¿Có­mo de­jar el azú­car?

Ellas (Chile) - - Salud -

No so­lo bas­ta con que­rer. Lo pri­me­ro que se de­be con­si­de­rar pa­ra ge­ne­rar al­gún cam­bio de há­bi­to ali­men­ti­cio, es to­mar con­cien­cia de lo que se co­me. “El de­cir es­toy a die­ta, ge­ne­ra res­tric­cio­nes que pro­du­cen an­sie­da­des que se exa­cer­ban al no ver re­sul­ta­dos in­me­dia­tos”, ex­pli­ca Bár­ba­ra Yá­ñez, aca­dé­mi­ca de la ca­rre­ra de En­fer­me­ría de la U. San Se­bas­tián (USS), quien cam­bió su die­ta ha­ce cua­tro años.

La Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na del Co­ra­zón (AHA), recomienda re­du­cir la in­ges­ta ener­gé­ti­ca pro­ce­den­te de azú­ca­res aña­di­dos a 2535 gra­mos dia­rios en ca­so de los adul­tos y en los ni­ños, oja­lá no su­mi­nis­trar­les en nin­gu­na for­ma.

“Es de­cir, pa­ra un adul­to que ne­ce­si­ta con­su­mir 2.000 ca­lo­rías al día, po­dría co­mer máximo 5 cu­cha­ra­di­tas de azú­car, o 1 va­so de 200 ml de be­bi­da azu­ca­ra­da”, ex­pli­ca Fran­cis­ca Pe­ña, do­cen­te de la ca­rre­ra de Nu­tri­ción y Die­té­ti­ca de USS.

¿Có­mo de­jar­la? La nu­tri­cio­nis­ta se­ña­la que bus­can­do sus­ti­tu­tos: au­men­tar el con­su­mo de fru­ta fres­ca so­bre pos­tres ela­bo­ra­dos o em­plear­la pa­ra en­dul­zar que­ques, bis­co­chos o yo­gu­res (plá­tano o pu­ré de man­za­na); es­co­ger agua fres­ca en vez de be­bi­das azu­ca­ra­das; op­tar por pro­duc­tos de sa­bor más neu­tro, co­mo yo­gurt na­tu­ral o cho­co­la­tes con ma­yor por­cen­ta­je de cacao; pri­vi­le­giar ali­men­tos na­tu­ra­les más que pro­ce­sa­dos.

¿CÓ­MO LO­GRAR CO­MER SANO Y NO SU­CUM­BIR EN EL IN­TEN­TO?

La aca­dé­mi­ca de En­fer­me­ría Bár­ba­ra Ya­ñez, com­par­te su ex­pe­rien­cia: “Lo pri­me­ro es co­no­cer­nos, nues­tras for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des y acep­tar­nos tal cual so­mos. No te­ne­mos por qué li­mi­tar­nos con die­tas ri­gu­ro­sas. Si ten­go au­to­con­trol de mi an­sie­dad y to­mo con­cien­cia de lo que co­mo, no ten­dré por qué su­frir con las co­mi­das”.

La pro­fe­sio­nal agre­ga que “lo pri­me­ro que de­jé fue el azú­car: be­bi­das gaseosas, ju­gos pro­ce­sa­dos, ga­lle­tas. In­me­dia­ta­men­te lo ma­ra­vi­llo­so de es­to es que mi cuer­po y men­te cam­bió, apar­te de ba­jar de pe­so me sen­tía con más ener­gía, mi piel y pe­lo se veían mu­cho más sa­nos”.

Lue­go -aña­de- se apren­de a co­ci­nar y es­co­ger los ali­men­tos se­gún los nu­trien­tes que apor­tan, pe­ro tam­bién lo que es más im­por­tan­te es in­cluir en es­te cam­bio de há­bi­to a to­da la fa­mi­lia. “Ha­ce cua­tro años es­to era im­po­si­ble, por­que al pri­var­me era ca­si una tor­tu­ra y fi­nal­men­te, la fa­mi­lia se va su­man­do a es­tos in­creí­bles cam­bios de con­cien­cia con res­pec­to a los ali­men­tos”, co­men­ta.

El au­men­to de las en­fer­me­da­des cró­ni­cas es­tá en di­rec­ta re­la­ción con los cam­bios ali­men­ti­cios y uno de ellos es el con­su­mo ex­ce­si­vo de azú­car. Si bien, la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na del Co­ra­zón (AHA), recomienda no más de 5 cu­cha­ra­di­tas por día, quie­nes la han de­ja­do en su to­ta­li­dad, ha­blan de cam­bios ins­pi­ra­do­res.

Son múl­ti­ples las ra­zo­nes de sa­lud que en­tre­gan los especialistas pa­ra re­du­cir el con­su­mo de azú­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.