El amor y la ra­zón

Ellas (Chile) - - Consejos - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bravo

El amor y la ra­zón no pue­den con­vi­vir en el idea­lis­mo de esa pa­re­ja “Pa­ra siem­pre”, el amor cum­ple eta­pas, quí­mi­ca, se­xo, ami­guis­mo tran­qui­lo. La ra­zón pro­vo­ca un ate­rri­za­je for­zo­so del amor, al apli­car­le ra­zón de­ja de ser ro­mán­ti­co y emo­cio­nan­te, la ra­zón no de­ja ha­cer lo­cu­ras y muestra cru­da­men­te el ca­rác­ter, el egoís­mo, las cul­pas, el aban­dono, la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción y el po­der den­tro de la pa­re­ja. Por lo tan­to, la ra­zón ma­ta el amor. La pa­re­ja con amor, no sig­ni­fi­ca com­pa­ñía, a ve­ces men­di­ga­mos o com­pra­mos de al­gu­na ma­ne­ra com­pa­ñía con un com­pa­ñe­ro inade­cua­do. La ra­zón nos ha­ce bien pa­ra dar­nos cuen­ta de la reali­dad y la ra­zón nos gol­pea fuer­te­men­te el ego, ¿Por qué yo?, ¿Por qué a mí?, y ¿Por qué no?

El amor ins­pi­ra poe­sía, can­cio­nes, pe­lí­cu­las, car­tas de ires y ve­ni­res, des­gra­cias, llan­tos, rue­gos, de­pre­sio­nes clí­ni­cas, na­die con­ci­be el amor co­mo un apren­di­za­je. Pla­tón, de­cía que el Amor es un sen­ti­mien­to es­pon­tá­neo, acom­pa­ña­do del de­seo se­xual, es al enamo­ra­mien­to que se le lla­ma Amor, na­die se re­fie­re a “Có­mo apren­der a AMAR”, to­dos nos re­fe­ri­mos a “Có­mo po­de­mos ser bien ama­dos”, na­die se re­fie­re al amor a los hi­jos, a los pa­dres, amor al ar­te, al maes­tro, a la na­tu­ra­le­za, a la mas­co­ta, el amor a no­so­tros mis­mos, mien­tras Só­cra­tes di­ce que siem­pre se le atri­bu­ye al amor lo más gran­de y be­llo que se pue­da en­con­trar en la vi­da, sin preo­cu­par­se de si es ver­dad o fan­ta­sía.

El amor sin ra­zón es bueno, es ma­lo, es be­llo, es feo, es Dios, per­fec­to, di­vino, es muer­te y vi­da, pe­ro en es­te mundo prác­ti­co, de cien­cia, de ideas, de ma­te­rial, del bien y el mal, de­be­mos po­ner­le ra­zón y be­lle­za, ra­zón y locura, ra­zón y al­ma, tra­tar de po­ner en sin­to­nía lo hu­mano y di­vino, en nues­tro mundo ha­ce fal­ta mu­cho amor del bueno ha­cien­do el bien, pe­ro apli­can­do ra­zón, dán­do­le la mano al des­va­li­do, te­nien­do idea­les, sien­do leal y fiel con los de­más, to­le­ran­do los de­fec­tos del otro y an­te­po­ner el ca­ri­ño, la con­si­de­ra­ción, la son­ri­sa, la vo­lun­tad, re­ci­bir y dar, la li­ber­tad de ser y de­jar ser, con los pies en la tie­rra y los ojos en las es­tre­llas

To­dos co­no­ce­mos el amor ale­ja­do de la ra­zón y si la ra­zón apa­re­ce en nues­tra men­te, pen­sa­mos que no es amor, lo des­va­lo­ri­za­mos, nos ale­ja­mos de la ilu­sión, de los pa­ja­ri­tos de co­lo­res, de ese “pa­ra siem­pre”, la ra­zón nos en­fría, nos ale­ja, nos ha­ce pre­gun­tar­nos una y otra vez ¿es­to es lo que quie­ro pa­ra mi vi­da?,

¿por qué ten­go que so­por­tar o to­le­rar es­to o aque­llo?, ¿por qué se ol­vi­dó de lo im­por­tan­te, de lo esen­cial pa­ra mí,?, ¿y yo?,

¿y yo?, ¿y Yo? A ve­ces la pa­re­ja fra­ca­sa al po­ner­le ra­zón a la re­la­ción y nue­va­men­te co­mien­za la bús­que­da de otra pa­re­ja, otra ilu­sión, otro enamo­ra­mien­to, otras lo­cu­ras, otros sue­ños, otros des­con­tro­les que dan ener­gía, es otro re­vi­vir, otras poe­sías y can­cio­nes, has­ta que nue­va­men­te apa­rez­ca la ra­zón a se­pa­rar to­do, ana­li­zar to­do, a en­con­trar­se fren­te a fren­te con lo bueno o lo ma­lo, lo blan­co o lo ne­gro, el yo o el otro. Lo ideal se­ría apren­der des­de el na­cer, a ha­cer con­vi­vir ami­ga­ble­men­te el Amor con la ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.