¡Apues­to que no eres ca­paz!

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

De­be­mos sa­ber­lo y ad­ver­tir­les a nues­tros hi­jos que cuan­do al­guien quie­re con­se­guir al­go del otro, su­fi­cien­te con plan­tear­lo al re­vés: ¡Apues­to que no te atre­ves! Es co­mo el desafío pa­ra con­se­guir el ob­je­ti­vo y mo­ver­nos a la vo­lun­tad de ex­tra­ños con tan so­lo esa fra­se, su­ge­rir lo con­tra­rio, eso nos mues­tra co­mo per­so­nas le­sas o inocen­tes, a mer­ced del ma­ni­pu­la­dor, “su­ge­rir lo que no quie­res pa­ra ob­te­ner exac­ta­men­te lo que si quie­res”.

Es co­mo una ley so­cial, es co­mo dár­se­las de re­bel­de, es có­mo ser por­fia­do y al fi­nal es­tás sien­do igual ma­ni­pu­la­do. Eli­ges lo con­tra­rio a lo plan­tea­do, eso sig­ni­fi­ca que “eres to­tal­men­te in­de­pen­dien­te”, “na­die te su­gie­re, ni te man­da”, “tú eli­ges la op­ción”, pe­ro es­tás fren­te a al­guien que te in­du­ce a lle­var esa con­tra­ria pa­ra ob­te­ner su be­ne­fi­cio. Es­to da muy buen re­sul­ta­do en el co­mer­cio y la pu­bli­ci­dad, pe­ro se ha lle­va­do a to­da la so­cie­dad, cons­tru­yen­do o des­tru­yen­do re­la­cio­nes de pa­re­ja, a ma­ni­pu­la­ción de hi­jos, pa­dres, co­le­gas, sub­al­ter­nos y je­fa­tu­ras. “Pue­des ele­gir uno de es­tos ob­je­tos, me­nos ese que es­tá allí”, y nues­tra men­te se fi­ja jus­ta­men­te en ese, es lo prohi­bi­do que pro­vo­ca esa ten­ta­ción. “No leas ese men­sa­je”, “so­lo pa­ra mu­je­res”, “no en­trar” ... To­do eso nos pro­vo­ca un desafío a atre­ver­se.

Si un je­fe, au­to­ri­dad o ley prohí­be al­go, pro­vo­ca lo con­tra­rio, de­seos de que­bran­tar lo im­pues­to co­mo or­den, “he­cha la ley, he­cha la ma­ña”; si una per­so­na te di­ce: “apues­to que no eres ca­paz de ha­cer­lo, de­cir­lo, ter­mi­nar o pe­dir es­to o lo otro”. El desafío es más ten­ta­dor pa­ra sen­tir­se en una mal lla­ma­da “li­ber­tad” de de­ci­sión; al pe­dir al­go, en tér­mi­nos de mar­ke­ting, es más efec­ti­vo desafiar a ha­cer­lo di­rec­ta­men­te, es más efec­ti­vo desafiar en for­ma enér­gi­ca, la ame­na­za fuer­te es más efec­ti­va pa­ra lle­var a otra per­so­na a ha­cer lo que yo quie­ro, pa­ra lo­grar lo que “yo quie­ro lo­grar”. An­te per­so­nas desafian­tes que in­ten­tan ese ti­po de ma­ni­pu­la­ción, so­lo nos que­da dar la es­pal­da o ha­cer y de­cir lo que real­men­te que­ra­mos de ver­dad, no por­que es­te­mos fren­te a desafíos va­mos a lle­var esa con­tra­ria, si so­mos adul­tos no po­de­mos so­me­ter­nos o ser ob­je­to de desafíos.

No es­ta­mos fren­te a la téc­ni­ca si­co­ló­gi­ca pro­fe­sio­nal pa­ra Mar­ke­ting pu­bli­ci­ta­rio, sino en la for­ma ter­gi­ver­sa­da de uti­li­za­ción pa­ra ma­ni­pu­lar a las per­so­nas, es una del­ga­da lí­nea la que se tras­pa­sa con ese mar­ke­ting, los ni­ños apren­den y no­so­tros los ma­yo­res so­mos cons­cien­tes que es una bue­na y ten­ta­do­ra for­ma de do­mi­nio y ma­ni­pu­la­ción, ya sea co­mo ju­gan­do, co­mo en bro­ma, co­mo apues­ta, pe­ro ma­ni­pu­la­ción al fin.

¿A que no te atre­ves a res­pon­der­me?, ¿no me vas a in­vi­tar a pa­sar?, ¡no leas la fra­se si­guien­te!, ¡la si­guien­te pá­gi­na es res­trin­gi­da pa­ra mu­je­res!, ¿es­tás se­gu­ra qué quie­res ha­cer­lo?...

Aven­tu­ra, cu­rio­si­dad, ten­ta­ción, desafío, ofer­tas, re­bel­día, li­ber­tad, pro­vo­ca­ción. ¡Ojo!, la si­co­lo­gía in­ver­sa es pe­li­gro­sa por­que es tan ob­via, mu­chas ve­ces se pier­de, se de­ja ver a una per­so­na bá­si­ca e in­fan­til si ha­ce de es­ta es­tra­te­gia una for­ma de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.