¿Có­mo adap­tar el ho­gar pa­ra un fa­mi­liar que pa­de­ce Alz­hei­mer?

Quien su­fre es­ta en­fer­me­dad neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­va va per­dien­do dis­tin­tas ca­pa­ci­da­des: des­de la me­mo­ria, has­ta la de re­co­no­cer los es­pa­cios y a per­so­nas que vi­ven en su pro­pio do­mi­ci­lio. Adap­tar el en­torno es fun­da­men­tal pa­ra su cui­da­do

Ellas (Chile) - - Portada -

Ha­ce un par de se­ma­nas co­men­zó la nue­va noc­tur­na de Mega, “Ca­sa de Mu­ñe­cos”, la cual ha pues­to en el ta­pe­te el te­ma del alz­hei­mer, en­fer­me­dad cu­ya prin­ci­pal característica es que va ge­ne­ran­do el des­gas­te pro­gre­si­vo de las ca­pa­ci­da­des de una persona: em­pie­za con pro­ble­mas de me­mo­ria y pér­di­da de la aten­ción y al­te­ra­cio­nes de la fun­ción eje­cu­ti­va “co­mo to­mar de­ci­sio­nes”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta en ge­ria­tría y aca­dé­mi­co de la ca­rre­ra de Te­ra­pia Ocu­pa­cio­nal de la U. San Se­bas­tián (USS), Eduar­do Ga­ti­ca. El do­cen­te se­ña­la que en esas eta­pas se de­be co­men­zar a es­ti­mu­lar la me­mo­ria con el uso de cua­der­nos y ca­len­da­rios, “por­que ya hay con­fu­sión tem­po­ral es­pa­cial”.

Otros as­pec­tos que hay que con­si­de­rar “es la afa­sia, que es la in­ca­pa­ci­dad pa­ra ex­pre­sar­se y en­ten­der el len­gua­je; la apra­xia, di­fi­cul­tad pa­ra lo­grar un ob­je­ti­vo co­mo el de ves­tir­se, por­que se sal­tan pa­sos, por ejem­plo, se co­lo­can el cha­le­co an­tes de la ca­mi­sa; y ca­si al fi­nal se pre­sen­ta la ag­no­sia, que es cuan­do el pa­cien­te ya no re­co­no­ce a las per­so­nas y co­sas del en­torno cer­cano”, dice Ga­ti­ca.

ADAP­TAN­DO EL HO­GAR

Con­for­me avan­za la en­fer­me­dad se de­ben po­ner en mar­cha cam­bios que de­ben ser di­se­ña­dos se­gún las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da pa­cien­te y que van evo­lu­cio­nan­do jun­to con su en­fer­me­dad apun­ta el aca­dé­mi­co de la USS: “Lo pri­me­ro es sim­pli­fi­car las ta­reas, por ejem­plo, si el usua­rio co­ci­na, que lo ha­ga con la me­nor can­ti­dad de pa­sos po­si­ble; ubi­car se­ña­lé­ti­ca en to­da la ca­sa, per­mi­tién­do­le re­co­no­cer el am­bien­te y es­pa­cios; cuan­do pierden la ca­pa­ci­dad de leer, co­lo­car sím­bo­los y di­bu­jos que per­mi­tan ubi­car­se en la ca­sa; y pin­tar con un co­lor lla­ma­ti­vo la puer­ta del ba­ño”. El prin­ci­pal fac­tor de ries­go pa­ra la apa­ri­ción del alz­hei­mer es el en­ve­je­ci­mien­to, y en me­nor me­di­da (18% de los ca­sos) con­di­cio­nes ge­né­ti­cas. Sea cual sea la cau­sa, desa­rro­llar es­ta en­fer­me­dad neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­va va in­va­li­dan­do a la persona y afec­tan­do su en­torno in­me­dia­to, por eso “el cui­da­dor tam­bién de­be pre­pa­rar­se”, in­di­ca la do­cen­te de Psi­co­lo­gía de la U. San Se­bas­tián, Ni­co­le Chaig­neau. “Lo pri­me­ro es in­for­mar­se lo más po­si­ble acer­ca de la en­fer­me­dad y sus tra­ta­mien­tos. Acla­rar las du­das di­si­pa los te­mo­res y per­mi­te una ma­yor sen­sa­ción de con­trol, cuan­do se sa­be qué es lo que ten­drán que ir en­fren­tan­do a me­di­da que pa­sa el tiem­po. La in­cer­ti­dum­bre au­men­ta la sen­sa­ción de des­con­trol y de te­mor”, ex­pli­ca la pro­fe­sio­nal.

Lo se­gun­do, agre­ga, “es bus­car re­des de apo­yo den­tro y fue­ra de la fa­mi­lia, lo que pue­de im­pli­car con­tac­tar­se con una agru­pa­ción o con otras per­so­nas que es­tén vi­vien­do el pro­ce­so o lo ha­yan vi­vi­do pre­via­men­te. Y en se­gui­da, pla­ni­fi­car ac­cio­nes con­cre­tas que per­mi­tan man­te­ner lo más ade­cua­da­men­te po­si­ble la ca­li­dad de vi­da del en­fer­mo y de sus fa­mi­lia­res cer­ca­nos”.

La aca­dé­mi­ca USS con­clu­ye que “es fun­da­men­tal tra­ba­jar la pa­cien­cia y la to­le­ran­cia por­que la en­fer­me­dad ge­ne­ral­men­te con­lle­va pe­río­dos de gran irri­ta­bi­li­dad y, las per­so­nas a su al­re­de­dor pue­den con­fun­dir­se fren­te a to­dos los cam­bios de su ser que­ri­do en­fer­mo, reac­cio­nan­do des­de la ra­bia o la tris­te­za”.

Sea cual sea la cau­sa, desa­rro­llar es­ta en­fer­me­dad neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­va va in­va­li­dan­do a la persona y afec­tan­do su en­torno in­me­dia­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.