Am­pe­rios) que co­rres­pon­den a io­nes pa­san­do a tra­vés de ca­na­les”, ex­pli­có.

Es así co­mo mi­dien­do es­tas pe­que­ñas co­rrien­tes uno pue­de es­ta­ble­cer la fun­ción de un de­ter­mi­na­do ca­nal an­tes y des­pués de apli­car un de­ter­mi­na­do pro­duc­to de­ri­va­do de las plan­tas. ”Es un pro­ce­so fí­si­co más que bio­ló­gi­co”, pun­tua­li­zó la in­ves­ti­ga­do­ra. “El con­tar con un de­ter­mi­na­do com­pues­to que mo­di­fi­que la fun­ción de un ca­nal po­dría ló­gi­ca­men­te sig­ni­fi­car la di­fe­ren­cia en­tre una cé­lu­la que fun­cio­na ‘bien’ y otra que pre­sen­ta una fun­ción de­fi­cien­te” afir­mó la doc­to­ra Car­va­cho. Va­li­da­ción cien­tí­fi­ca “Cuan­do uno bus­ca el sig­ni­fi­ca­do de la ho­meo­pa­tía por ejem­plo, es co­mo que a al­gu­na per­so­na se le ocu­rrió que las plan­tas tie­nen un ‘po­der’ cu­ra­ti­vo, pe­ro no exis­te una ba­se cien­tí­fi­ca que co­rro­bo­re lo afir­ma­do en la creen­cia po­pu­lar”, in­di­có la cien­tí­fi­ca de la UCM, agre­gan­do que “Des­de la cien­cia so­mos crí­ti­cos. Lo que pa­sa es que cuan­do le apli­co un de­ter­mi­na­do de­ri­va­do de las plan­tas se ac­ti­va una de­ter­mi­na­da vía que ocu­pa tal pro­teí­na y esa pro­teí­na fun­cio­na bien o mal, pe­ro si tú me di­ces que le ha­ce bien, esa cues­tión po­dría so­lo ser efec­to pla­ce­bo, en­ton­ces no es la idea. Nues­tro tra­ba­jo se­ría una ver­sión se­ria y cien­tí­fi­ca de la ho­meo­pa­tía”, afir­mó. En el ca­so del oré­gano, ex­pli­có la doc­to­ra en bio­lo­gía ce­lu­lar y mo­le­cu­lar, se de­mos­tró que, si efec­ti­va­men­te uno po­ne el prin­ci­pio ac­ti­vo del oré­gano, car­va­crol, en un ovo­ci­to de ra­tón, se pro­mue­ve que es­te en­tre en di­vi­sión ce­lu­lar co­mo si es­tu­vie­ra fer­ti­li­za­do. “Es­to es im­por­tan­te, por­que mu­chas ve­ces pa­ra los hu­ma­nos es di­fí­cil que la fe­cun­da­ción ocu­rra y a pe­sar del uso de técnicas de fe­cun­da­ción in vi­tro o asis­ti­da, la fe­cun­da­ción no su­ce­de. Si exis­tie­ra un ac­ti­va­dor de esos ca­na­les yo po­dría fa­vo­re­cer que es­to su­ce­die­ra”, ase­ve­ró.

Es­tos re­sul­ta­dos son pre­li­mi­na­res, aco­tó, sien­do el ac­tual in­te­rés en­ten­der los prin­ci­pios bá­si­cos de la fer­ti­li­za­ción, pa­ra por ejem­plo ayu­dar en di­fe­ren­tes cam­pos co­mo es la pro­duc­ción ani­mal. “No ne­ce­sa­ria­men­te cuan­do un es­per­mio fer­ti­li­za al óvu­lo se pro­du­ce in­me­dia­ta­men­te el desa­rro­llo em­brio­na­rio, mu­chas ve­ces se de­be ayu­dar pa­ra que ese pro­ce­so su­ce­da, es­pe­cial­men­te cuan­do es­te pro­ce­so se lle­va a ca­bo en un la­bo­ra­to­rio, co­mo es el ca­so de la fer­ti­li­za­ción in vi­tro. Por ejem­plo, si uno qui­sie­ra pre­ser­var una de­ter­mi­na­da es­pe­cie de va­ca po­de­mos te­ner es­te ovo­ci­to de va­ca, fer­ti­li­zar­lo in vi­tro y ase­gu­rar­me que esa fer­ti­li­za­ción fue efec­ti­va po­nien­do el com­pues­to adi­cio­nal que de­je en­trar cal­cio al ovo­ci­to pa­ra lue­go de di­vi­di­do sea im­plan­ta­do en la va­ca, per­mi­tien­do te­ner un ti­po de­ter­mi­na­do de va­ca le­che­ra por ejem­plo”, ex­pli­có la in­ves­ti­ga­do­ra. Tam­bién es po­si­ble pen­sar en un uso en la pre­ser­va­ción de es­pe­cies en ex­tin­ción. “Efec­ti­va­men­te pa­ra que se pro­duz­ca la fer­ti­li­za­ción ten­go que te­ner cal­cio en el ovo­ci­to, el cual pue­de ve­nir des­de el me­dio ex­tra­ce­lu­lar y los ca­na­les con los que yo tra­ba­jo y que son ac­ti­va­dos por el oré­gano, ha­cen esa la­bor, de­jan pa­sar el cal­cio en el ovo­ci­to”, in­di­có la Dra. Car­va­cho. “Mi re­cien­te vi­si­ta a Bra­sil co­mo in­vi­ta­da al con­gre­so de la so­cie­dad re­gio­nal de bio­fí­si­ca en Te­re­si­na, abrió puer­tas pa­ra co­la­bo­ra­ción con gru­pos que tra­ba­jan con com­pues­tos de­ri­va­dos de plan­tas y que pue­den te­ner un efec­to en ca­na­les de io­nes”, fi­na­li­zó la doc­to­ra.

El oré­gano es más que una hier­ba ca­paz de dar­le buen sa­bor a tus pla­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.