Se acer­ca la pri­ma­ve­ra pe­ro tam­bién las alergias

Pi­ca­zón en los ojos y la na­riz, es­tor­nu­dos, con­ges­tión y se­cre­ción na­sal sue­len ser para mu­chas per­so­nas se­ña­les de que ha lle­ga­do la pri­ma­ve­ra, por­que el po­len de cier­tos ár­bo­les y ma­le­zas que flo­re­cen en es­te pe­rio­do desatan alergias

Ellas (Chile) - - Portada - Marlyn Sil­va

El cam­bio de es­ta­ción de in­vierno a pri­ma­ve­ra trae con­si­go al­go más que el cam­bio de tem­pe­ra­tu­ra y la re­no­va­ción de la na­tu­ra­le­za, pues mu­chas per­so­nas co­mien­zan a su­frir pi­ca­zón en los ojos y na­riz, es­tor­nu­dos, con­ges­tión y se­cre­ción na­sal, sín­to­mas de la lla­ma­da aler­gia pri­ma­ve­ral o aler­gia al po­len. En septiembre, es cuan­do em­pie­za a flo­re­cer la ma­yor par­te de la ve­ge­ta­ción, en Chi­le. Ge­ne­ral­men­te, lo ha­cen pri­me­ro los ár­bo­les, des­pués sa­le el pas­to y la ma­le­za, tal co­mo lo ex­pli­ca el di­rec­tor del Cen­tro del Alér­gi­co, Pe­dro Mar­do­nes, en en­tre­vis­ta para el su­ple­men­to ELLAS.

Des­de que co­men­za­ron a cul­ti­var­se acei­tu­nas en Tal­ca se no­tó el cam­bio en los ni­ve­les de po­len en el am­bien­te me­dian­te los mo­ni­to­reos rea­li­za­dos por aca­dé­mi­cos de la Uni­ver­si­dad de Tal­ca has­ta 2016. Y las par­tí­cu­las li­be­ra­das por los oli­va­res pro­vo­can efec­tos in­ten­sos en los hu­ma­nos, in­di­ca Mar­do­nes. Sin em­bar­go, cuan­do re­cién co­mien­za la pri­ma­ve­ra, uno de los pó­le­nes más no­to­rios es el del aro­mo, que sue­le con­fun­dir­se con con­ta­mi­na­ción por azu­fre de­bi­do a las ca­pas ama­ri­llas que de­ja en el sue­lo. El efec­to que cau­sa so­bre las per­so­nas es de mag­ni­tud me­nor en com­pa­ra­ción con otras cla­ses de po­len trans­por­ta­do por el vien­to. En cam­bio, en no­viem­bre, afir­ma el in­ge­nie­ro fo­res­tal Ri­car­do Baet­tig, es cuan­do se da un peak de alergias de­bi­do al po­len de la gra­mí­nea, pas­to o ma­le­za, par­ti­cu­lar­men­te de la am­bro­sía, es­pe­cie que ha ido cre­cien­do len­ta y sos­te­ni­da­men­te en la re­gión.

El gra­do de afec­ta­ción en los in­di­vi­duos en tér­mi­nos ge­ne­ra­les de­pen­de en gran me­di­da de al en­torno en el que se en­cuen­tren, in­di­ca Mar­do­nes, aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Tal­ca: “Por un la­do es­tá la ge­né­ti­ca y lo otro es la dis­po­si­ción am­bien­tal. Hay gen­te que es­tá ex­pues­ta a con­ta­mi­na­cio­nes ma­yo­res y, por otro la­do, hay cues­tio­nes pro­pias de las per­so­nas que son di­fí­ci­les de es­tu­diar”. PRE­VEN­CIÓN La aler­gia pri­ma­ve­ral es ca­paz de al­te­rar la pro­duc­ti­vi­dad de las per­so­nas y cau­sar as­ma en al­gu­nos ca­sos con epi­so­dios se­ve­ros. Pre­ve­nir­la es po­si­ble con la apli­ca­ción de há­bi­tos sen­ci­llos, afir­ma Mar­do­nes, miem­bro de la Fun­da­ción de Ae­ro­bio­lo­gía Me­dio Am­bien­te y Sa­lud. Quie­nes vi­ven cer­ca ár­bo­les de plá­tano orien­tal o aro­mo, por ejem­plo, de­ben man­te­ner las ven­ta­nas de las casas ce­rra­das la ma­yor par­te del tiem­po y ha­cer lo mis­mo cuan­do se mo­vi­li­cen en au­to; evi­tar ten­der­se so­bre la gra­ma y se­car la ro­pa en es­pa­cios ce­rra­dos, por­que de lo con­tra­rio se lle­na de po­len y pue­de cau­sar dermatitis ató­pi­ca. MÁS ALERGIAS EN TAL­CA Ha­ce apro­xi­ma­da­men­te seis años, es­tu­dios aca­dé­mi­cos de­ter­mi­na­ron un in­cre­men­to en­tre 400 y 500% del po­len de oli­vo en la ca­pi­tal mau­li­na, de acuer­do a da­tos apor­ta­dos por Mar­do­nes. Eso y la apa­ri­ción de la am­bro­sía ha he­cho sur­gir más cua­dros alér­gi­cos de lo ha­bi­tual. “Tal­ca -abun­da el ex­per­to- era una ciu­dad cal­ma­da en tér­mi­nos de alergias. Des­de ha­ce al­gu­nos años ha em­pe­za­do a apa­re­cer mu­cha aler­gia y eso se ha vis­to que tie­ne re­la­ción con el po­len de oli­vo, por­que hay mu­chos oli­va­res al­re­de­dor y, ade­más, ha ido apa­re­cien­do una ma­le­za lla­ma­da am­bro­sía. Es­ta ma­le­za es una muy par­ti­cu­lar por­que no es­tá en to­das par­tes de Chi­le, sino que es­tá bá­si­ca­men­te en la sép­ti­ma re­gión, es una ma­le­za que en Es­ta­dos Uni­dos es una de las pri­me­ras cau­sas de aler­gia, pro­vo­ca una aler­gia muy vio­len­ta”. Los efec­tos del po­len po­drían mi­ti­gar­se, su­gie­re Mar­do­nes, con la ins­ta­la­ción de ma­llas en de­ter­mi­na­dos pun­tos para que atra­pen par­te del po­len. Sin em­bar­go, Baet­tig no lo con­si­de­ra un re­cur­so via­ble. Lo re­co­men­da­ble, di­ce, es ad­ver­tir a la po­bla­ción so­bre los ni­ve­les de po­len pre­sen­tes en el ai­re, tal co­mo lo mues­tra el mo­ni­to­reo cer­ti­fi­ca­do por la So­cie­dad Chi­le­na de Aler­gia e In­mu­no­lo­gía ac­tua­li­za­do se­ma­nal­men­te en el si­tio web Pó­le­nes. En Tal­ca, es­te aná­li­sis de­jó de prac­ti­car­se en 2016. No obs­tan­te, los ni­ve­les va­rían po­co ca­da año, acla­ró Baet­tig.

El po­len que li­be­ran cier­tos ár­bo­les co­mo el aro­mo es res­pon­sa­ble de las alergias pri­ma­ve­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.