Por re­la­cio­nes sa­nas y sin violencia

Ellas (Chile) - - Sociedad -

En nues­tra so­cie­dad hay mu­chos com­por­ta­mien­tos que son nor­ma­li­za­dos o atri­bui­dos a for­mas de afec­to. En las re­la­cio­nes de pa­re­ja, por ejem­plo, es fre­cuen­te es­cu­char “me en­can­ta que me cele, por­que me quie­re”, “ella siem­pre me es­pe­ra con la me­sa ser­vi­da, por­que yo tra­ba­jo”, “ella es su ma­dre y tie­ne el de­ber de cui­dar los ni­ños”, “él me pi­dió mi cla­ve ban­ca­ria pa­ra sa­ber en qué gas­to mi di­ne­ro”, “le re­vi­so sus men­sa­jes de What­sApp pa­ra sa­ber con quién ha­bla”. Es­to es lo que con­for­man los mi­cro­ma­chis­mos, los cua­les se de­fi­nen co­mo prác­ti­cas de do­mi­na­ción y violencia mas­cu­li­na ex­pre­sa­dos en el len­gua­je po­pu­lar y ma­ni­fes­ta­do co­mo for­mas de pre­sión de ba­ja in­ten­si­dad más o me­nos su­ti­les y ab­so­lu­ta­men­te nor­ma­li­za­dos o in­vi­si­bi­li­za­dos. Pe­ro ade­más, mu­chos hom­bres, por que­rer con­tro­lar sus re­la­cio­nes de pa­re­ja, ha­cen uso del po­der que en al­gún mo­men­to apren­die­ron des­de sus pro­ce­sos de so­cia­li­za­ción y re­for­za­dos por la cul­tu­ra machista en la que es­ta­mos in­mer­sos. De mo­do que ejer­cen ma­ni­fes­ta­cio­nes de violencia gra­ve, ya sea a ni­vel fí­si­co, emo­cio­nal, uti­li­zan­do a los hi­jos o sim­ple­men­te por­que creen que tie­nen el derecho de po­se­sión so­bre los miem­bros de la fa­mi­lia y, es­pe­cí­fi­ca­men­te, de la pa­re­ja. A raíz de lo an­te­rior se crea el pro­gra­ma “Hom­bres por una vi­da sin violencia”, co­mo par­te de la es­tra­te­gia trans­ver­sal del Ser­vi­cio Na­cio­nal de la Mu­jer y la Equi­dad de Gé­ne­ro (Ser­na­mEG), en­ten­dien­do que exis­ten for­mas de re­edu­car los com­por­ta­mien­tos vio­len­tos ha­cia la pa­re­ja. Pa­ra es­to es ne­ce­sa­rio la orien­ta­ción pro­fe­sio­nal es­pe­cia­li­za­da y así ge­ne­rar es­pa­cios de re­co­no­ci­mien­to, re­fle­xión y res­pon­sa­bi­li­za­ción. Adi­cio­nal­men­te, exis­ten los cen­tros de Hom­bres que Ejer­cen Violencia de Pa­re­ja (Hev­pa), que se aco­gen ba­jo la lí­nea de aten­ción, pro­tec­ción y re­pa­ra­ción en violencia con­tra las mu­je­res. La aten­ción es­tá des­ti­na­da a hom­bres ma­yo­res de 18 años que ejer­cen violencia con­tra su pa­re­ja o ex pa­re­ja, los cua­les lle­gan por vo­lun­tad pro­pia a los cen­tros o de­ri­va­dos des­de el sis­te­ma ju­di­cial. El pro­gra­ma tie­ne co­mo eje fun­da­men­tal la pro­tec­ción de las mu­je­res víc­ti­mas de violencia de pa­re­ja y la dis­mi­nu­ción y eli­mi­na­ción de es­ta con­duc­ta, así co­mo de re­du­cir las po­si­bi­li­da­des de re­in­ci­den­cia. Asi­mis­mo, la in­ter­ven­ción es­tá en­fo­ca­da a que los hom­bres se res­pon­sa­bi­li­cen y cues­tio­nen sus com­por­ta­mien­tos vio­len­tos. Es im­por­tan­te des­ta­car que no se tra­ta de un cen­tro que reali­ce te­ra­pia de pa­re­ja.

ORIEN­TA­CIÓN

El cen­tro Hev­pa de la Re­gión del Mau­le es­tá con­for­ma­do por la coor­di­na­do­ra, dos du­plas psi­co­so­cia­les (psi­có­lo­gas y tra­ba­ja­do­res so­cia­les) que acom­pa­ñan el pro­ce­so re­edu­ca­ti­vo y un apo­yo ad­mi­nis­tra­ti­vo. La me­to­do­lo­gía de in­ter­ven­ción se con­for­ma por tres fa­ses: eva­lua­ción, alian­za mo­ti­va­cio­nal y fa­se gru­pal, la cual es­tá di­vi­di­da en los ni­ve­les. La in­ter­ven­ción en su to­ta­li­dad tie­ne una du­ra­ción de nue­ve me­ses. Aque­llos que ne­ce­si­ten ayu­da u orien­ta­ción pue­den acu­dir a Vi­lla Edén, ca­lle San­ta Ro­sa (ex 6 poniente) #488, Tal­ca o lla­mar a los te­lé­fo­nos: (71)2971028 – (71)2971029.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.