Ti­roi­des de Has­hi­mo­to: Qué es, sín­to­mas y tra­ta­mien­tos

Las per­so­nas con ma­yor ries­go a pa­de­cer es­ta en­fer­me­dad son aque­llos que ya tie­nen otros tras­tor­nos del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio

Ellas (Chile) - - Portada - Fuen­te: En­fe­me­nino.

La ti­roi­des de Has­hi­mo­to es una en­fer­me­dad au­to­in­mu­ne, tam­bién co­no­ci­da co­mo ti­roi­des lin­fo­cí­ti­ca. El sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio de las per­so­nas que pa­de­cen este tras­torno, en lu­gar de ata­car a las sus­tan­cias pe­li­gro­sas aje­nas al cuer­po, co­mo vi­rus y bac­te­rias, ac­túa in­co­rrec­ta­men­te contra la ti­roi­des, pro­vo­ca in­fla­ma­ción y, co­mo con­se­cuen­cia, un mal fun­cio­na­mien­to. Los lin­fo­ci­tos, es de­cir, los gló­bu­los blan­cos en la san­gre, ter­mi­nan acu­mu­lán­do­se en la ti­roi­des pro­du­cien­do an­ti­cuer­pos co­mo si hu­bie­ra un enemi­go que de­rro­tar. La pri­me­ra con­se­cuen­cia, por lo tan­to, es que la ti­roi­des co­mien­za a fun­cio­nar de for­ma re­du­ci­da, lo que se co­no­ce co­mo hi­po­ti­roi­dis­mo: en este ca­so, la ti­roi­des no pro­du­ce una can­ti­dad de hor­mo­na ti­roi­dea su­fi­cien­te pa­ra el cuer­po, que es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­ria pa­ra re­gu­lar el me­ta­bo­lis­mo. El hi­po­ti­roi­dis­mo pro­du­ci­do por la ti­roi­des de Has­hi­mo­to pro­vo­ca que el fun­cio­na­mien­to de nues­tro cuer­po se ra­len­ti­ce.

¿CUÁ­LES SON SUS CAU­SAS?

La ti­roi­des de Has­hi­mo­to tiende a ser he­re­di­ta­ria: Es bas­tan­te más pro­ba­ble que se su­fra si ya hay ca­sos en la fa­mi­lia, in­clu­so si los mé­di­cos aún no han iden­ti­fi­ca­do el gen res­pon­sa­ble del pro­ble­ma. Tam­bién se es­tá in­ves­ti­gan­do so­bre otras po­si­bles cau­sas re­la­cio­na­das con los fac­to­res am­bien­ta­les o los há­bi­tos ali­men­ti­cios, ya que, por ejem­plo, si pa­de­ces la ti­roi­des de Has­hi­mo­to tie­nes que te­ner cui­da­do con el al­to con­su­mo de yo­do.

Las per­so­nas con ma­yor ries­go a pa­de­cer es­ta en­fer­me­dad son aque­llos que ya tie­nen otros tras­tor­nos del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. En ge­ne­ral, los pa­cien­tes de ti­roi­des Has­hi­mo­to sue­len ser mu­je­res de en­tre 30 y 50 años de edad, aun­que tam­bién se dan ca­sos en­tre gen­te más jo­ven. Ade­más, las per­so­nas que su­fren el tras­torno tam­bién po­drían te­ner más ries­go de desa­rro­llar otro ti­po de en­fer­me­da­des del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, co­mo la dia­be­tes ti­po 1, la ar­tri­tis reuma­toi­de, la anemia per­ni­cio­sa, he­pa­ti­tis o la en­fer­me­dad ce­lia­ca.

SÍN­TO­MAS Y CON­SE­CUEN­CIAS

Exis­ten dis­tin­tos sín­to­mas de la ti­roi­des de Has­hi­mo­to, sin em­bar­go, el más co­mún es el que co­no­ce­mos co­mo “bo­cio”: con­sis­ten en la am­plia­ción de la ti­roi­des, que ori­gi­na un au­men­to del ta­ma­ño de la par­te fron­tal o pos­te­rior del cue­llo. Por lo ge­ne­ral, el bo­cio apa­re­ce cuan­do la en­fer­me­dad ya se en­cuen­tra en una eta­pa avan­za­da y pue­de lle­var a per­ci­bir molestias en la gar­gan­ta. La pri­me­ra con­se­cuen­cia de la ti­roi­des de Has­hi­mo­to es, co­mo he­mos ex­pli­ca­do, el hi­po­ti­roi­dis­mo, que no siem­pre tie­ne que es­tar pre­sen­te. Tam­bién pue­de su­ce­der que una per­so­na no lo desa­rro­lle en ab­so­lu­to o, por el con­tra­rio, lo desa­rro­lle de for­ma li­ge­ra y sin nin­gún ti­po de sín­to­ma. Sin em­bar­go, en los ca­sos más fre­cuen­tes, el hi­po­ti­roi­dis­mo pue­de con­du­cir a nu­me­ro­sos sín­to­mas que van des­de el au­men­to de pe­so, una sen­sa­ción ge­ne­ra­li­za­da de can­san­cio, es­tre­ñi­mien­to, do­lor de ar­ti­cu­la­cio­nes y múscu­los has­ta pro­ble­mas in­tes­ti­na­les, tras­tor­nos mens­trua­les (flu­jos abun­dan­tes o irre­gu­la­res) e, in­clu­so, la di­fi­cul­tad de que­dar­se em­ba­ra­za­da, pro­ble­mas de me­mo­ria, de­pre­sión o dis­mi­nu­ción del rit­mo car­dia­co, en­tre otros sín­to­mas.

CÓ­MO DIAGNOSTICAR EL TRAS­TORNO

Lo pri­me­ro que se de­be ha­cer pa­ra diagnosticar la ti­roi­des Has­hi­mo­to es acu­dir al mé­di­co y so­li­ci­tar que te ha­ga una re­vi­sión en el cue­llo, con el fin de de­tec­tar la pre­sen­cia de bo­cio o hin­cha­zón en el área del cue­llo. En este pun­to, se­rá ne­ce­sa­rio pro­ce­der con un aná­li­sis de san­gre pa­ra de­ter­mi­nar la pre­sen­cia de hi­po­ti­roi­dis­mo y con­fir­mar el diag­nós­ti­co.

Otras prue­bas que pue­de pres­cri­bir el mé­di­co son la eco­gra­fía (que po­dría de­tec­tar una apa­rien­cia atí­pi­ca de la ti­roi­des in­fla­ma­da) y la TAC, útil pa­ra re­sal­tar la ex­ten­sión de la hin­cha­zón y los po­si­bles efec­tos en los ór­ga­nos cir­cun­dan­tes.

TRA­TA­MIEN­TO RE­CO­MEN­DA­DO

La ti­roi­des de Has­hi­mo­to se tra­ta con la ti­ro­xi­na sin­té­ti­ca, o la sín­te­sis de T4, ca­paz de pro­por­cio­nar al pa­cien­te la can­ti­dad ne­ce­sa­ria de hor­mo­na ti­roi­dea, que de­be to­mar­se dia­ria­men­te. Hay va­rios me­di­ca­men­tos en el mer­ca­do y to­dos re­quie­ren re­ce­ta mé­di­ca y re­cuer­da que siem­pre de­bes con­fiar en un es­pe­cia­lis­ta pa­ra que pue­da tra­tar tu ca­so con­cre­to. Los que su­fren este tras­torno de­ben sa­ber que hay que lle­var un con­trol ri­gu­ro­so del ta­ma­ño del bo­cio y de las do­sis ne­ce­sa­rias de ti­ro­xi­na sin­té­ti­ca, ba­sa­da en el va­lor de la TSH que se de­be con­tro­lar con aná­li­sis de san­gre pe­rió­di­cos.

QUÉ CO­MER Y QUÉ NO CO­MER

Pa­ra quie­nes su­fren es­ta en­fer­me­dad se re­co­mien­da se­guir una die­ta va­ria­da y equi­li­bra­da. En es­ta ali­men­ta­ción se re­co­mien­da el con­su­mo de ali­men­tos ri­cos en ome­ga-3, co­mo pes­ca­do y fru­tas y ver­du­ras de tem­po­ra­da, pre­fe­ri­ble­men­te de ori­gen bio­ló­gi­co. Aun­que, hay que te­ner cui­da­do con ver­du­ras co­mo el re­po­llo o el bró­co­li, ya que pue­de ra­len­ti­zar el me­ta­bo­lis­mo del yo­do cuan­do se co­men cru­das. Tam­bién es acon­se­ja­ble el con­su­mo mo­de­ra­do de ali­men­tos co­mo na­bos, rá­ba­nos, es­pi­na­cas, so­ya; y en­tre las fru­tas, fru­ti­llas y du­raz­nos.

En cam­bio, si se re­co­mien­da el con­su­mo de acei­te de oli­va ex­tra vir­gen, jen­gi­bre, cúr­cu­ma y ali­men­tos in­te­gra­les, ri­cos en vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. Tam­bién se re­co­mien­dan to­dos los ali­men­tos an­ti­oxi­dan­tes, co­mo fru­tos se­cos. Fi­nal­men­te, se re­co­mien­da evi­tar to­dos los ali­men­tos con un al­to ín­di­ce de azú­ca­res sim­ples o gra­sas sa­tu­ra­das de ori­gen ani­mal (car­nes, pro­duc­tos lác­teos y li­mi­tar la in­ges­ta de glu­ten).

El bo­cio es uno de los sín­to­mas del tras­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.