Afron­tar o en­fren­tar los con­flic­tos

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bravo

Una ley na­tu­ral de la vi­da, “Los pro­ble­mas de­be­mos en­fren­tar­los”, no po­de­mos ha­cer co­mo que na­da pa­sa, to­do es­tá bien, en­mu­de­cer­nos y que la vi­da nos lle­ve, que desem­bo­que don­de ten­ga que desem­bo­car y co­mo sea, los re­sul­ta­dos que sean se asu­mi­rán, pe­ro sin que­mar­se las pes­ta­ñas ni las ma­nos por na­da y por na­die. Fá­cil se­ría vi­vir có­mo pá­ja­ro, me­ter­nos en pro­ble­mas y que la so­lu­ción que­de en ma­nos de otros, “siem­pre de ton­ta” co­mo di­ce el len­gua­je po­pu­lar, pe­ro to­do de­pen­de de la for­ma­ción.

Ayer al­mor­cé con un ami­go de la in­fan­cia, 4 hi­jos, 4 ma­dres di­fe­ren­tes, pen­sión ali­men­ti­cia a to­dos y nin­gún la­zo afec­ti­vo, su pri­mer ma­tri­mo­nio aban­do­na­do con 2 hi­jos: ¡pe­ro no por mi cul­pa, de­cía, ella me echó de la ca­sa y hoy mis dos hi­jos son pro­fe­sio­na­les, pe­ro nos vi­si­ta­mos po­co, lue­go vi­ví 8 me­ses con una pa­re­ja y me des­cu­brió que tu­ve al­go por ahí y tam­bién me echó, al mes me di­jo que es­ta­ba em­ba­ra­za­da -fa­lla de con­dón- y ha­ce 10 años que vi­vo con Pe­pi­ta, con ella no ten­go hi­jos, es su op­ción, me ayu­da a criar a mi hi­ja me­nor que tie­ne 6 años…!plop!. o sea, en me­dio de su re­la­ción “es­ta­ble de 10 años… su 4ta.hi­ja”. No en­fren­ta na­da, to­do le su­ce­de “no sé por­que”, to­dos he­ri­dos, sin dra­mas, lo acep­ta y es­tá tran­qui­lo, pe­ro ¿Las Con­se­cuen­cias?, ¿La irres­pon­sa­bi­li­dad? ¿La in­ma­du­rez?, ¿El egoís­mo?, to­do jun­to ha­cen de un ser hu­mano que no con­tro­la su vo­lun­tad, ni su rum­bo de vi­da emo­cio­nal, so­lo de­di­ca­do a pro­du­cir y cum­ple con el “pan de sus cua­tro hi­jos”, so­lo el pan -ca­si no exis­ten la­zos- me re­pe­tía.

La vi­da es­tá lle­na de pro­ble­mas, des­de lo más co­ti­diano, has­ta gran­des con­flic­tos y exis­ten per­so­nas que se es­fuer­zan por evi­tar­los y otras son ex­per­tas en crear­los, pe­ro ja­más en­fren­tar­los, se pa­san la vi­da elu­dien­do sus pro­pios pro­ble­mas y con la téc­ni­ca del si­len­cio, se aca­llan a su fa­vor o en con­tra por ar­te de ma­gia, pe­ro no se so­lu­cio­nan.

Es­tas per­so­nas ja­más se ago­bian, o sa­ben di­si­mu­lar­lo muy bien, pe­ro no es Sano, na­da se re­suel­ve así pa­ra siem­pre, to­do va de­jan­do hue­lla, he­ri­dos en el ca­mino, na­da pue­de so­lu­cio­nar­se con el si­len­cio, no exis­te ni acuer­do, ni con­sen­so, es de­cir, se es­ca­pa de sus pro­ble­mas, se arran­ca del con­flic­to ya sea con el tra­ba­jo o con la au­sen­cia fí­si­ca.

Son se­res es­pe­cia­les, no se rin­den y tam­po­co lu­chan, de­jan que el otro o los otros re­suel­van por él, tam­po­co son agre­si­vos, no ex­pre­san ra­bia, qui­zás sean tí­mi­dos o co­bar­des, evi­tan los con­flic­tos (una lí­nea del­ga­da en­tre con­cep­tos tan fuer­tes), qui­zás no ten­ga la ca­pa­ci­dad de ver­ba­li­zar el con­flic­to, el de­seo de te­ner paz no es si­nó­ni­mo de bus­car so­lu­cio­nes, tam­po­co es si­nó­ni­mo de armonía, son per­so­nas pe­li­gro­sas, co­mo bom­bas de tiem­po. De­be­mos ir va­cian­do esas bom­bas o bom­bi­tas pa­ra la so­lu­ción real de los pro­ble­mas, sin du­da que es una for­ma de ser apren­di­da, no en­fren­tar los pro­ble­mas es co­mo an­dar evi­tan­do es­ta­dos de an­sie­dad y el re­me­dio ha­ce peor que la en­fer­me­dad , uno evi­ta el con­flic­to pa­ra no sen­tir ra­bia, pa­ra no pe­lear y los pro­ble­mas los per­si­guen de por vi­da, na­da se en­fren­ta, na­da se so­lu­cio­na, se ce­de, se si­len­cia y nos lle­na­mos de ma­la ener­gía, de stress. Los afec­tos reales no se pier­den en­fren­tan­do los pro­ble­mas, las re­la­cio­nes no cam­bian POR en­fren­tar los pro­ble­mas, sin violencia, con res­pe­to, sin agre­si­vi­dad ni in­sul­tos, so­lo en­fren­tán­do­los des­me­nu­zan­do el pro­ble­ma pa­ra dar­le so­lu­ción y que no que­de sus­pen­di­do en el tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.