¿Son efec­ti­vos los li­bros de au­to­ayu­da?

Ellas (Chile) - - Portada - Marlyn Silva

“Apren­de a me­di­tar: plan de ocho se­ma­nas” (Ai­mar Ro­llán), “Ma­nual prác­ti­co. Ley de la atrac­ción” (J. Blacks­mith Schrei­ber), “Oja­lá no di­gas oja­lá. El li­bro más bo­ni­to del mundo… al me­nos pa­ra mí” (An­ge­la Co­vas Rie­ra), “Pa­dre ri­co, pa­dre po­bre” (Ro­bert T. Ki­yo­sa­ki) y “30 días. Cam­bia de há­bi­tos, cam­bia de vi­da” (Marc Re­klau) eran has­ta la se­ma­na pa­sa­da los cin­co li­bros más ven­di­dos de la sec­ción desa­rro­llo per­so­nal y au­to­ayu­da de Ama­zon.

Fue­ra de la pla­ta­for­ma di­gi­tal no se re­pi­ten los mis­mos au­to­res, pe­ro sí las fra­ses he­chas co­mo ga­ran­tías pa­ra al­can­zar la ple­ni­tud en por­ta­das co­mo “Al­go­rit­mo de la fe­li­ci­dad” (Mo Gaw­dat), texto que fi­gu­ra en el cuar­to pues­to de la mis­ma área en la editorial es­pa­ño­la Pla­ne­ta. Así, los li­bros de au­to­ayu­da ocu­pan lu­ga­res pri­vi­le­gia­dos en las li­bre­rías con tí­tu­los que pro­me­ten al­can­zar la cús­pi­de ca­mi­nan­do por una man­sa lla­nu­ra y no por una co­li­na em­pi­na­da. Pe­ro ¿A qué se de­be el éxi­to de es­te ti­po de tex­tos entre el pú­bli­co?

En la óp­ti­ca del psi­có­lo­go clí­ni­co Juan Car­los Gae­te Cas­tro se de­be al cul­to al hedonismo, es de­cir, la bús­que­da de la sa­tis­fac­ción por en­ci­ma de to­do: “Creo que hay una frus­tra­ción muy gran­de en las per­so­nas, so­bre to­do, por el de­seo de ser fe­li­ces, por­que vi­vi­mos en una so­cie­dad he­do­nis­ta, don­de so­lo el sen­ti­do del pla­cer es lo que va­le. La bús­que­da de esa pastilla má­gi­ca, de esa lec­tu­ra má­gi­ca que te va a lle­var a un es­ta­do dis­tin­to no exis­te. Hay que acep­tar las di­fi­cul­ta­des en la vi­da. Las di­fi­cul­ta­des mu­chas ve­ces no te­ne­mos có­mo cam­biar­las. Lo úni­co que tie­ne el ser hu­mano es có­mo en­fren­tar­las”. La fe­li­ci­dad, acla­ra en la en­tre­vis­ta con­ce­di­da pa­ra ELLAS, no se tra­ta de un fin en sí, sino un me­dio. “La so­cie­dad te di­ce que pa­ra ser fe­liz tie­nes que ha­cer tal o cual co­sa y eso es una mentira. La fe­li­ci­dad -de­fi­ne- es la ac­ti­tud con que se vi­ve. Las co­sas no te ha­cen fe­liz pa­ra na­da”. Es­to a su vez, agre­ga, pa­sa por te­ner sa­tis­fe­chas las ne­ce­si­da­des mí­ni­mas.

¿PA­LA­BRAS VA­CÍAS?

La fór­mu­la co­mún del grue­so de los li­bros de cre­ci­mien­to per­so­nal es pre­sen­tar una se­rie de pa­sos pa­ra lle­gar a una me­ta que bien pue­de ser una die­ta pa­ra adel­ga­zar o el pro­yec­to am­bi­cio­so de una vi­da ple­na, siem­pre ba­jo fra­ses car­ga­das de op­ti­mis­mo. Es­que­mas co­mo es­te han si­do fo­co de crí­ti­cas no so­lo entre es­tu­dio­sos de la psi­co­lo­gía sino tam­bién entre lec­to­res, es­cri­to­res y le­tra­dos.

So­bre Pau­lo Coel­ho, por ejem­plo, hay un nu­ba­rrón que con fre­cuen­cia lo em­pa­pa en crí­ti­cas. Él, a quien en esen­cia se le co­no­ce co­mo no­ve­lis­ta, in­yec­ta en sus es­cri­tos do­sis de au­to­ayu­da que no po­cos ca­li­fi­can co­mo fra­ses va­cías. La más re­cien­te tor­men­ta lo ba­ñó ha­ce po­cos días, cuan­do la re­vis­ta XL Se­ma­nal pu­bli­có una en­tre­vis­ta lle­na de con­tra­dic­cio­nes del pro­pio Coel­ho y su ex­pre­so enojo al que­dar evi­den­te.

El best se­ller bra­si­le­ño no es el úni­co con de­trac­to­res. Hay otros se­ña­la­dos por lu­crar­se a cos­ta de una ofer­ta en­ga­ño­sa. Os­ho, men­cio­na Gae­te Cas­tro, cie­rra uno de sus li­bros con una in­vi­ta­ción a su re­sort pa­ra en­con­trar la fe­li­ci­dad en el des­can­so. “Eso es una es­ta­fa, es un ro­bo, por­que en el fon­do es­cri­ben pa­la­bras bo­ni­tas y le dan pu­bli­ci­dad a su ne­go­cio”, afir­ma. IN­SU­FI­CIEN­TES Ca­da per­so­na, re­cuer­da el psi­có­lo­go con doc­to­ra­do en la Uni­ver­si­dad de So­fía (Bul­ga­ria), es di­fe­ren­te y co­mo tal de­ben tra­tar­se. Los li­bros de au­to­ayu­da ge­ne­ral­men­te no se con­ci­ben pa­ra ese fin.

“El ser hu­mano es un ser bio­psi­co­so­cial. Es­tá el área bio­ló­gi­ca, psi­co­ló­gi­ca, so­cial y es­pi­ri­tual y los li­bros de au­to­ayu­da es­tán en­fo­ca­dos so­la­men­te en un área. Hay que con­si­de­rar que cuan­do uno ha­ce un tra­ta­mien­to tie­ne que to­mar lo integral de la per­so­na. Por ejem­plo, en el ca­so de una de­pre­sión, en la que evi­den­te­men­te pue­de ha­ber fra­ses que ayu­den mu­cho, pe­ro no sa­bes si en la ba­se hay una fal­ta de li­tio, por ejem­plo. En­ton­ces, nor­mal­men­te es una ca­ren­cia fun­da­men­tal en los li­bros de au­to­ayu­da que to­man una par­te­ci­ta del pro­ble­ma y los psi­có­lo­gos to­ma­mos la par­te más integral”, ex­pli­ca Gae­te Cas­tro.

-¿Son acep­ta­bles las fra­ses que se plan­tean en los li­bros de au­to­ayu­da?

“Yo no las acep­to. No he vis­to que ha­yan si­do bue­nas pa­ra mu­chas per­so­nas que han leí­do 10, cin­co li­bros de au­to­ayu­da, por­que ter­mi­na vi­nien­do a un psi­có­lo­go o psi­quia­tra igual, por­que hay otros ele­men­tos. No hay fór­mu­las má­gi­cas. Ca­da per­so­na es dis­tin­ta y un li­bro que se es­cri­be co­mo pa­ra to­do el uni­ver­so es im­po­si­ble. Pue­de que a una o dos per­so­nas le ha­ya servido, pe­ro no es ge­ne­ral”.

-¿Sir­ve de apo­yo a la te­ra­pia psi­co­ló­gi­ca?

“Hay mu­chas es­cue­las de la psi­co­lo­gía y ca­da una tie­ne una for­ma de apo­yar a sus pa­cien­tes. Pa­ra al­gu­nos pue­de que sí. Per­so­nal­men­te, no lo apli­co”.

Otra de­bi­li­dad de es­te ti­po de ma­te­rial es que por la for­ma co­mo pre­sen­tan el con­te­ni­do re­car­gan to­da la res­pon­sa­bi­li­dad en la per­so­na y eso ge­ne­ra an­sie­dad y frus­tra­ción. Es­tos sen­ti­mien­tos, di­ce, “apa­re­cen en los li­bros de au­to­ayu­da por­que la per­so­na se pre­gun­ta ‘¿Por qué no lo ha­go? ¿Por qué no soy fe­liz? ¿Por qué no lo­gro es­to de te­ner una vi­da ple­na si los li­bros me lo di­cen? En­ton­ces, en lu­gar de ayu­dar ge­ne­ran an­sie­dad y frus­tra­ción”. El ser hu­mano, re­su­me, no cuen­ta con fór­mu­las má­gi­cas pa­ra re­sol­ver las di­fi­cul­ta­des. “Lo que sí te­ne­mos en nues­tras ma­nos -en­fa­ti­za- es có­mo en­fren­ta­mos las di­fi­cul­ta­des”.

Los tex­tos de cre­ci­mien­to per­so­nal se pre­sen­tan, ge­ne­ral­men­te, co­mo fór­mu­las prác­ti­cas pa­ra con­se­guir el éxi­to y la pro­pues­ta les ga­ran­ti­za mi­llo­nes de ven­tas. Sin em­bar­go, pue­den cau­sar an­sie­dad y frus­tra­ción.

El psi­có­lo­go Juan Car­los Gae­te Cas­tro afir­ma los li­bros de au­to­ayu­da ge­ne­ran an­sie­dad y frus­tra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.