EPOC, ta­ba­co y mu­jer

Ellas (Chile) - - Salud - EFE/RE­POR­TA­JES

La EPOC es una en­fer­me­dad res­pi­ra­to­ria vin­cu­la­da, fun­da­men­tal­men­te, al há­bi­to de fu­mar. Es­to ha he­cho que se aso­cie tra­di­cio­nal­men­te al hom­bre. Sin em­bar­go, la vul­ne­ra­bi­li­dad de la mu­jer al hu­mo del ta­ba­co y su in­cor­po­ra­ción tar­día a es­te há­bi­to es­tán pro­vo­can­do un in­cre­men­to de los ca­sos de es­ta en­fer­me­dad en mu­je­res en los úl­ti­mos años.

La En­fer­me­dad Pul­mo­nar Obs­truc­ti­va Cró­ni­ca (EPOC) se ca­rac­te­ri­za por un li­mi­ta­ción pro­gre­si­va, cró­ni­ca y po­co re­ver­si­ble al flu­jo aé­reo que se aso­cia, prin­ci­pal­men­te, a la exposición de hu­mo del ta­ba­co.

Sin em­bar­go, en el desa­rro­llo de es­ta en­fer­me­dad, la ter­ce­ra cau­sa de muer­te tras la car­dio­pa­tía y la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, tam­bién in­flu­yen fac­to­res co­mo la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, la exposición la­bo­ral a de­ter­mi­na­das sus­tan­cias y al hu­mo de la com­bus­tión de bio­ma­sa, es­pe­cial­men­te en en­tor­nos ru­ra­les y en paí­ses en vías de desa­rro­llo.

Con ob­je­to de au­men­tar el co­no­ci­mien­to, la con­cien­cia­ción y de vi­si­bi­li­zar la vul­ne­ra­bi­li­dad de la mu­jer con res­pec­to a es­ta en­fer­me­dad, un gru­po de ex­per­tos con la co­la­bo­ra­ción de As­traZe­ne­ca han ela­bo­ra­do el in­for­me “Pro­gra­ma de aten­ción integral a las mu­je­res con EPOC”.

Entre ellos se en­cuen­tra la doc­to­ra Pa­tri­cia So­bra­di­llo, neu­mó­lo­ga del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Ála­va, miem­bro de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neu­mo­lo­gía y Ci­ru­gía To­rá­ci­ca (SEPAR) y de­le­ga­da na­cio­nal de Glo­bal Ini­tia­ti­ve for Ch­ro­nic Obs­truc­ti­ve Lung Di­sea­se.

DIAG­NÓS­TI­CO TAR­DÍO

“La EPOC se sue­le diag­nos­ti­car tar­de, en torno a los 60-65 años, por­que has­ta que no da los pri­me­ros sín­to­mas co­mo la tos, las fle­mas o el aho­go no se sue­le acu­dir al mé­di­co y por­que no se sue­len ha­cer prue­bas pa­ra diag­nos­ti­car­la en to­dos los fu­ma­do­res”, sub­ra­ya doc­to­ra So­bra­di­llo.

Ello ex­pli­ca que, en los úl­ti­mos años, las en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias li­ga­das al ta­ba­co, co­mo la EPOC, ha­yan su­fri­do un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en mu­je­res en los paí­ses desa­rro­lla­dos, li­ga­das a la in­cor­po­ra­ción de es­tas al há­bi­to ta­bá­qui­co.

Se cal­cu­la que en el mundo hay 174 mi­llo­nes 500 mil per­so­nas con EPOC se­gún los da­tos de Glo­bal Bur­den of Di­sea­se de 2017. De ellos, 3,2 mi­llo­nes mue­ren ca­da año a cau­sa de es­ta en­fer­me­dad. De he­cho, en EEUU, por pri­me­ra vez en la his­to­ria, las muer­tes por EPOC en mu­je­res han su­pe­ra­do las de los hom­bres, ci­fras que se han tri­pli­ca­do en los úl­ti­mos vein­te años. Es­ta mis­ma ten­den­cia se es­tá ob­ser­van­do en otros paí­ses desa­rro­lla­dos co­mo Ca­na­dá, Reino Uni­do o Fin­lan­dia.

Por ejem­plo, en Es­pa­ña se es­ti­ma que un 73% de los pa­cien­tes con cri­te­rios de EPOC no tie­nen su diag­nós­ti­co, sien­do es­te in­fra­diag­nós­ti­co más acu­cian­te en mu­je­res (86%) que en hom­bres (67,6%). “Se­gui­mos ha­cien­do esa aso­cia­ción de hom­bre-ta­ba­co, por tan­to, en la mu­jer ten­de­mos a pen­sar que tie­ne as­ma y no EPOC”, ad­vier­te Pa­tri­cia So­bra­di­llo.

Aun­que va­ría de­pen­dien­do de la can­ti­dad que se fume al día y de si exis­te al­gún ti­po de pre­dis­po­si­ción (co­mo pa­de­cer as­ma), la en­fer­me­dad tar­da unos 20 años en co­men­zar a dar sín­to­mas, lo que ha­ce aún ha­ya me­nos mu­je­res con es­ta pa­to­lo­gía que hom­bres.

Sin em­bar­go, ellas son más sus­cep­ti­bles al hu­mo del ta­ba­co. “Fu­man­do lo mis­mo o in­clu­so me­nos tie­nen una en­fer­me­dad más se­ve­ra”, ex­pli­ca la doc­to­ra So­bra­di­llo.

SE­XO Y GÉ­NE­RO MAR­CAN

LA DIFERENCIA

Se­gún re­co­ge el Pro­gra­ma de aten­ción integral a las mu­je­res con EPOC, el he­cho de ser mu­jer u hom­bre pue­de con­lle­var di­fe­ren­cias bio­ló­gi­cas, anató­mi­cas y fi­sio­ló­gi­cas que pue­den con­di­cio­nar el es­ta­do de sa­lud.

Ade­más, exis­te una cons­truc­ción so­cio­cul­tu­ral de gé­ne­ro dis­tin­ta pa­ra ca­da se­xo, que pue­de oca­sio­nar di­fe­ren­cias en la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria de­ri­va­das de los es­te­reo­ti­pos co­mo el de que fu­man me­nos. El se­xo mar­ca una diferencia en la EPOC. Las mu­je­res ven más afec­ta­da su ca­li­dad de vi­da, y la en­fer­me­dad de­bu­ta an­tes en ellas. Ade­más, la sin­to­ma­to­lo­gía que pre­sen­tan es di­fe­ren­te. “Tie­nen mu­cho más aho­go, pe­ro me­nos tos y fle­mas que los hom­bres”, aña­de la neu­mó­lo­ga. Es­to se de­be a di­fe­ren­tes fac­to­res li­ga­dos a una ma­yor sus­cep­ti­bi­li­dad a los efec­tos no­ci­vos del hu­mo. Entre ellos des­ta­ca la pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca de la mu­jer al da­ño pul­mo­nar aso­cia­do al ta­ba­co, cons­ta­ta­do por es­tu­dios entre fa­mi­lias de per­so­nas fu­ma­do­ras y ex­fu­ma­do­ras.

Ade­más, exis­ten di­fe­ren­cias anató­mi­cas en las vías aé­reas, más es­tre­chas que las de los hom­bres en pro­por­ción al ta­ma­ño de sus pul­mo­nes. Por otra par­te, el te­ji­do de los bron­quio­los pre­sen­ta pa­re­des más grue­sas, lo que im­pli­ca ma­yor exposición a los efec­tos no­ci­vos de la com­bus­tión de ca­da ci­ga­rri­llo. Tam­bién in­flu­yen las di­fe­ren­cias en la me­cá­ni­ca ven­ti­la­to­ria, una ma­yor sus­cep­ti­bi­li­dad pa­ra la in­fla­ma­ción y la hi­per­se­cre­ción de mo­co y el efec­to de las hor­mo­nas se­xua­les, ya que al­gu­nos es­tu­dios es­ta­ble­cen que in­flu­yen en la me­ta­bo­li­za­ción de los pro­duc­tos del ta­ba­co.

Las mu­je­res tam­bién pre­sen­tan un cua­dro clí­ni­co di­fe­ren­te al de los hom­bres ca­rac­te­ri­za­do por un ma­yor gra­do de dis­nea, ma­yor fre­cuen­cia de si­bi­lan­cias, me­nos tos, me­nor ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral y ma­yor fre­cuen­cia de al­te­ra­cio­nes nu­tri­cio­na­les, así co­mo una peor ca­li­dad de vi­da y me­nor ca­pa­ci­dad pa­ra rea­li­zar ejer­ci­cio.

La mu­jer es más vul­ne­ra­ble al hu­mo del ta­ba­co por las di­fe­ren­cias bio­ló­gi­cas, anató­mi­cas y fi­sio­ló­gi­cas que pre­sen­ta con res­pec­to al hom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.