Quie­nes de­ci­den no va­cu­nar­se son res­pon­sa­bles del con­ta­gio de otras per­so­nas

Es­to lo con­clu­yó do­cen­te de la UCM to­man­do co­mo ba­se el mo­de­lo ma­te­má­ti­co SIR clá­si­co y frac­cio­na­do la po­bla­ción en tres gru­pos

Ellas (Chile) - - Salud -

Con la idea de re­ba­tir­le a co­rrien­tes que hoy pu­bli­can ar­tícu­los so­bre los po­si­bles pe­li­gros que po­drían te­ner las va­cu­nas, el di­rec­tor el Doc­to­ra­do en Mo­de­la­mien­to Ma­te­má­ti­co Apli­ca­do de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le, Dr. Fer­nan­do Córdova, desa­rro­lló una in­ves­ti­ga­ción en el que a tra­vés de ci­fras dio cuen­ta de lo re­le­van­te que es la for­ma­ción de an­ti­cuer­pos pa­ra evi­tar que se pro­pa­gue al­gu­na pa­to­lo­gía. “El mo­de­la­mien­to que reali­cé fue pen­sa­do en una en­fer­me­dad de rá­pi­da pro­pa­ga­ción, co­mo la in­fluen­za, por ejem­plo, don­de la va­cu­na de un pe­rio­do no te da in­mu­ni­dad pa­ra el si­guien­te”, co­men­zó re­la­tan­do el aca­dé­mi­co de la UCM, al ex­pli­car su in­ves­ti­ga­ción que fue acep­ta­da en im­por­tan­te re­vis­ta bio­mé­di­ca na­cio­nal. “Qui­se mo­de­lar un ca­so hí­per sim­pli­fi­ca­do, de­jan­do co­mo va­ria­bles la fe­cha de ino­cu­la­ción y el por­cen­ta­je de la po­bla­ción a va­cu­nar, pa­ra ex­pli­car de ma­ne­ra sen­ci­lla los efec­tos que tie­ne el no va­cu­nar­se”, con­ti­nuó el Dr. Fer­nan­do Córdova, agre­gan­do lue­go que “el ob­je­ti­vo era de­ter­mi­nar la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial in­di­vi­dual de la po­bla­ción al ac­to de no va­cu­nar­se, res­pon­dien­do la pre­gun­ta de có­mo ha­cer una re­pre­sen­ta­ción ma­te­má­ti­ca, grá­fi­ca y de for­mu­la­ción sim­ple, pa­ra que la gen­te com­pren­da por qué de­be va­cu­nar­se y có­mo su de­ci­sión afec­ta a los de­más”, pun­tua­li­zó.

MO­DE­LO MA­TE­MÁ­TI­CO

To­man­do co­mo ba­se el mo­de­lo ma­te­má­ti­co SIR clá­si­co, el aca­dé­mi­co UCM frac­cio­nó a la po­bla­ción en tres gru­pos: los fac­ti­bles de in­fec­tar­se, los que es­tán in­fec­ta­dos (e in­fec­tan) y quie­nes ya sa­len de la en­fer­me­dad por re­cu­pe­ra­ción o por­que es­tán va­cu­na­dos. Lue­go in­cor­po­ra a este mo­de­lo va­cu­na­ción co­mo pul­so a cier­to por­cen­ta­je de la po­bla­ción sus­cep­ti­ble, pa­ra fi­nal­men­te in­tro­du­cir un ín­di­ce de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial in­di­vi­dual. “El cru­ce en­tre sus­cep­ti­bles e in­fec­ta­dos ha­ce que el gru­po sus­cep­ti­ble dis­mi­nu­ya y au­men­te el gru­po in­fec­cio­so, el que lue­go tam­bién ba­ja en nú­me­ro por re­cu­pe­ra­ción. Ese mo­de­lo di­fe­ren­cial ba­se si lo re­pre­sen­ta­mos en un grá­fi­co, de­mues­tra que el gru­po de sus­cep­ti­bles siem­pre ba­jan, los re­cu­pe­ra­dos tie­nen de­ri­va­da po­si­ti­va, por­que suben, mien­tras que el gru­po in­fec­cio­so ha­ce una on­da cuan­do la ta­sa de con­ta­gio es ma­yor que la ta­sa de re­cu­pe­ra­ción, que es lo que co­mún­men­te se da con las in­fluen­zas”, sos­tu­vo. Por ello es que, tras rea­li­zar los cálcu­los ma­te­má­ti­cos, el aca­dé­mi­co UCM lle­gó a la si­guien­te con­clu­sión. “Des­de que me va­cuno, en una po­si­ble ca­de­na de con­ta­gio fu­tu­ra des­de mí, evi­to que se in­fec­ten más per­so­nas ade­más de mí mis­mo, por lo tan­to, cuan­do de­ci­do no va­cu­nar­me, en las con­di­cio­nes cal­cu­la­das, es­toy op­tan­do por la po­si­bi­li­dad de in­fec­tar a otros, en un nú­me­ro que de­pen­de del ins­tan­te de va­cu­na des­de la lle­ga­da de la in­fec­ción, el por­cen­ta­je va­cu­na­do y la vi­ru­len­cia del pa­tó­geno en las con­di­cio­nes cul­tu­ra­les y am­bien­ta­les de la po­bla­ción”, ex­pli­có, agre­gan­do que “va­cu­nan­do, en for­ma efec­ti­va, al 5% de la po­bla­ción en­tre el quin­to y el dé­ci­mo día de la apa­ri­ción, por va­cu­na­do se evi­tan 2,5 nue­vos con­ta­gios, el que se va­cu­na y otros 1,5 ca­sos. Es­to, si tem­pra­na­men­te en la po­bla­ción dos in­fec­cio­sos tie­nen el po­ten­cial de con­ta­giar a tres per­so­nas sus­cep­ti­bles”, ejem­pli­fi­có.

Con esas con­clu­sio­nes el Dr. Fer­nan­do Córdova re­fle­xio­na so­bre el rol que jue­gan las au­to­ri­da­des, com­pren­dien­do que el no va­cu­nar­se, im­pli­ca que, por es­ta­dís­ti­cas ma­te­má­ti­cas, es­ta­ré con­ta­gian­do a otras per­so­nas. “Me pre­gun­to has­ta dón­de lle­ga el de­re­cho in­di­vi­dual en com­pa­ra­ción al de­re­cho so­cial, por­que en la de­ci­sión per­so­nal de no va­cu­nar­se, se­gu­ra­men­te no se es­tá con­si­de­ran­do, que ser afec­ta­do, con­ta­gia­ré a otras per­so­nas, por ello me ha­ce sen­ti­do que el es­ta­do ten­ga la po­tes­tad de exi­gir que la gen­te se va­cu­ne, por­que no pa­sa por el de­re­cho pro­pio, sino que tam­bién por el de­re­cho de otros”, con­clu­yó el di­rec­tor del Pro­gra­ma de Doc­to­ra­do de Mo­de­la­mien­to Ma­te­má­ti­co Apli­ca­do que im­par­te la UCM.

Va­cu­nan­do, en for­ma efec­ti­va, al 5% de la po­bla­ción se evi­tan 2,5 nue­vos con­ta­gios, el que se va­cu­na y otros 1,5 ca­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.