Lifting, el “gold stan­dard” de los re­ju­ve­ne­ci­mien­tos

Ca­da vez son más las per­so­nas que se so­me­ten a ci­ru­gías y tra­ta­mien­tos pa­ra evi­tar o di­si­mu­lar los efec­tos del pa­so del tiem­po en la piel y es­pe­cial­men­te en el ros­tro

Ellas (Chile) - - Portada -

En los úl­ti­mos tiem­pos, mu­chas per­so­nas es­tán ca­da vez más con­ven­ci­das de que no quie­ren en­ve­je­cer y pre­ten­den per­ma­ne­cer co­mo si el tiem­po no tu­vie­ra efec­tos so­bre ellos, por eso ca­da vez son más los que pa­san por el qui­ró­fano, se so­me­ten a ope­ra­cio­nes y tra­ta­mien­tos, cu­yos re­sul­ta­dos po­drían ser dig­nos de un es­cul­tor de la Gre­cia clá­si­ca.

¿QUÉ ES EL LIFTING?

Una de las téc­ni­cas más tra­di­cio­na­les em­plea­das es el lifting, se­gún in­for­ma el ci­ru­jano plás­ti­co, Je­sús Be­ni­to Ruiz. Es­ta ci­ru­gía con­sis­te en una ope­ra­ción tra­di­cio­nal, rea­li­za­da en qui­ró­fano y ba­jo anes­te­sia ge­ne­ral, y co­rri­ge la po­si­ción y vo­lu­men de los te­ji­dos que se han des­col­ga­do y/o atrofiado du­ran­te el en­ve­je­ci­mien­to.

Con es­ta in­ter­ven­ción, se­gún el ex­per­to, se co­rri­ge muy bien el cue­llo, es­pe­cial­men­te el ter­cio su­pe­rior y el án­gu­lo en­tre man­dí­bu­la y cue­llo. “Pa­ra su re­cu­pe­ra­ción, de­pen­dien­do siem­pre de su ex­ten­sión, son ne­ce­sa­rios en­tre sie­te y quin­ce días de li­cen­cia mé­di­ca. Es el tiem­po que tar­dan en eli­mi­nar­se la in­fla­ma­ción y los he­ma­to­mas, al­go que se lo­gra di­fu­mi­nar con ma­qui­lla­je”, se­gún Be­ni­to.

An­tes de so­me­ter­se a un lifting fa­cial lo pri­me­ro que hay que te­ner en cuen­ta “es el gra­do de fla­ci­dez, la pér­di­da de de­fi­ni­ción del con­torno de la man­dí­bu­la, la zo­na pe­rio­ral (bo­ca y bar­bi­lla), el cue­llo... Lo se­gun­do es te­ner unas ex­pec­ta­ti­vas rea­lis­tas de lo que se pue­de con­se­guir, que lo ex­pli­ca­rá al pa­cien­te su ci­ru­jano plás­ti­co. Fi­nal­men­te, en­ten­der el pro­ce­so post­ope­ra­to­rio pa­ra re­cu­pe­rar­se rá­pi­da­men­te”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta.

CONTRAINDICACIONES

Co­mo to­da in­ter­ven­ción, el lifting pue­de te­ner contraindicaciones si no se rea­li­za de ma­ne­ra co­rrec­ta, que, se­gún el ex­per­to, re­ci­ben el nom­bre de “es­tig­mas del lit­fting”. “Es­tas pue­den ser: la de­for­ma­ción del ló­bu­lo de la ore­ja o ci­ca­tri­ces an­chas y po­co es­té­ti­cas, de­bi­do a que la trac­ción se ha­ya lle­va­do a ca­bo en la piel y no en te­ji­dos de pro­fun­di­dad, don­de real­men­te de­be tra­tar­se”, opi­na el doc­tor. Ade­más, cuan­do se da el ca­so de que es la se­gun­da e in­clu­so tercera in­ter­ven­ción del pa­cien­te, “su ros­tro es­tá muy tra­ta­do, lo que di­fi­cul­ta la nue­va in­ter­ven­ción, ya que es­te ti­po de per­so­nas sue­len te­ner el ros­tro muy vo­lu­mi­no­so y con­se­guir unos re­sul­ta­dos na­tu­ra­les es muy com­pli­ca­do”, aña­de el ga­leno.

En cuan­to al gra­do de in­va­sión del re­ju­ve­ne­ci­mien­to por ex­ce­len­cia, Be­ni­to Ruiz afir­ma que “no es más in­va­si­va que cual­quier otra ci­ru­gía. Lo que ocu­rre es que, al ser en la ca­ra, son más vi­si­bles los sig­nos de re­cu­pe­ra­ción. La ca­ra es muy es­can­da­lo­sa en cuan­to a in­fla­ma­ción y es­to ge­ne­ra preo­cu­pa­ción. Pe­ro al mis­mo tiem­po ci­ca­tri­za rá­pi­do y muy bien”.

Ase­ve­ra igual­men­te que no exis­ten sus­ti­tu­tos del “lifting fa­cial”, pues es el más uti­li­za­do de los re­ju­ve­ne­ci­mien­tos, de­bi­do a que

“es la ma­ne­ra más di­rec­ta y fia­ble de re­po­si­cio­nar los te­ji­dos y que se man­ten­ga du­ran­te mu­cho tiem­po.

Aun­que los de­más tra­ta­mien­tos, me­nos in­va­si­vos, crean me­jo­ras, es­tas son más bre­ves”.

COM­PLE­MEN­TOS Y LABIOS

So­bre las fe­chas en que se sue­le so­li­ci­tar es­te tra­ta­mien­to, el doc­tor in­di­ca que “la de­man­da de tra­ta­mien­tos au­men­ta en la épo­ca es­ti­val, pe­ro por el sim­ple he­cho de te­ner más tiem­po pa­ra re­cu­pe­rar­se. El “lifting” re­quie­re tran­qui­li­dad y tiem­po, así que po­der es­tar en­tre tres y cua­tro se­ma­nas de re­po­so ayu­da mu­cho”.

Pa­ra com­ple­men­tar es­ta ci­ru­gía se pue­den rea­li­zar di­ver­sos tra­ta­mien­tos pre­vios a la ope­ra­ción. Por ejem­plo, la su­ple­men­ta­ción de co­lá­geno, el em­pleo de lá­ser pa­ra ma­ti­zar las arru­gas más fi­nas, los re­lle­nos de áci­do hia­lu­ró­ni­co pa­ra los sur­cos y las arru­gas en la zo­na pe­rio­ral y, pa­ra man­te­ner los re­sul­ta­dos, el ci­ru­jano re­co­mien­da la ra­dio­fre­cuen­cia o el lá­ser “q-switch”.

Con es­tos com­po­nen­tes es­tá muy pre­sen­te en es­te mo­men­to un nue­vo tra­ta­mien­to que au­men­ta el vo­lu­men de los labios, el En­der­mo­lift de LPG, el cual se es­tá lle­van­do a ca­bo en va­rias clí­ni­cas y con­sis­te en po­ten­ciar la crea­ción del áci­do hia­lu­ró­ni­co y el co­lá­geno que es­tán en la piel de for­ma na­tu­ral, me­dian­te se­sio­nes de trein­ta mi­nu­tos du­ran­te tres se­ma­nas, que pa­sa­rán a ser dos y lue­go una úl­ti­ma de con­trol, en la se­ma­na en que fi­na­li­za el tra­ta­mien­to. “Al no ser un mé­to­do in­va­si­vo, se con­si­guen unos re­sul­ta­dos y as­pec­tos muy na­tu­ra­les y los clien­tes sa­len muy con­ten­tos”, afir­ma Sil­via Olie­te. En de­fi­ni­ti­va, las per­so­nas es­tán ca­da vez más preo­cu­pa­das por su apa­rien­cia y as­pec­to, bus­can evi­tar a to­da cos­ta los efec­tos del pa­so del tiem­po y, pa­ra ello, se so­me­ten a ci­ru­gías o tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos que con­si­guen re­du­cir la apa­rien­cia de la edad.

An­tes de so­me­ter­se a un “lifting” fa­cial lo pri­me­ro que hay que te­ner en cuen­ta es el gra­do de fla­ci­dez, la pér­di­da de de­fi­ni­ción del con­torno de la man­dí­bu­la, la zo­na pe­rio­ral, el cue­llo, en­tre otros.

La es­ti­mu­la­ción del co­lá­geno y el áci­do hia­lu­ró­ni­co, que es­tá de ma­ne­ra in­trín­se­ca en nues­tro cuer­po, es una fór­mu­la que es­tán em­plean­do al­gu­nas clí­ni­cas co­mo tra­ta­mien­to na­tu­ral al au­men­to de vo­lu­men en los labios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.