La lac­tan­cia ma­ter­na for­ta­le­ce el sis­te­ma in­mu­ne de los be­bés

Ellas (Chile) - - Salud -

¿Por qué es tan im­por­tan­te que las ma­dres ama­man­ten a sus hi­jos du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de vi­da? A par­tir de es­ta in­te­rro­gan­te la aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad de Tal­ca des­glo­sa los múl­ti­ples be­ne­fi­cios de la lac­tan­cia tan­to pa­ra la ma­dre co­mo pa­ra el be­bé.

En­tre el 1 y el 7 de agos­to se con­me­mo­ra la De­cla­ra­ción de In­no­cen­ti o Se­ma­na de la Lac­tan­cia en más de 170 paí­ses, con el pro­pó­si­to de fo­men­tar la lac­tan­cia na­tu­ral y me­jo­rar la sa­lud de los be­bés del mun­do.

La Con­ven­ción so­bre los De­re­chos del Ni­ño, ra­ti­fi­ca­da por Chi­le en 1990, es­pe­ci­fi­ca que la lac­tan­cia ma­ter­na es un derecho y una ne­ce­si­dad “bio­ló­gi­ca y emo­cio­nal irre­nun­cia­ble”.

¿Por qué es tan re­le­van­te? ¿Cuá­les son sus be­ne­fi­cios? La ma­tro­na y aca­dé­mi­ca de la Es­cue­la de Obs­te­tri­cia de la Uni­ver­si­dad de Tal­ca, Pi­lar Gar­cía Mo­ya, lo ex­pli­ca: “Su im­por­tan­cia ra­di­ca en que tie­ne efec­tos y be­ne­fi­cios po­si­ti­vos tan­to pa­ra la ma­dre co­mo su hi­jo. Ade­más, es un ac­to tras­cen­den­te y no hay na­da más hu­mano que ali­men­tar a un hi­jo, pro­mo­vien­do una ín­ti­ma co­mu­ni­ca­ción afec­ti­va, in­ten­sa, pro­fun­da y com­pla­cien­te en­tre la ma­dre y su hi­jo. No so­lo nu­tre so­lo su or­ga­nis­mo, sino que, ade­más, nu­tre su es­pí­ri­tu”. Res­pec­to a los be­ne­fi­cios de ama­man­tar a los be­bés, la pro­fe­sio­nal di­fe­ren­cia las ven­ta­jas pa­ra el ni­ño y pa­ra la ma­dre: “El pe­que­ño se pro­te­ge de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas for­ta­le­cien­do su sis­te­ma in­mu­ne y dis­mi­nu­yen­do las aler­gias. Por otro la­do, re­ci­be una ali­men­ta­ción acor­de a su ne­ce­si­dad, de­sa­rro­llo y re­que­ri­mien­tos, pre­vi­nien­do la obe­si­dad y la des­nu­tri­ción, ade­más de me­jo­rar el de­sa­rro­llo in­te­lec­tual y mo­tor del ni­ño y lo que es muy im­por­tan­te, da un sen­ti­mien­to de con­fian­za y se­gu­ri­dad ge­ne­ra­do por el con­tac­to piel a piel con su ma­dre”. Des­de el pun­to de vis­ta de la ma­dre, evi­ta he­mo­rra­gias des­pués del par­to, con­tri­bu­ye a re­cu­pe­rar su pe­so nor­mal más rá­pi­da­men­te, dis­mi­nu­ye el ries­go de cán­cer ma­ma­rio y de ova­rios. Tam­bién, for­ta­le­ce el víncu­lo afec­ti­vo con el hi­jo. “La lac­tan­cia ma­ter­na es un pro­ce­so úni­co que pro­por­cio­na la ali­men­ta­ción ideal pa­ra el ni­ño, la cual con­tri­bu­ye a su cre­ci­mien­to y óp­ti­mo de­sa­rro­llo integral. A tra­vés de ella se es­ta­ble­ce un víncu­lo afec­ti­vo úni­co y es­pe­cial en­tre la ma­dre y su hi­jo”, agre­ga Gar­cía Mo­ya. La lac­tan­cia na­tu­ral es el me­jor mo­do de pro­por­cio­nar al re­cién na­ci­do los nu­trien­tes que ne­ce­si­ta. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) la re­co­mien­da co­mo mo­do ex­clu­si­vo de ali­men­ta­ción du­ran­te los seis pri­me­ros me­ses de vi­da; a par­tir de en­ton­ces se re­co­mien­da se­guir con la lac­tan­cia ma­ter­na com­ple­men­ta­ria has­ta los 2 años, co­mo mí­ni­mo.

La ex­per­ta in­di­ca que “siem­pre es­tá dis­po­ni­ble y a tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da y se pue­de dar en cual­quier lu­gar. Es gra­tis, por lo que per­mi­te aho­rrar di­ne­ro, es in­sus­ti­tui­ble y se ade­cua a la ne­ce­si­dad del ni­ño, a su edad, ma­du­rez ges­ta­cio­nal, ho­ra­rio, cli­ma. Pue­de ser ex­clu­si­va du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de vi­da y el con­tac­to piel a piel con su ma­dre y la com­pa­ñía del pa­dre du­ran­te el ama­man­ta­mien­to, apo­yan al ni­ño o ni­ña en el lo­gro de una re­la­ción afec­ti­va más se­gu­ra, es­tre­chan­do la­zos de ca­ri­ño y de ape­go”.

Ama­man­tar crea una re­la­ción afec­ti­va más se­gu­ra y es­tre­cha la­zos de ca­ri­ño en­tre ma­dre e hi­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.