Fa­ses del due­lo y con­se­jos que pue­den ayu­dar­te

Una rup­tu­ra sen­ti­men­tal, per­der el tra­ba­jo o cual­quier otro ti­po de pér­di­da sig­ni­fi­ca­ti­va, re­quie­re un pro­ce­so de due­lo pa­ra que pue­da ser su­pe­ra­da

Ellas (Chile) - - Psicología -

¿Qué ha­cer cuan­do pier­des un tra­ba­jo?, ¿qué ha­cer cuan­do pier­des una pa­re­ja?, ¿có­mo en­fren­tar­se a una pér­di­da tan sig­ni­fi­ca­ti­va? Per­der al­go que con­si­de­ra­mos va­lio­so nos co­lo­ca en un pro­ce­so de adaptación emo­cio­nal, y es im­por­tan­te en­ten­der­lo pa­ra su­pe­rar­lo y sa­lir for­ta­le­ci­das. La ma­yo­ría de no­so­tras he­mos pa­sa­do por al­gún due­lo. Pro­ba­ble­men­te no lo ha­ya­mos llegado a su­pe­rar y llevemos a la es­pal­da una pe­sa­da car­ga, una car­ga emo­cio­nal. Qui­zá sí lo su­pe­ra­mos y sa­li­mos re­for­za­das de ello. En cual­quier ca­so, sa­be­mos lo que se sien­te al per­der al­go va­lio­so.

FA­SES PA­RA SU­PE­RAR UNA PÉR­DI­DA

Mu­chas pue­den pen­sar que “el tiem­po to­do lo cu­ra”. Sin em­bar­go, el tiem­po no es lo que ha­ce que po­da­mos su­pe­rar al­go así, sino lo que ha ocu­rri­do en ese tiem­po. Pe­ro, ¿cuá­les son las fa­ses por las que po­de­mos pa­sar?

-In­mo­vi­li­dad: Es­tás en shock… No sa­bes qué ha­cer ni a quién pe­dir ayu­da. No sien­tes la pér­di­da, no afec­ta emo­cio­nal­men­te. Es­tás blo­quea­da.

-Ne­ga­ción: Nie­gas que es­to pue­da ser así. Te re­sis­tes a ello. No de­jas que es­te cam­bio se pro­duz­ca, y eso te ago­ta.

-Ira: Sien­tes ra­bia. Pier­des el con­trol de la si­tua­ción. Bus­cas cul­pa­bles a quie­nes di­ri­gir tu en­fa­do.

-Ne­go­cia­ción: Pos­ter­gas el cam­bio. Vie­ne la fal­sa es­pe­ran­za, y tras de sí lle­ga la de­cep­ción. -An­gus­tia: Tie­nes mie­do. No pue­des ne­go­ciar, no poue­des sal­var la si­tua­ción, y eso ge­ne­ra an­gus­tia, crisis. Vie­ne la in­cer­ti­dum­bre.

-Tris­te­za: Te ale­jas del mundo, te aís­las. Pue­den apa­re­cer sen­ti­mien­tos de vic­ti­mis­mo, cul­pa­bi­li­dad y re­sen­ti­mien­to.

-De­pre­sión: La tris­te­za mal ges­tio­na­da, desem­bo­ca en la de­pre­sión, una tris­te­za pro­fun­da an­te la pér­di­da. No ves sa­li­da, te sien­tes im­po­ten­te y des­am­pa­ra­da. El mundo es de co­lor ne­gro y lo que an­tes pro­du­cía sa­tis­fac­ción, aho­ra se con­vier­te en un me­ro trá­mi­te.

-Asi­mi­la­ción: Re­cu­pe­ras al­go de con­trol. Po­co a po­co, asi­mi­las la si­tua­ción y le­van­tas la ca­be­za. Sien­tes mie­do, pe­ro és­te ya no te fre­na. Te das cuen­ta de que la vi­da si­gue, y que eso que se ha per­di­do no era im­pres­cin­di­ble. To­ca con­ti­nuar.

Si es­tás pa­san­do por un due­lo, o tie­nes a al­guien cer­ca que lo ha­ga, en­ton­ces sa­brás re­co­no­cer es­tas fa­ses. Son do­lo­ro­sas, exis­te do­lor en la pér­di­da, pe­ro tam­bién son ne­ce­sa­rias y, por tan­to, no de­be­mos ne­gar­las, pues eso crea­ría, ade­más de do­lor, su­fri­mien­to. Es la re­sis­ten­cia la que ge­ne­ra el su­fri­mien­to. Cuan­do pen­sa­mos que “es­to no de­be­ría ser así”, “¿por qué a mí?”, cuan­do nos ne­ga­mos a ello y lu­cha­mos con­tra la reali­dad, una reali­dad in­mu­ta­ble, es cuan­do co­men­za­mos a gol­pear­nos con­tra la pa­red. Una pa­red que no se va a rom­per por mu­cho que tú te apo­rrees con­tra ella.

Es por eso que só­lo exis­te una for­ma de su­pe­rar el due­lo… Y es rin­dién­do­se. Re­nun­cian­do a la dis­cu­sión que te­ne­mos con la reali­dad. De he­cho, es la úl­ti­ma fa­se de un due­lo (bien ges­tio­na­do). Con el tiem­po, qui­zá la acep­ta­ción ple­na de la pér­di­da lle­gue, sin ne­ce­si­dad de pa­sar por las otras sie­te fa­ses. Pe­ro es­to no es lo im­por­tan­te. Lo que real­men­te im­por­ta es que, sea lo que sea, sea bien­ve­ni­do y acep­ta­do.

CON­SE­JOS QUE PUE­DEN AYU­DAR­TE

Permítete en­fa­dar­te, permítete sen­tir… No hay na­da de ma­lo, sal­vo que pien­ses que lo hay. Pue­de que es­to re­sul­te di­fí­cil de com­pren­der, pe­ro prue­ba. Si no quie­res ha­cer­lo con al­go gran­de, haz­lo con al­go pe­que­ño, al­gu­na “ton­te­ría” del día a día. Sim­ple­men­te, si ves en ti el en­fa­do, la de­cep­ción, la an­gus­tia, la tris­te­za, o cual­quier otro sen­ti­mien­to que te pro­vo­que una si­tua­ción, en­ton­ces pien­sa: “Es­to es lo que sien­to y, por tan­to, es pre­ci­sa­men­te lo que ne­ce­si­to expresar”. Prac­ti­ca la au­to­com­pa­sión, eres hu­ma­na y el do­lor por una pér­di­da for­ma par­te de la na­tu­ra­le­za de to­dos. Da­te to­do el ca­ri­ño del mundo y pro­pon­te sa­lir del su­fri­mien­to. Por­que no se tra­ta de que­dar­te ahí ni re­go­ci­jar­te, sino de per­mi­tir­te sen­tir, acep­tar y, des­de esa po­si­ción, ha­cer lo po­si­ble por sa­lir ade­lan­te. Si te lo per­mi­tes, el pro­ce­so no só­lo se­rá mu­cho más fá­cil y bre­ve, sino que po­drás su­pe­rar­lo de ver­dad y con­ver­tir­lo en un gran apren­di­za­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.