100 res­pues­tas so­bre es­cle­ro­sis múl­ti­ple y em­ba­ra­zo

Ellas (Chile) - - Salud -

Cuan­do una mujer tie­ne es­cle­ro­sis múl­ti­ple se plan­tea la pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar con su pa­re­ja y le asal­tan múl­ti­ples du­das so­bre su via­bi­li­dad. ¿Có­mo afec­ta­rá la en­fer­me­dad al desa­rro­llo del em­ba­ra­zo? ¿Cuá­les son los ries­gos para el fe­to? ¿Y la lactancia ma­ter­na? Una guía de has­ta 100 cues­tio­nes pre­ten­de orien­tar la ma­ter­ni­dad de las pa­cien­tes.

La es­cle­ro­sis múl­ti­ple (EM) es la en­fer­me­dad neu­ro­ló­gi­ca cró­ni­ca más ha­bi­tual en adul­tos jó­ve­nes (20-40 años), y afec­ta a unos 2,5 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do. Es más fre­cuen­te en mu­je­res que en hom­bres, en una re­la­ción de 2,5:1, y se con­cen­tra es­pe­cial­men­te en Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca.

Las neu­ró­lo­gas Ce­lia Ore­ja-Gue­va­ra, del hos­pi­tal Clí­ni­co San Car­los (Ma­drid, Es­pa­ña) y Lu­cien­ne Cos­ta-Fros­sard, del hos­pi­tal Ra­món y Ca­jal (Ma­drid) y la gi­ne­có­lo­ga Pi­lar La­fuen­te, del hos­pi­tal La Paz (Ma­drid), in­di­can que la pa­cien­te diag­nos­ti­ca­da de EM tie­ne po­si­bi­li­dad de que­dar­se em­ba­ra­za­da, co­mo cual­quier otra mujer, ya sea por de­seo pro­pio o de for­ma ac­ci­den­tal.

La obra “Pla­ni­fi­ca­ción Fa­mi­liar y Es­cle­ro­sis Múl­ti­ple.100 res­pues­tas cla­ve” pre­ten­de abor­dar las po­si­bles cues­tio­nes de mu­je­res en edad re­pro­duc­ti­va diag­nos­ti­ca­das de EM que deseen te­ner des­cen­den­cia, me­dian­te 100 pre­gun­tas y sus res­pec­ti­vas res­pues­tas.

“El li­bro es­tá pen­sa­do co­mo una guía prác­ti­ca para du­das pun­tua­les de mé­di­cos ge­ne­ra­les, anes­te­sis­tas y gi­ne­có­lo­gos”, se­ña­la la doc­to­ra Ce­lia Ore­ja-Gue­va­ra, una de las au­to­ras del li­bro.

La guía, pu­bli­ca­da por las tres doc­to­ras es­pe­cia­lis­tas en neu­ro­lo­gía y gi­ne­co­lo­gía, vie­ne es­truc­tu­ra­da en sie­te sec­cio­nes: de­fi­ni­ción y con­cep­tos, pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar, con­tra­con­cep­ción, con­cep­ción, em­ba­ra­zo, pre­pa­ra­ción al par­to y alum­bra­mien­to y cui­da­dos posparto.

PLA­NI­FI­CA­CIÓN FA­MI­LIAR DE LA PA­CIEN­TE

La es­cle­ro­sis múl­ti­ple (EM), tam­bién co­no­ci­da co­mo la en­fer­me­dad de las mil ca­ras, es una en­fer­me­dad au­to­in­mu­ne que pre­sen­ta múl­ti­ples y va­ria­das dis­fun­cio­nes del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, en­tre ellas: al­te­ra­cio­nes sen­so­ria­les y sen­si­ti­vas, dis­fun­ción de es­fín­te­res, pér­di­da de vi­sión uni­la­te­ral, al­te­ra­cio­nes mo­to­ras o dis­fun­ción se­xual.

Des­de el mo­men­to en que se rea­li­za el diag­nós­ti­co de la EM de mu­je­res en edad re­pro­duc­ti­va, las es­pe­cia­lis­tas in­sis­ten en la po­si­bi­li­dad de las pa­cien­tes de que­dar­se em­ba­ra­za­das.

“Para la pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar in­ten­ta­mos que la pa­cien­te es­té es­ta­ble. Es de­cir, que lle­ve al me­nos dos años sin bro­tes y una vi­da prác­ti­ca­men­te nor­mal”, acla­ra la doc­to­ra Ore­ja-Gue­va­ra.

A me­nu­do, su­pri­mir los tra­ta­mien­tos su­po­ne un pro­ble­ma para las pa­cien­tes. “No­so­tros in­ten­ta­mos pla­ni­fi­car cuán­do de­jan el an­ti­con­cep­ti­vo, cuán­do es­tán con el tra­ta­mien­to, y cuán­do pue­den em­pe­zar a que­dar­se em­ba­ra­za­das para re­du­cir esos tiem­pos”, aña­de la neu­ró­lo­ga. En las dé­ca­das de 1960 y 1970 se des­acon­se­ja­ba a las mu­je­res con EM que­dar­se em­ba­ra­za­das.

“En los úl­ti­mos diez años, he­mos com­pro­ba­do que el em­ba­ra­zo tie­ne un po­ten­cial be­ne­fi­cio­so en la ta­sa de re­caí­das y ca­re­ce de re­per­cu­sión a lar­go pla­zo en la pro­gre­sión de la en­fer­me­dad”, afir­ma la doc­to­ra Ore­ja-Gue­va­ra.

“Las mu­je­res tie­nen mu­cha in­de­ci­sión: por una par­te quie­ren te­ner un hi­jo, pe­ro por otra les da mie­do que su es­cle­ro­sis múl­ti­ple va­ya a peor”. A ello con­tri­bu­ye que aún con­ti­núen vi­gen­tes mu­chos mi­tos en torno a có­mo afec­ta la en­fer­me­dad al em­ba­ra­zo.

“Si el mé­di­co no es­tá bien in­for­ma­do y tie­ne mie­do, la pa­cien­te per­ci­be lo mis­mo”, re­se­ña la es­pe­cia­lis­ta. Du­ran­te el em­ba­ra­zo, se pro­du­ce una no­ta­ble me­jo­ra de la en­fer­me­dad de­bi­do a los cam­bios in­mu­no­ló­gi­cos in­du­ci­dos por las hor­mo­nas se­xua­les.

“Al prin­ci­pio, las pa­cien­tes sue­len ago­biar­se por que­dar­se em­ba­ra­za­das lo an­tes po­si­ble tras su­pri­mir el tra­ta­mien­to, pe­ro cuan­do se que­dan em­ba­ra­za­das em­pie­zan a en­con­trar­se me­jor y se re­la­jan”.

“Sa­ber que pue­den que­dar­se em­ba­ra­za­das y que no va a afec­tar ne­ga­ti­va­men­te al ni­ño ni a la en­fer­me­dad tam­bién es una es­pe­ran­za para las mu­je­res”, in­di­ca la doc­to­ra, quien tam­bién afir­ma que se des­acon­se­ja la ma­ter­ni­dad en ca­sos de edad avan­za­da o si la pa­cien­te tie­ne bro­tes fre­cuen­tes y es­tá dis­ca­pa­ci­ta­da.

MINIGUÍA SO­BRE ES­CLE­RO­SIS MÚL­TI­PLE Y EM­BA­RA­ZO

La guía “Pla­ni­fi­ca­ción Fa­mi­liar y Es­cle­ro­sis Múl­ti­ple. 100 res­pues­tas cla­ve” ex­pli­ca có­mo las mu­je­res diag­nos­ti­ca­das de EM pue­den que­dar­se em­ba­ra­za­das, si bien es­te acon­te­ci­mien­to de­be pro­gra­mar­se jun­to con un neu­ró­lo­go aten­dien­do a la si­tua­ción per­so­nal y de la pa­re­ja. Es­ta es una se­lec­ción de al­gu­nas de las pre­gun­tas exa­mi­na­das en el ma­nual:

¿Pue­den ad­mi­nis­trar­se los tra­ta­mien­tos mo­di­fi­ca­do­res de la es­cle­ro­sis múl­ti­ple (TME) du­ran­te el em­ba­ra­zo?

“Los TME es­tán con­tra­in­di­ca­dos, a ex­cep­ción del ace­ta­to de gla­ti­rá­me­ro. Sin em­bar­go, cual­quier mujer con EM en tra­ta­mien­to de­be con­sul­tar y pla­near el em­ba­ra­zo con su neu­ró­lo­go”.

¿Cuá­les son los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos más in­di­ca­dos en las pa­cien­tes con EM?

“Las mu­je­res con EM pue­den uti­li­zar to­dos los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos. No obs­tan­tes, en las pa­cien­tes con in­mo­vi­li­dad pro­lon­ga­da se re­co­mien­da evi­tar los que lle­ven es­tró­ge­nos por ries­go de trom­bo­sis, y las que re­ci­ban TME sin evi­den­cia en hu­ma­nos, los de lar­ga du­ra­ción (por ejem­plo, im­plan­te o DIU)”.

¿Cuá­les son las par­ti­cu­la­ri­da­des de la EM du­ran­te el em­ba­ra­zo? “Du­ran­te el em­ba­ra­zo se pro­du­cen im­por­tan­tes cam­bios hor­mo­na­les e in­mu­no­ló­gi­cos: mar­ca­do in­cre­men­to de hor­mo­nas co­mo los es­tró­ge­nos, que a su vez dis­mi­nu­yen los pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios; au­men­to de las cé­lu­las del sis­te­ma in­mu­ne (cé­lu­las T y an­tí­ge­nos fe­ta­les) y con­se­cuen­te me­jo­ra en la res­pues­ta an­te le­sio­nes en­dó­ge­nas”.

¿Es ma­yor el ries­go de mal­for­ma­cio­nes o mor­ta­li­dad neo­na­tal en los ni­ños de ma­dres con EM?

“La EM no ele­va el ries­go de mal­for­ma­cio­nes fe­ta­les, mor­ta­li­dad pe­ri­na­tal ni otras al­te­ra­cio­nes co­mo ba­jo pe­so o ba­jo diá­me­tro en­ce­fá­li­co. Ade­más, se re­mar­ca que la es­cle­ro­sis múl­ti­ple no es una en­fer­me­dad he­re­di­ta­ria”.

¿Pue­de dar lactancia ma­ter­na una mujer con EM?

“Di­ver­sos es­tu­dios han cons­ta­ta­do una me­nor can­ti­dad de bro­tes en las mu­je­res que op­ta­ron por ama­man­tar a sus hi­jos. Sin em­bar­go, en el ca­so de reanu­dar el tra­ta­mien­to de la EM ha de so­pe­sar­se los be­ne­fi­cios de la lactancia”.

Si en las dé­ca­das del 60 y 70 del pa­sa­do siglo se des­acon­se­ja­ba a las mu­je­res con es­cle­ro­sis múl­ti­ple que­dar­se em­ba­ra­za­das, en la ac­tua­li­dad es to­do lo con­tra­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.