Anore­xia en el mun­do de las re­des so­cia­les

Ellas (Chile) - - Portada - Marlyn Sil­va

En in­ter­net se te­jen uni­ver­sos ha­bi­ta­dos por jó­ve­nes que se co­mu­ni­can con tér­mi­nos que pa­re­cen inocen­tes, pe­ro en reali­dad ocul­tan la per­ver­si­dad de la bu­li­mia y la anore­xia, los dos des­ór­de­nes ali­men­ti­cios pa­de­ci­dos ma­yor­men­te por mu­je­res.

“¡Ho­la, bien­ve­nid@! Es­te gru­po se tra­ta so­bre Mía y Ana. Es para apo­yar­nos mu­tua­men­te y dar­nos mu­chos con­se­jos y so­bre to­do ver los resultados”, se lee en la des­crip­ción de un gru­po de What­sApp. Na­da alar­man­te has­ta que se ac­ti­van las con­ver­sa­cio­nes en­tre las 134 in­te­gran­tes que se co­mu­ni­can des­de Uru­guay, Mé­xi­co, Cos­ta Ri­ca, Ecua­dor, Argentina, Es­pa­ña y Chi­le. Nin­gu­na tie­ne más de 21 años y la me­nor tie­ne 12. Con la in­me­dia­tez de un clic se abre un uni­ver­so co­man­da­do por Ana y Mía. A sus ór­de­nes tie­nen una le­gión de jó­ve­nes que las obe­de­cen más que a sus pa­dres, por­que les ofre­cen la más co­di­cia­da de las fór­mu­las: el cuer­po per­fec­to.

To­das se de­cla­ran fie­les a Ana, a Mía o am­bas. Y es­tas no per­so­nas ni dio­sas. Se tra­ta en reali­dad de tér­mi­nos alu­si­vos a dos de los des­ór­de­nes ali­men­ti­cios más co­mu­nes en­tre las mu­je­res: la anore­xia y la bu­li­mia.

Una de las in­ter­ac­tuan­tes a los 14 años tie­ne co­mo me­ta ba­jar de 52 a 45 ki­los. Para lo­grar­lo sus com­pa­ñe­ras del What­sApp le re­co­mien­dan co­men­zar la die­ta del abe­cé, com­pues­ta por días de ayuno in­ter­ca­la­dos con el con­su­mo de 50 ca­lo­rías co­mo mí­ni­mo y 800 co­mo má­xi­mo. Otras sugieren la die­ta de las prin­ce­sas de Dis­ney, un ré­gi­men de 15 días para co­mer so­lo man­za­nas co­mo Blan­ca­nie­ves o res­trin­gir cual­quier bo­ca­do an­tes de las 12 del me­dio­día co­mo Cenicienta.

Por si las ex­pli­ca­cio­nes tex­tua­les son in­su­fi­cien­tes, in­ter­cam­bian imá­ge­nes de los cua­dros nu­tri­cio­na­les de los pro­duc­tos que con­su­men o la fo­to­gra­fía de un ma­te, el al­muer­zo del día que las emo­cio­na a to­das.

MÁS QUE MEN­SA­JE­RÍA INS­TAN­TÁ­NEA

El do­mi­nio de Ana y Mía va más allá de la men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea. Se ex­pan­de ha­cia cual­quier es­pa­cio ci­ber­né­ti­co dis­fra­za­do con jue­gos de pa­la­bras en es­pa­ñol o in­glés para evi­tar con­tro­les pa­ren­ta­les o blo­queos, co­mo in­ten­tan ha­cer en al­gu­nos paí­ses co­mo Es­pa­ña, don­de la ma­dre de una ado­les­cen­te anoré­xi­ca en­ca­be­za una cam­pa­ña para so­li­ci­tar al Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia la prohi­bi­ción de con­te­ni­dos pro anore­xia y pro bu­li­mia en in­ter­net.

En la in­fi­ni­ta pla­ta­for­ma di­gi­tal fá­cil­men­te pue­den con­se­guir­se blogs ta­pi­za­dos con co­lla­ge de fi­gu­ras fe­me­ni­nas del­ga­das don­de la pro­pie­ta­ria del es­pa­cio acon­se­ja lle­var a to­dos la­dos una bo­te­lla de agua “co­mo si fue­ra par­te de la piel” o co­mer mi­rán­do­se al es­pe­jo. Más un ni­do de vi­deos col­ga­dos en YouTu­be con con­te­ni­do si­mi­lar. La in­ter­ac­ción se vuel­ve mu­cho más per­so­nal en las re­des so­cia­les. En Fa­ce­book se iden­ti­fi­can co­mo Prin­ce­sas de cris­tal, Uni­cor­nio ro­sa­do vo­mi­ta ar­coí­ris, Dia­rio de una chi­ca in­vi­si­ble y Prin­ce­sas per­fec­tas. Com­par­ten tips para ser fla­cas a có­mo dé lu­gar, pe­ro dis­tin­to a lo que ocu­rre en los blogs, en es­tos si­tios se alien­tan en­tre sí y de­fien­den fé­rrea­men­te que to­do el pro­ce­so uti­li­za­do para adel­ga­zar es un es­ti­lo de vi­da nor­mal.

En Ins­ta­gram y Pin­te­rest los con­te­ni­dos so­bre la anore­xia y bu­li­mia son mu­cho más vi­sua­les. Una ava­lan­cha de 85.325 pu­bli­ca­cio­nes se des­plie­ga en el mo­tor de bús­que­da de Ins­ta­gram al in­gre­sar la eti­que­ta #thins­po, una com­bi­na­ción an­glo­sa­jo­na de las pa­la­bras thin (fla­ca) e ins­pi­ra­tion (ins­pi­ra­ción), es de­cir, imá­ge­nes que uti­li­zan co­mo mo­ti­va­ción para ob­te­ner un ab­do­men plano y ex­tre­mi­da­des con po­co múscu­lo y hue­sos so­bre­sa­lien­tes.

De las men­cio­na­das re­des so­lo Ins­ta­gram pre­sen­ta una ba­rre­ra de pro­tec­ción, pe­ro es fá­cil de elu­dir. La com­pa­ñía in­cor­po­ró en sus po­lí­ti­cas un fil­tro para las pa­la­bras anore­xia y bu­li­mia; de mo­do que cuan­do se es­cri­ben en la ba­rra de bús­que­da la apli­ca­ción re­di­rec­cio­na a una pan­ta­lla con el anun­cia­do “¿Po­de­mos ayu­dar­te? Las pu­bli­ca­cio­nes con pa­la­bras o hash­tags que bus­cas sue­len es­tar re­la­cio­na­das con un com­por­ta­mien­to que pue­de cau­sar da­ños e in­clu­so lle­var a la muer­te. Si es­tás pa­san­do por un mo­men­to di­fí­cil, nos gus­ta­ría ayu­dar­te”. De­ba­jo de la fra­se hay un bo­tón para so­li­ci­tar ayu­da. La ad­ver­ten­cia, sin em­bar­go, no blo­quea las imá­ge­nes.

Tal pa­no­ra­ma lo eva­lúa la psi­có­lo­ga Abi­gail Sil­va, para el su­ple­men­to ELLAS: “En es­to (los tras­tor­nos ali­men­ti­cios) in­flu­yen mu­chí­si­mo las re­des so­cia­les. Ins­ta­gram, so­bre to­do, don­de el cul­to al cuer­po y la per­fec­ción se aso­cia con éxi­to y fe­li­ci­dad. Las mu­je­res al fi­nal se ob­se­sio­nan por al­can­zar es­ta re­gla de per­fec­ción y bus­can mo­di­fi­car su cuer­po a co­mo dé lu­gar. To­das es­tas con­duc­tas son to­tal­men­te con­tra­pro­du­cen­tes con la sa­lud por­que el cuer­po em­pie­za a re­sen­tir­se”.

En las re­des, di­ce, hay un cons­tan­te “bom­bar­deo de fal­sos mo­de­los de be­lle­za” que des­pier­tan en las jó­ve­nes sen­ti­mien­tos de frus­tra­ción y an­sie­dad.

Preocupa to­da­vía más el he­cho de

que ca­da vez el pú­bli­co con­su­mi­dor de es­te ti­po de con­te­ni­do es más jo­ven, por­que “mien­tras las chi­cas se in­tro­du­cen en es­tos gru­pos de ma­ne­ra pre­coz, el da­ño es más gra­ve a tra­vés del tiem­po y se va vol­vien­do cró­ni­co y el tra­ta­mien­to sue­le ser muy lar­go y di­fí­cil de lle­var”, ar­gu­men­ta la es­pe­cia­lis­ta egre­sa­da de la Uni­ver­si­dad Pe­dro de Val­di­via.

TOR­MEN­TO FA­MI­LIAR

La re­la­ción in­tra­fa­mi­liar es uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res que in­ci­den en el pa­de­ci­mien­to de des­ór­de­nes ali­men­ti­cios, ex­po­ne Sil­va: “La ma­yo­ría de las chi­cas que su­fren tras­tor­nos ali­men­ti­cios co­mo bu­li­mia y anore­xia pro­vie­nen de fa­mi­lias con­flic­ti­vas don­de exis­ten pro­ble­mas de co­mu­ni­ca­ción, pa­dres que se ha se­pa­ra­do con mu­cha di­fi­cul­tad, en aque­llas don­de hay fal­ta de afec­to”.

“Cuan­do las jó­ve­nes con­ver­san en los gru­pos de What­sApp lo confirman. “Mi ma­má me lla­ma gor­da to­do el tiem­po, pe­ro quie­re que co­ma, o sea, no tie­ne sen­ti­do”, “Mi ma­ma me di­ce ‘oye mi chan­chi­ta o gor­da’ o mi abue­la me di­ce mi gor­dis” o “Yo me vol­ví Ana y Mía por­que me lla­ma­ban gor­da, no me en­tra­ba la ro­pa de mo­da, iba a bai­lar y los más lin­dos es­ta­ban con las más fla­cas y vi do­cu­men­ta­les pá­gi­nas de es­to y lo hi­ce. Pe­ro lo tu­ve que de­jar y aho­ra vol­ví. Es se­gún ca­da uno”, son al­gu­nas de las res­pues­tas de ellas cuan­do la in­te­gran­te más ac­ti­va pre­gun­ta la ra­zón por la cuál co­men­za­ron a ser anoré­xi­cas o bu­lí­mi­cas. Tam­bién, se de­cla­ran in­se­gu­ras, de lo con­tra­rio, di­cen, no es­ta­rían in­vo­lu­cra­das en ese mun­do.

CÓ­MO IN­TER­VE­NIR

Me­jo­rar la co­mu­ni­ca­ción en la fa­mi­lia, su­per­vi­sar el uso de las re­des so­cia­les, acon­se­jar a los hi­jos so­bre cuá­les son las for­mas sa­lu­da­bles para que se sien­tan con­for­mes con su cuer­po y bus­car orien­ta­ción mé­di­ca con un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio (psi­có­lo­go, psi­quia­tra, nu­tri­cio­nis­ta, mé­di­co ge­ne­ral), enu­me­ra Sil­va, son cla­ves para ayu­dar a quie­nes es­tán su­mer­gi­dos en des­ór­de­nes ali­men­ti­cios.

Ins­cri­bir a los hi­jos des­de la in­fan­cia en ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas y fo­men­tar la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble es de igual ma­ne­ra útil co­mo pre­ven­ción.

Una vez que el pa­cien­te es tra­ta­do du­ran­te pe­rio­dos que pue­den va­riar en­tre uno o dos años, exis­te el ries­go in­mi­nen­te de re­caí­da en un es­ti­ma­do de los cin­co años si­guien­tes. He ahí la com­ple­ji­dad de es­tos tras­tor­nos, re­cal­ca la psi­có­lo­ga.

HAM­BRE O PUR­GA

Psi­co­ló­gi­ca­men­te, la anore­xia se ca­rac­te­ri­za por­que quie­nes la su­fren “tie­nen una dis­tor­sión vi­sual en cuan­to a las di­men­sio­nes de su cuer­po. Se mi­ran al es­pe­jo y no son ca­pa­ces de di­fe­ren­ciar la reali­dad de la fan­ta­sía. Tie­nen mie­do ex­ce­si­vo a en­gor­dar y co­mien­zan a preo­cu­par­se mu­cho por las ca­lo­rías de los pro­duc­tos que con­su­men”, de­fi­ne la entrevistada.

Con­for­me avan­za el tras­torno pue­den su­már­se­le cua­dros de­pre­si­vos, ob­se­si­vos com­pul­si­vos o ma­nías. La bu­li­mia se ma­ni­fies­ta con otro ti­po de con­duc­tas. Las chi­cas co­men en ex­ce­so en un mo­men­to da­do y al ter­mi­nar se sien­ten cul­pa­bles. La reac­ción in­me­dia­ta es pur­gar­se o in­du­cir el vó­mi­to o ha­cer ejer­ci­cio ex­ce­si­vo.

Las uñas y las ye­mas del ín­di­ce y el anu­lar ama­ri­llen­tas o ir al ba­ño in­me­dia­ta­men­te des­pués de al­mor­zar, delatan a una per­so­na bu­lí­mi­ca.

De acuer­do con los da­tos re­fle­ja­dos en el in­for­me “Aten­ción de ado­les­cen­tes con pro­ble­mas de sa­lud men­tal” del Mi­nis­te­rio de Sa­lud pu­bli­ca­do en 2009, la pre­va­len­cia de la anore­xia ner­vio­sa se cal­cu­la en­tre un 0,5 y 3% en­tre ado­les­cen­tes y mu­je­res jó­ve­nes. Se­gún el do­cu­men­to, es­tas ci­fras au­men­tan al do­ble cuan­do se in­clu­yen ado­les­cen­tes ‘sa­nas’ con con­duc­tas ali­men­ta­rias anor­ma­les o con una preo­cu­pa­ción anor­mal so­bre el pe­so cor­po­ral.

En el ca­so de la bu­li­mia ner­vio­sa la pre­va­len­cia en­tre ado­les­cen­tes y mu­je­res jó­ve­nes es de 1 a 3% y sue­le ma­ni­fes­tar­se al fi­nal de la ado­les­cen­cia y al prin­ci­pio de la vi­da adul­ta.

La anore­xia y la bu­li­mia son tras­tor­nos ali­men­ti­cios que afec­tan ma­yor­men­te a las mu­je­res.

Psi­có­lo­ga Abi­gail Sil­va.

La die­ta de las prin­ce­sas de Dis­ney, uno de los tan­tos pla­nes mal­sa­nos die­té­ti­cos que se re­co­mien­dan las jó­ve­nes en gru­pos de What­sApp.

Las per­so­nas con anore­xia tie­nen una dis­tor­sión vi­sual en cuan­to a las di­men­sio­nes de su cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.