Pues­ta a pun­to tras el em­ba­ra­zo

Ellas (Chile) - - Belleza - EFE/RE­POR­TA­JES

Un em­ba­ra­zo mar­ca un an­tes y un des­pués en el cuer­po de una mu­jer, una ra­zón por la que des­pués de un tiem­po pru­den­cial, se im­po­ne una pues­ta a pun­to.

Des­pués del tiem­po pru­den­cial re­co­men­da­do por el mé­di­co tras el par­to, hay que po­ner a pun­to el cuer­po, no so­lo por una cues­tión es­té­ti­ca, sino por la pro­pia sa­lud. Es ne­ce­sa­rio co­men­zar a adap­tar­se a una nue­va for­ma de vi­da en la que el de­por­te de­be se­guir es­tan­do pre­sen­te en los há­bi­tos de vi­da.

Tras dar a luz al­gu­nas mu­je­res apues­tan, es­pe­cial­men­te, por con­tro­lar la in­ges­ta pa­ra re­cu­pe­rar la si­lue­ta, pe­ro la pe­re­za, el can­san­cio acu­mu­la­do, la fal­ta de tiem­po o la an­sie­dad por no ver re­sul­ta­dos in­me­dia­tos, dan al tras­te con el plan.

AL­TER­NA­TI­VA NO­VE­DO­SA

Una de las al­ter­na­ti­vas más no­ve­do­sas pa­ra re­cu­pe­rar la for­ma fí­si­ca es el elec­tro­fit­ness con equi­pos de elec­tro­es­ti­mu­la­ción que com­bi­nan la emi­sión de on­das eléc­tri­cas es­pe­cí­fi­cas y ejer­ci­cios fí­si­cos con­tro­la­dos por un en­tre­na­dor.

“Con es­te ti­po de en­tre­na­mien­tos se es­ti­mu­la el sis­te­ma mus­cu­lar ca­si por com­ple­to y de for­ma si­mul­tá­nea”, ex­pli­ca el res­pon­sa­ble de AQ8 Sys­tem, Ale­xan­der Pérez.

“La in­ten­si­dad del en­tre­na­mien­to se pue­de re­gu­lar se­gún el es­ta­do fí­si­co y las ne­ce­si­da­des per­so­na­les de ca­da usua­ria”, aña­de Pérez, quien re­co­no­ce que el éxi­to de ese mé­to­do ra­di­ca en que se “con­si­guen re­sul­ta­dos de ma­ne­ra rá­pi­da. El pe­so se con­tro­la, for­ta­le­ce ma­sa mus­cu­lar y re­sis­ten­cia, res­pe­tan­do las ar­ti­cu­la­cio­nes y el sis­te­ma óseo”. Du­ran­te el en­tre­na­mien­to los múscu­los es­pi­na­les se for­ta­le­cen y me­jo­ra el flu­jo san­guí­neo del te­ji­do al in­ci­dir so­bre el sis­te­ma mus­cu­lar, de ma­ne­ra que me­jo­ra la ce­lu­li­tis, es­trías y flac­ci­dez, se­gún co­men­ta el ex­per­to.

RE­SIS­TEN­CIA, PER­SE­VE­RAN­CIA

Po­ner­se en for­ma tras la ma­ter­ni­dad no es na­da fá­cil y una de las “tops” del tenis mun­dial lo ha pues­to de ma­ni­fies­to sin com­ple­jos. Se­re­na Wi­lliams de­mos­tró, una vez más, so­bre las pis­tas de Ro­land Ga­rros en Fran­cia, al­go más que su buen tenis, su de­ter­mi­na­ción y su co­ra­je co­mo mu­jer, su se­gu­ri­dad en sí mis­ma, ade­más de po­ner de ma­ni­fies­to que re­cu­pe­rar­se de un em­ba­ra­zo no es fá­cil pa­ra na­die.

Se­re­na Wi­lliams dio a luz a su pri­me­ra hi­ja, Ale­xis Olim­pia, el 1 de sep­tiem­bre de 2017, mo­men­to en el que ella mis­ma ha con­fe­sa­do cam­bia­ron sus prio­ri­da­des.

La te­nis­ta nor­te­ame­ri­ca­na sor­pren­dió a to­dos sal­tan­do a la pis­ta con un mono de li­cra hi­per­ajus­ta­do, una crea­ción de Ni­ke ins­pi­ra­da en la pe­lí­cu­la de su­per­hé­roes “Black Pant­her”, un di­se­ño que pre­ten­de ser un ho­me­na­je, “a to­das las ma­dres que han te­ni­do un du­ro em­ba­ra­zo y que han te­ni­do que re­gre­sar y es­tar al 100 % en me­dio de la tor­men­ta, y que tie­nen la con­fian­za de vol­ver a ser ellas mis­mas. Eso es lo que re­pre­sen­ta mi ves­ti­do”, di­jo Wi­lliams, quien aña­dió que con él “me sien­to una una gue­rre­ra”.

Una pren­da, que se­gún co­men­tó la te­nis­ta, le ayu­da a me­jo­rar la cir­cu­la­ción del flu­jo san­guí­neo que sue­le ver­se afec­ta­do al tér­mino de los em­ba­ra­zos.

No es pa­ra me­nos, te­nien­do en cuen­ta el du­ro post­par­to de la te­nis­ta, tras una ce­sá­rea de ur­gen­cia y una em­bo­lia pul­mo­nar. Des­pués de las se­ma­nas ló­gi­cas de re­cu­pe­ra­ción lle­gó el en­tre­na­mien­to. Per­dió en Mia­mi el pri­mer par­ti­do que ju­gó tras su ma­ter­ni­dad en el mes de mar­zo, don­de la de­por­tis­ta re­co­no­ció que cua­tro me­ses an­tes “no po­día ni an­dar has­ta el bu­zón de mi ca­sa”.

La ju­ga­do­ra abrió el de­ba­te jun­to a otra te­nis­ta de éli­te, Vic­to­ria Aza­ren­ka, so­bre el es­tric­to ca­len­da­rio, que las obli­ga a acu­mu­lar pun­tos pa­ra cla­si­fi­car­se pa­ra las ma­yo­res com­pe­ti­cio­nes y las di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ci­liar su vi­da fa­mi­liar con su ni­vel pro­fe­sio­nal.

FLACIDEZ Y SUE­LO PÉL­VI­CO

Ra­fael Vi­cet­to, fi­so­te­ra­pe­ra­péu­ta y es­pe­cia­lis­ta en post­par­to de Sto­pDias­ta­sis, ex­pli­ca que, tras dar a luz, es nor­mal que el ab­do­men con­ti­núe abul­ta­do du­ran­te al­gu­nas se­ma­nas, pues los múscu­los han es­ta­do ex­pan­di­dos du­ran­te me­ses. “Tam­bién el sue­lo pél­vi­co es­tá re­sen­ti­do ya que ha so­por­ta­do el pe­so del be­bé”, in­di­ca.

Vi­cet­to re­co­mien­da no ejer­ci­tar los ab­do­mi­na­les “ya que se­pa­ra­rán los múscu­los rec­tos la­te­ra­les”, y ase­gu­ra que lo me­jor “es rea­li­zar ejer­ci­cios sua­ves, es­pe­cí­fi­cos y de ba­jo im­pac­to”.

Acon­se­ja ca­mi­nar to­dos los días un mí­ni­mo de 45 mi­nu­tos y des­car­tar ac­ti­vi­da­des co­mo co­rrer o sal­tar, que pue­den da­ñar “aún más el sue­lo pél­vi­co”.

Tras el par­to lo me­jor es ca­mi­nar to­dos los días un mí­ni­mo de 45 mi­nu­tos y des­car­tar ac­ti­vi­da­des co­mo co­rrer o sal­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.