Tra­jes de chi­na en cor­tes y pun­ta­das

Ellas (Chile) - - Portada - Marlyn Silva

Los tra­jes de hua­sos y chi­nas ex­hi­bién­do­se en más vi­tri­nas de lo ha­bi­tual o en mer­ca­dos in­for­ma­les de la ciu­dad son se­ñal inequí­vo­ca de la cer­ca­nía de las Fies­tas Pa­trias. Y hay quie­nes con­vier­ten sus ca­sas en ta­lle­res de cos­tu­ra pa­ra des­de allí man­te­ner vi­gen­te la cultura local.

Es lu­nes por la tar­de y Pa­tri­cio Chá­vez tie­ne en su ta­ller a la clien­te más jo­ven a la que ja­más le ha­bía to­ma­do me­di­das. Tie­ne dos me­ses de na­ci­da y lo es­pe­ra dor­mi­da en el co­che, jun­to con su ma­dre, una clien­ta con­se­cuen­te des­de ha­ce tres años.

Chá­vez es un di­se­ña­dor tal­quino de­di­ca­do a la con­fec­ción de tra­jes fe­me­ni­nos y en aquel uni­ver­so de mo­de­los hay uno que aca­pa­ra la ga­le­ría de su compu­tador y las pa­re­des de su sa­lón de ope­ra­cio­nes: el ves­ti­do tí­pi­co de las chi­nas.

Por es­tos días, cuan­do res­tan un par de se­ma­nas pa­ra la ce­le­bra­ción de la Fies­tas Pa­trias, las má­qui­nas es­tán a to­da mar­cha no so­lo en las fá­bri­cas sino tam­bién en los pe­que­ños ta­lle­res de cos­tu­re­ras y di­se­ña­do­res lo­ca­les. Co­ser la tra­di­ción. De eso se en­car­gan des­de sus mo­des­tos ta­lle­res. Hoy, cuan­do Chá­vez ha con­so­li­da­do su nom­bre co­mo mo­dis­ta es­pe­cia­li­za­do en la ves­ti­men­ta fol­cló­ri­ca chi­le­na es ca­paz de ha­cer entre 300 y 400 ves­ti­dos al año. Y la de­man­da no es ma­yor, por­que ha­ce un tiem­po pre­fi­rió guar­dar el pen­dón pu­bli­ci­ta­rio que ex­hi­bía fue­ra de su ca­sa-ta­ller, co­mo quien se abra­za a un sal­va­vi­das pa­ra evi­tar el co­lap­so.

El mo­dis­ta, que aprendió el oficio con una má­qui­na vie­ja de su ma­dre cuan­do te­nía unos 18 años de edad y lue­go se ca­pa­ci­tó en mol­de y con­fec­ción de ves­ti­dos de al­ta cos­tu­ra con el di­se­ña­dor Is­rael Ca­mus, en San­tia­go, es ca­paz de pa­sar de bos­que­jar un ves­ti­do lar­go de ga­la pa­ra un con­cur­so de be­lle­za a unir con al­fi­le­res las te­las es­tam­pa­das de flo­res pa­ra una bai­la­ri­na de cue­ca, sin com­pli­ca­cio­nes. Los años de tra­ba­jo le han da­do la pe­ri­cia pa­ra con­fec­cio­nar tra­jes de sa­lón, ge­ne­ral­men­te usa­dos pa­ra pre­sen­ta­cio­nes de ro­deo; cam­pe­si­nos, com­pues­tos por fal­da, elás­ti­co en la cin­tu­ra, blusa y de­lan­tal; y de com­pe­ten­cia, amol­da­dos a las nor­mas es­pe­cí­fi­cas de ca­da even­to, más o me­nos flo­res, más o me­nos bri­llo, pe­ro siem­pre con la esen­cia de la cos­tum­bre local.

Su se­llo pue­de apre­ciar­se en un mis­mo guar­da­rro­pa, co­mo le ocu­rre con una clien­te a la que le ha con­fec­cio­na­do 64 ves­ti­dos de chi­na de sa­lón, o más allá de las fron­te­ras chi­le­nas. En Po­lo­nia e Ita­lia, es­pe­cí­fi­ca­men­te. “A mí me enor­gu­lle­ce mu­cho ha­cer los ves­ti­dos hua­sos”, pro­nun­cia con con­vic­ción, er­gui­do entre tra­jes col­ga­dos en una pa­red, ro­llos de te­la api­la­dos so­bre una me­sa y al­gu­na ti­je­ra es­con­di­da entre ese caos na­tu­ral de un ta­ller de cos­tu­ra.

FOL­CLOR ASE­QUI­BLE

La ma­ter­ni­dad a Ale­jan­dra Mar­chant le sir­vió de ins­pi­ra­ción pa­ra crear tra­jes tí­pi­cos. Un día, cuan­do su pri­me­ra hi­ja en­tró en edad es­co­lar se atre­vió a co­ser ella mis­ma un ves­ti­do de chi­ni­ta pa­ra que la ni­ña par­ti­ci­pa­ra en las ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les del co­le­gio.

Sin más co­no­ci­mien­tos que los apren­di­dos en un cur­so de cor­te y cos­tu­ra bá­si­co y des­pués de ha­ber tra­ba­ja­do en con­fec­ción de za­pa­tos pu­so ma­nos a la obra. Pe­ro el atre­vi­mien­to no que­dó allí. Col­gó el ves­ti­do en la ven­ta­na de su ca­sa, lo que sig­ni­fi­có el pun­to de par­ti­da pa­ra que hoy gran par­te de sus clien­tes sean las ma­dres que co­mo ella ne­ce­si­tan ves­tir a sus hi­jos pa­ra las ce­le­bra­cio­nes es­co­la­res. “Pa­ra mí la con­fec­ción es un ar­te. Siem­pre bus­co en­tre­gar un ves­ti­do có­mo­do, siem­pre a la me­di­da, per­so­na­li­za­do, que la ma­má que­de sa­tis­fe­cha. Pa­ra mí, ca­da con­fec­ción que ter­mino no es so­la­men­te ter­mi­nar­lo pa­ra una per­so­na que me es­tá pa­gan­do, sino que es co­mo si se lo es­tu­vie­ra ha­cien­do a mi hi­ja cuan­do era ni­ña, pa­ra nie­to, pa­ra mis hi­jos”. Jus­ta­men­te, en co­mu­nión con esa gé­ne­sis de ins­pi­ra­ción postuló su primer pro­yec­to de em­pren­di­mien­to con Ca­pi­tal Se­mi­lla, pro­gra­ma del

Ser­vi­cio de Coope­ra­ción Téc­ni­ca (Ser­co­tec), ba­sa­do en la im­por­tan­cia de trans­mi­tir las cos­tum­bres chi­le­nas a los ni­ños y que ha­cer­lo no im­pli­ca­ra cos­tos exor­bi­tan­tes.

“Con mi primer em­pren­di­mien­to -de­ta­lló Mar­chant- la ba­se que pre­sen­té pa­ra ga­nar­lo fue, pre­ci­sa­men­te, in­cen­ti­var a los ni­ños, que ellos tu­vie­ran un tra­je có­mo­do cuan­do fue­ran a bailar, por­que los pa­pás se com­pli­ca­ban mu­cho cuan­do iban a com­prar esos tra­jes tan ca­ros. En­ton­ces, me pro­pu­se en­fo­car­me en las per­so­nas de me­nos re­cur­sos pa­ra que los ni­ños pu­die­ran te­ner un tra­je pa­ra pre­sen­tar en su co­le­gio con or­gu­llo”.

Del ta­ller del Pa­tri­cio Chá­vez pue­den des­pa­char­se has­ta 400 ves­ti­dos de chi­na anual­men­te.

Ale­jan­dra Mar­chant, en su ta­ller, des­de don­de co­se es­pe­cial­men­te pa­ra las pre­sen­ta­cio­nes fol­cló­ri­cas es­co­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.