Cuan­do due­le el co­ra­zón, pe­ro no es un in­far­to

Ellas (Chile) - - Salud - Marlyn Silva

El ta­kot­su­bo o sín­dro­me del co­ra­zón ro­to se ma­ni­fies­ta igual que un in­far­to, pe­ro no oca­sio­na da­ño irre­ver­si­ble. Afec­ta más a mu­je­res que a hom­bres, por ra­zo­nes sin de­ter­mi­nar­se aún con pre­ci­sión. En el Hos­pi­tal Re­gio­nal de Tal­ca, se han re­gis­tra­do 30 ca­sos.

Se sien­te co­mo una pi­sa­da de ele­fan­te opri­mien­do el pe­cho y aun así no es in­far­to. En cam­bio, pue­de tra­tar­se de una mio­car­dio­pa­tía ti­po ta­kot­su­bo, un pa­de­ci­mien­to me­nos agre­si­vo y fre­cuen­te que un in­far­to, pe­ro que se ma­ni­fies­ta con los mis­mos sín­to­mas.

Ta­kot­su­bo es el nom­bre de la va­si­ja de cue­llo es­tre­cho y cuer­po gran­de uti­li­za­da en Ja­pón pa­ra atra­par pul­pos, y es la for­ma que to­ma el co­ra­zón cuan­do su­fre es­ta pa­to­lo­gía. De allí su nom­bre, aun­que tam­bién se le co­no­ce co­mo sín­dro­me del co­ra­zón ro­to o mio­car­di­tis por es­trés.

El je­fe del ser­vi­cio de He­mo­di­na­mia del Hos­pi­tal Re­gio­nal de Tal­ca, Pa­tri­cio Ma­ra­ga­ño, ex­pli­ca que quien pa­de­ce el sín­dro­me lle­ga al cen­tro asis­ten­cial con un do­lor opre­si­vo e in­ten­so en el pe­cho de más de 30 mi­nu­tos de du­ra­ción, igual que un in­far­to al mio­car­dio. “No hay ma­ne­ra de di­fe­ren­ciar es­to con la his­to­ria. La per­so­na de­bu­ta co­mo cual­quier per­so­na con in­far­to, se le to­ma un elec­tro­car­dio­gra­ma y es un in­far­to. Le ha­ce­mos me­di­cio­nes de en­ci­mas car­dia­cas en la san­gre y son com­pa­ti­bles con un in­far­to. Es­to es una en­fer­me­dad del múscu­lo car­dia­co que si­mu­la un in­far­to al mio­car­dio con obs­truc­ción de una ar­te­ria. Nos da­mos cuen­ta de que no lo es cuan­do le mi­ra­mos las ar­te­rias co­ro­na­rias y es­tán com­ple­ta­men­te abier­tas. Des­pués, nos me­te­mos den­tro del ven­trícu­lo iz­quier­do, in­yec­ta­mos un me­dio de con­tras­te y ve­mos có­mo se mue­ve y ese mo­vi­mien­to en la ven­tricu­logra­fía es el que es ca­rac­te­rís­ti­co del ta­kot­su­bo”, abun­da el car­dió­lo­go pa­ra el suplemento ELLAS. Pun­tual­men­te, es una for­ma de in­far­to agu­do al mio­car­dio sin obs­truc­ción de las ar­te­rias co­ro­na­rias o Myo­car­dial In­far­ction with no Obs­truc­ti­ve Co­ro­nary At­he­ros­cle­ro­sis (Mi­no­ca, por sus si­glas en in­glés) y sue­le su­ce­der cuan­do la per­so­na re­ci­be un im­pac­to emo­cio­nal fuer­te o una “so­bre­car­ga de ca­te­co­la­mi­na o adre­na­li­na”, en pa­la­bras de Ma­ra­ga­ño. El sín­dro­me del co­ra­zón ro­to y un in­far­to se dis­tin­guen tam­bién por­que en es­te úl­ti­mo una par­te del múscu­lo se mue­re o de­ja de fun­cio­nar. No así cuan­do la per­so­na su­fre ta­kot­su­bo, pues el da­ño es re­ver­si­ble. Se tra­ta más bien de una in­fla­ma­ción del múscu­lo car­dia­co que al ca­bo de unas tres se­ma­nas o dos me­ses co­mo máximo pue­de re­tor­nar a la nor­ma­li­dad. Di­cho de una ma­ne­ra más sim­ple: con el in­far­to es co­mo si a un ár­bol lo cor­ta­ran des­de el tron­co. Con el sín­dro­me del co­ra­zón ro­to, com­pa­ra Ma­ra­ga­ño, es co­mo si so­lo le que­bra­ran una ra­ma pe­que­ña y, por tan­to, pue­de se­guir dan­do som­bra.

MU­JE­RES AFEC­TA­DAS

El he­mo­di­na­mis­ta afir­ma que en tér­mi­nos de se­xo son las mu­je­res las más pro­pen­sas a su­frir ta­kot­su­bo y, par­ti­cu­lar­men­te, las post me­no­paú­si­cas con edad pro­me­dio de 68 años.

A lo lar­go de una dé­ca­da, en la ba­se de da­tos del Hos­pi­tal Re­gio­nal de Tal­ca se cuen­tan apro­xi­ma­da­men­te unos 12 mil ca­sos de es­tu­dios de co­ro­na­rio­gra­fía. De es­tos, cer­ca de 3 mil se con­fir­ma­ron co­mo in­far­tos y so­lo 30 co­mo sín­dro­me del co­ra­zón ro­to, in­di­ca­ti­vo de lo po­co co­mún de es­ta pa­to­lo­gía. A su vez, de es­ta trein­te­na de ca­sos en so­lo uno el pa­cien­te es hom­bre, de­ta­lla el ex­per­to. Hoy, cuan­do han pa­sa­do ca­si tres dé­ca­das des­de que se iden­ti­fi­có es­ta pa­to­lo­gía to­da­vía no es­tá cla­ra la ra­zón por la cual las mu­je­res son más pro­pen­sas, di­ce Ma­ra­ga­ño.

NI TAN INOFEN­SI­VA

Con el pa­sar del tiem­po los especialistas han no­ta­do que exis­te un gru­po de afec­ta­dos que evo­lu­cio­na mal en la eta­pa agu­da, lo que quie­re de­cir que no se tra­ta de una en­fer­me­dad com­ple­ta­men­te inofen­si­va co­mo se creía. “Ini­cial­men­te, se pen­sa­ba que era una con­di­ción to­tal­men­te be­nig­na, co­mo te­ner un res­fria­do, pe­ro no es tan así. Un 30% de las per­so­nas que ha­cen un ta­kot­su­bo evo­lu­cio­na con una con­di­ción que se lla­ma in­su­fi­cien­cia car­dia­ca, que pue­de lle­gar a ser gra­ve”, ex­po­ne el en­tre­vis­ta­do. Las per­so­nas con fac­to­res de ries­go co­mo la dia­be­tes, el ta­ba­quis­mo o hi­per­ten­sión tie­nen pro­nós­ti­co me­nos fa­vo­ra­ble.

Las es­ta­dís­ti­cas, in­clu­so, des­nu­dan una ta­sa de mor­ta­li­dad en ca­sos de ta­kot­su­bo de un 5% al año.

“Lo que quie­ro de­jar cla­ro es que si bien es cier­to es una con­di­ción re­ver­si­ble, igual en cier­tos es­ce­na­rios pue­de ser más gra­ve”, en­fa­ti­za el car­dió­lo­go. Lo que lo condiciona es la exis­ten­cia de fac­to­res de ries­go.

En el Hos­pi­tal Re­gio­nal de Tal­ca en 10 años so­lo han con­fir­ma­do 30 ca­sos de ta­kot­su­bo.

Doc­tor Pa­tri­cio Ma­ra­ga­ño, je­fe del ser­vi­cio de he­mo­di­na­mia del Hos­pi­tal Re­gio­nal de Tal­ca, ex­pli­ca de qué se tra­ta la en­fer­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.