Mo­de­los de ta­llas gran­des y la be­lle­za de las cur­vas

Ellas (Chile) - - Portada - Marlyn Sil­va

Las mu­je­res que vis­ten ta­llas gran­des de a po­co se des­las­tran del pu­dor pa­ra de­mos­trar que, a par­tir de la acep­ta­ción de su cuer­po, pue­den lu­cir tan be­llas co­mo cual­quier mo­de­lo top. In­ten­tan am­pliar el con­cep­to de be­lle­za y so­bre ese ca­mino, en Chi­le, hay pa­sos fir­mes.

Por­ta­das de re­vis­tas an­tes re­ser­va­das ex­clu­si­va­men­te pa­ra cuer­pos del­ga­dos han ce­di­do el es­pa­cio pri­vi­le­gia­do a mu­je­res de fi­gu­ra cur­vi­lí­nea, una prue­ba de que hay un es­te­reo­ti­po en vías de des­apa­re­cer.

Los pri­me­ros rui­dos con eco mun­dial los hi­cie­ron las mo­de­los es­ta­dou­ni­den­ses Ash­ley Graham y Can­di­ce Huf­fi­ne. La pri­me­ra, so­lo por men­cio­nar un ejem­plo de su hue­lla, ha si­do por­ta­da de re­vis­tas co­mo Vo­gue, Cos­mo­po­li­tan, Elle y Har­per’s Ba­zaar. A Huf­fi­ne se le re­cuer­da, par­ti­cu­lar­men­te, por ha­ber si­do la pri­me­ra mo­de­lo de ta­lla gran­de en ilus­trar la edi­ción de 2015 del ca­len­da­rio Pi­re­lli. Tan só­li­dos co­mo los pa­sos de ellas en la in­dus­tria han si­do los de otras co­mo Geor­gia Pratt, Mar­qui­ta Pring, Pa­lo­ma El­ses­ser e Is­ka Law­ren­ce, ele­gi­das pa­ra ser re­tra­ta­das por fo­tó­gra­fos afa­ma­dos y pa­sa­ron a con­ver­tir­se en ima­gen de múl­ti­ples fir­mas tan­to de ro­pa co­mo de cos­mé­ti­cos. Las chi­le­nas no se han que­da­do re­za­ga­das a la ho­ra de rom­per los pre­jui­cios de la ima­gen. An­to­nia La­rraín, Ber­nar­di­ta Cruz y Ta­ma­ra Niel­sen son tres mo­de­los que con so­li­dez han pro­yec­ta­do su ta­len­to.

Otro an­te­ce­den­te lo es­ta­ble­ció ha­ce tres años, Clau­dia Zi­la, quien fun­dó So­mos L, una agen­cia de mo­de­los de ta­lla gran­de a tra­vés de la cual co­men­zó en tér­mi­nos lo­ca­les el ca­mino ha­cia “am­pliar el con­cep­to de be­lle­za”, co­mo ella mis­ma lo de­fi­ne al ser con­sul­ta­da vía te­le­fó­ni­ca por el su­ple­men­to ELLAS de Dia­rio El Cen­tro. Des­de aque­llos pri­me­ros pa­sos Zi­la re­co­no­ce al­gu­nos avan­ces en el mer­ca­do femenino de ves­ti­men­ta plus si­ze. Pe­ro res­tan mu­chas ho­jas por lle­nar. “Aún -asu­me- es­ta­mos en pa­ña­les, en Chi­le, en lo que se re­fie­re a mo­da pa­ra mu­je­res de ta­lla gran­de”. En el ca­so del a len­ce­ría last al la­sDD,EoF no se en­cuen­tran en el mer­ca­do na­cio­nal con di­se­ños van­guar­dis­tas pen­sa­dos real­men­te pa­ra mu­je­res con cur­vas y las ten­den­cias co­rren por cuen­ta de las em­pre­sas de re­tail, sal­vo por al­gu­nos em­pren­de­do­res que traen pren­das des­de el ex­tran­je­ro. De mo­do que las op­cio­nes en cuan­to a te­las, cor­tes y ta­llas son muy li­mi­ta­das.

UNA ETI­QUE­TA

De ta­lla gran­de, plus si­ze o cur­vis es co­mo se au­to­de­no­mi­nan las mu­je­res que de a po­co han ido abrién­do­se lu­gar en las pa­sa­re­las y en el área pu­bli­ci­ta­ria.

En opi­nión de Zi­la, quien acla­ra no es­tar a fa­vor de la obe­si­dad, las eti­que­tas no de­be­rían exis­tir, pe­ro pa­ra que des­apa­rez­can que­da tre­cho por an­dar y pa­sa por un cam­bio pro­fun­do en la so­cie­dad. “De­be­ría­mos lla­mar a las mo­de­los no por ta­llas, sino que mo­de­los a se­cas, pe­ro pa­ra que cam­bie es­ta ca­te­go­ri­za­ción en Chi­le yo pien­so que de­be­rán pa­sar apro­xi­ma­da­men­te unos 10 años y re­cién lle­vo tra­ba­jan­do tres y me­dio (des­de que ella se in­vo­lu­cró ac­ti­va­men­te en el área mo­ti­va­cio­nal y co­mu­ni­ca­cio­nal). Así que nos que­da tiem­po pa­ra se­guir re­cor­dan­do que las per­so­nas no tie­nen ca­te­go­ría, sino ap­ti­tu­des y ta­len­tos pa­ra di­fe­ren­tes ta­reas. Sin em­bar­go, hoy es ne­ce­sa­rio que use­mos el tér­mino de ta­lla gran­de, por­que de esa for­ma vi­si­bi­li­za­mos nues­tro tra­ba­jo, pues de otra ma­ne­ra hoy pa­sa­ría­mos des­aper­ci­bi­das. Es una es­tra­te­gia pa­ra que­dar en el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo”, ana­li­za la en­tre­vis­ta­da.

BE­LLAS POR CON­VIC­CIÓN

Pa­ra apren­der a va­lo­rar­se co­mo per­so­na hay que par­tir de tres prin­ci­pios: la acep­ta­ción, el amor y la trans­for­ma­ción. So­lo acep­tán­do­se con vir­tu­des y de­fec­tos, ex­pli­ca la ora­do­ra mo­ti­va­cio­nal, es po­si­ble des­per­tar el amor pro­pio y dar­lo a los de­más. Des­pués, vie­ne la eta­pa de la trans­for­ma­ción, que im­pli­ca in­ver­sio­nes en ex­pe­rien­cias de vi­da. Pa­ra ca­da fa­se, en­fa­ti­za, ca­da per­so­na ocu­pa un tiem­po va­ria­ble.

Mien­tras di­ri­gió la agen­cia de mo­de­los, Zi­la en­con­tró co­mo ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún en las as­pi­ran­tes la ne­ce­si­dad de apro­ba­ción.

An­te es­ta reali­dad, des­pués del cie­rre de So­mos L en enero de es­te año qui­so con­cen­trar­se en su ofi­cio co­mo re­pre­sen­tan­te de mu­je­res de ta­lla gran­de en Chi­le y ora­do­ra mo­ti­va­cio­nal con las char­las “Ki­los de fe­li­ci­dad”. Su ta­rea, re­su­me, es “en­se­ñar a las mu­je­res que su vi­da y su his­to­ria tie­nen un pre­cio úni­co. Las mu­je­res no ne­ce­si­tan que na­die las ava­le pa­ra que pue­dan sen­tir­se her­mo­sas”.

Clau­dia Zi­la fun­dó una agen­cia de mo­de­los de ta­lla gran­de y ac­tual­men­te se de­di­ca a ser ora­do­ra mo­ti­va­cio­nal.

Ta­ma­ra Niel­sen es una de las mo­de­los chi­le­na plus si­ze de ma­yor pro­yec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.