¿Có­mo evi­tar tras­tor­nos de ape­go en­tre ma­dres e hi­jos?

Ellas (Chile) - - Sicología -

Cuan­do se acer­ca el mo­men­to de con­ver­tir­se en ma­dre, el sue­ño pla­tó­ni­co del ape­go se ha­ce más pal­pa­ble. Que­rer es­tar “pe­ga­di­tos”, aten­der lo me­jor po­si­ble las ne­ce­si­da­des del ni­ño, sen­tir­se lle­na de amor y ener­gía, son par­te de ese sue­ño idí­li­co que no siem­pre se cum­ple.

Si bien el com­por­ta­mien­to del ape­go se­gún la teo­ría es una ne­ce­si­dad fun­da­men­tal de la esen­cia bio­ló­gi­ca, emo­cio­nal y so­cial, de­ter­mi­nan­te pa­ra el con­tac­to, la pro­tec­ción y la re­gu­la­ción en mo­men­tos don­de pre­do­mi­na el es­trés, és­te no siem­pre se lle­va a la prác­ti­ca.

Se­gún ex­pli­ca el equi­po do­cen­te de la ca­rre­ra de Obs­te­tri­cia de la U. San Se­bas­tián, pa­ra lo­grar lo que pro­po­ne la teo­ría, se de­be co­men­zar a tra­ba­jar en el pro­ce­so de ges­ta­ción “pro­mo­vien­do y fa­ci­li­tan­do la vin­cu­la­ción in­tra­ute­ri­na, la que se­gui­rá nu­trién­do­se en el puer­pe­rio y el res­to de la vi­da, por lo tan­to, el cui­da­do de la sa­lud men­tal de la ma­dre o fi­gu­ra de ape­go es fun­da­men­tal”.

Es­to úl­ti­mo ad­quie­re es­pe­cial re­le­van­cia con­si­de­ran­do que el post­par­to es un pe­rio­do de gran sus­cep­ti­bi­li­dad pa­ra la re­cien­te ma­má, es­to de­bi­do a al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les, pe­ro tam­bién a las nue­vas de­man­das, por ejem­plo, lo que sig­ni­fi­ca el cui­da­do a tiem­po com­ple­to de un re­cién na­ci­do y otros fac­to­res psi­co­so­cia­les que es­tán tam­bién in­vo­lu­cra­dos ex­pli­ca la psi­quia­tra de la ca­rre­ra de Me­di­ci­na de la U. San Se­bas­tián, Ve­ró­ni­ca Ma­tu­ra­na. “Exis­te un pe­rio­do post par­to que se llama “baby blue”, que son más o me­nos los pri­me­ros 10 días post par­to en que pue­de au­men­tar es­ta an­gus­tia e irri­ta­bi­li­dad y eso, en ge­ne­ral, en psi­quia­tría lo con­si­de­ra­mos “nor­mal”. Cuan­do es­tos sín­to­mas per­du­ran en el tiem­po, es ne­ce­sa­rio es­tar aler­tas de una po­si­ble de­pre­sión post par­to, por­que és­ta al­te­ra el víncu­lo con el be­bé de di­ver­sas ma­ne­ras y pue­de ge­ne­rar al­te­ra­ción en el ape­go. Ahí hay que con­sul­tar con un es­pe­cia­lis­ta en sa­lud men­tal”, ex­pli­ca la aca­dé­mi­ca de psi­quia­tría de USS.

La ex­per­ta re­co­no­ce que cues­ta pe­dir ayu­da ya que el rol so­cial “no nos per­mi­te sen­tir­nos mal co­mo ma­dre y es­to tran­ca o di­fi­cul­ta una aten­ción ade­cua­da cuan­do es ne­ce­sa­ria”. A lo que aña­de que en paí­ses don­de no exis­te de­pre­sión post­par­to se de­be a que se da un im­por­tan­te apo­yo so­cial y fa­mi­liar. “Pa­ra que la ma­dre pue­da ma­ter­nar

es ne­ce- sa­rio re­des de apo­yo, es ne­ce­sa­ria la tri­bu, ya sea de mu­je­res, ami­gos, fa­mi­lia. Ne­ce­si­ta­mos que nos cui­den pa­ra po­der cui­dar, ne­ce­si­ta­mos apo­yo de ma­nos ami­gas”, ex­pli­có la es­pe­cia­lis­ta. Al res­pec­to ins­ta a com­par­tir ro­les, en es­pe­cial con la pa­re­ja: La crian­za es de am­bos, ¿qué es lo que no pue­de ha­cer el pa­dre? Dar pe­cho, pe­ro to­do el res­to sí lo pue­de ha­cer sin pro­ble­mas; dis­fru­tar de tu be­bé, de su olor, de sus son­ri­sas, de dor­mir jun­tos, de­jar la “res­pon­sa­bi­li­dad do­més­ti­ca” pa­ra otro mo­men­to; tam­bién dis­fru­tar de mo­men­tos a so­las, con­ti­nuar con un hobby, sa­lir a pa­sear, du­chas lar­gas; la sa­lud men­tal de la ma­dre no de­pen­de só­lo de la ma­dre, o de lo que ella pue­da ha­cer pa­ra es­tar me­jor, de­pen­de de la pa­re­ja, de los ami­gos, de la fa­mi­lia y sin du­da de la so­cie­dad, re­ma­ta la es­pe­cia­lis­ta.

TI­POS DE APE­GO

La psi­có­lo­ga Mary Ains­worth (teo­ría del ape­go) es­ta­ble­ce cua­tro pa­tro­nes de ape­go: Pri­me­ro el ape­go se­gu­ro: ca­rac­te­ri­za­do por un ni­ño que se sien­te se­gu­ro, en­ten­di­do y tran­qui­lo pa­ra ex­pe­ri­men­tar el desa­rro­llo óp­ti­mo de su sis­te­ma ner­vio­so; ape­go in­se­gu­ro evi­ta­ti­vo: los lac­tan­tes pre­sen­tan con­duc­tas de dis­tan­cia­mien­to, no llo­ran al se­pa­rar­se de la ma­dre o fi­gu­ra de ape­go, sue­len con­cen­trar­se en el jue­go y evi­tan el con­tac­to cer­cano, pre­do­mi­nan­do emo­cio­nes de an­sie­dad, ra­bia, mie­do y des­con­fian­za; ape­go in­se­gu­ro am­bi­va­len­te: los me­no­res pre­sen­tan reac­cio­nes fuer­tes a la se­pa­ra­ción, ac­ti­tu­des an­sio­sas y de pro­tes­ta co­mo llo­rar y afe­rrar­se, sue­len mos­trar preo­cu­pa­ción, ra­bia, no se cal­man con fa­ci­li­dad y no re­to­man el jue­go o ex­plo­ra­ción; y ape­go des­or­ga­ni­za­do: mues­tran con­duc­tas des­orien­ta­das en pre­sen­cia de su ma­dre o fi­gu­ra de ape­go.

An­te es­tas des­crip­cio­nes el equi­po do­cen­te de Obs­te­tri­cia de la U. San Se­bas­tián, se­ña­la que lo más im­por­tan­te es con­si­de­rar que exis­te la po­si­bi­li­dad de me­jo­rar los es­ti­los de ape­go, lo cual es mu­cho más fac­ti­ble mien­tras a más tem­pra­na edad se reali­ce la in­ter­ven­ción.

Al res­pec­to aña­de que “el ape­go se cons­tru­ye y for­ta­le­ce a lo lar­go de la vi­da, nu­trién­do­se a tra­vés de la ex­pe­rien­cia y re­la­ción que se­gui­rá exis­tien­do en­tre am­bos, in­de­pen­dien­te­men­te que ya no es­tén jun­tos to­do el día, por­que la ma­dre vuel­ve a tra­ba­jar. En­ton­ces ahí la fi­gu­ra de ape­go que re­em­pla­za a la ma­dre es cla­ve, ya que de­be­rá te­ner la ca­pa­ci­dad y dis­po­si­ción de con­te­ner y pro­te­ger al ni­ño/a cuan­do lo ne­ce­si­te”.

¿CÓ­MO LO­GRAR UN APE­GO SE­GU­RO Y SA­LU­DA­BLE?

El psi­có­lo­go chi­leno Fe­li­pe Le­can­ne­lier, es­pe­cia­lis­ta en te­mas de ape­go, pro­po­ne en su li­bro A.M.A.R. cier­tas ha­bi­li­da­des que hay que desa­rro­llar du­ran­te la crian­za pa­ra fa­vo­re­cer el ape­go sa­lu­da­ble con los hi­jos: Apren­der a aten­der las reac­cio­nes del ni­ño; men­ta­li­zar, es de­cir, em­pa­ti­zar con lo que le ocu­rre sin des­ca­li­fi­car­lo; au­to­men­ta­li­zar, sa­ber dis­tin­guir en no­so­tros lo que sen­ti­mos por los ni­ños; y re­gu­lar, apren­der a apli­car es­tra­te­gias res­pe­tuo­sas que no es­tre­sen y pro­vo­quen in­se­gu­ri­dad en ellos.

El pe­río­do del puer­pe­rio es fun­da­men­tal pa­ra el desa­rro­llo del ape­go en­tre ma­dre e hi­jo, pe­ro és­te es­tá con­di­cio­na­do a fac­to­res ex­ter­nos y, so­bre to­do, a la sa­lud men­tal de la pro­ge­ni­to­ra tras el na­ci­mien­to, en­ton­ces: ¿Có­mo cui­dar­se y desa­rro­llar ha­bi­li­da­des pa­ra pro­mo­ver un ape­go sa­lu­da­ble?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.