Las de­sigual­da­des de las hi­jas de la tie­rra, las mujeres in­dí­ge­nas

Ellas (Chile) - - Salud - Pa­bla Que­za­da Ta­pia En­car­ga­da de Pre­ven­ción VCM

Ca­da 05 de sep­tiem­bre se con­me­mo­ra el Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer In­dí­ge­na, ins­tau­ra­do en 1983 pa­ra ren­dir un ho­me­na­je a Bar­to­li­na Si­sa, mu­jer ay­ma­ra que lu­chó en con­tra de los con­quis­ta­do­res españoles y fue cruel­men­te ase­si­na­da en es­ta fe­cha. Su muer­te, fue el re­sul­ta­do de las de­sigual­da­des que se con­fi­gu­ran cuan­do es­tá pre­sen­te la per­te­nen­cia a un pue­blo ori­gi­na­rio su­ma­do a la irre­ve­ren­cia a las nor­mas de gé­ne­ro es­ta­ble­ci­das.

Esa his­to­ria de vi­da es la que se re­cuer­da pa­ra el Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer In­dí­ge­na, la cual tie­ne la po­ten­cia de re­pre­sen­tar a un sin­fín de tra­yec­to­rias, in­vi­si­bi­li­da­des y de­sigua­les. Ade­más, es­te día se creó pa­ra de­nun­ciar y en­fren­tar epi­so­dios de vio­len­cia, co­mo así tam­bién las dis­cri­mi­na­cio­nes pro­du­ci­das por el he­cho de ser mujeres e in­dí­ge­nas, en to­das las es­fe­ras de la vi­da so­cial.

La vio­len­cia en con­tra de las mujeres vie­ne de la co­lo­ni­za­ción, en don­de la po­bla­ción con más des­ven­ta­jas en la nue­va so­cie­dad chi­le­na des­de su crea­ción (1810), y par­ti­cu­lar­men­te des­de la lla­ma­da Pa­ci­fi­ca­ción de la Arau­ca­nía, ha si­do siem­pre la mu­jer in­dí­ge­na, es por ello, que la vio­len­cia en con­tra de las mujeres tie­ne sus cau­sas en los fac­to­res so­cio­cul­tu­ra­les que pro­vie­nen de una cultura ma­chis­ta en la cual es­tá arrai­ga­da la de­sigual­dad en­tre mujeres y hom­bres en cuan­to a los ro­les, los de­re­chos y las opor­tu­ni­da­des, jun­to con las ac­ti­tu­des, las nor­mas so­cia­les y mo­de­los de amor que to­le­ran o nor­ma­li­zan es­ta vio­len­cia, lo que ha con­ver­ti­do es­ta si­tua­ción en un pro­ble­ma cons­tan­te, al con­ti­nuar na­tu­ra­li­zan­do, jus­ti­fi­can­do, mi­ni­mi­zan­do, fri­vo­li­zan­do y ca­ri­ca­tu­ri­zan­do el abor­da­je de la vio­len­cia por ello preo­cu­par­se y ser par­tes de es­tos te­mas es jus­ti­cia, es dia­lo­gar, es ha­cer­nos par­te de un cam­bio pa­ra­dig­má­ti­co en la so­cie­dad en don­de to­dos po­de­mos ser agen­tes de cam­bio.

Sin em­bar­go, a pe­sar de to­dos los su­fri­mien­tos las mujeres in­dí­ge­nas nun­ca se han se­pa­ra­do de su rol y en lo fun­da­men­tal que son pa­ra el desa­rro­llo y per­ma­nen­cia de las cul­tu­ras tra­di­cio­na­les, ya que son las por­ta­do­ras de su len­gua, su sa­bi­du­ría an­ces­tral y res­pon­sa­bles de tras­mi­tir­las a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, rea­li­zan­do un apor­te ca­da vez más re­le­van­te en ám­bi­tos ta­les co­mo edu­ca­ción, cultura y la eco­no­mía fa­mi­liar, de­mos­tran­do do­tes de li­de­raz­go y or­ga­ni­za­ción que han per­mi­ti­do me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los pue­blos in­dí­ge­nas. Es­to se de­mues­tra en que la ma­yo­ría de las or­ga­ni­za­cio­nes in­dí­ge­nas es­tán li­de­ra­das por una mu­jer, han si­do pro­ta­go­nis­tas in­dis­cu­ti­bles de los pro­ce­sos de cam­bio en la re­la­ción de sus pue­blos con los Es­ta­dos, po­si­cio­na­do sus de­man­das en las agen­das na­cio­na­les, re­gio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

Po­ner fin a la eli­mi­na­ción de to­das las for­mas de vio­len­cia con­tra las mujeres en to­dos los es­pa­cios y con­tex­tos es un re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra al­can­zar el desa­rro­llo y ha­cer­nos par­te en la ac­tua­ción y acom­pa­ña­mien­to fren­te a di­chas si­tua­cio­nes es res­pon­sa­bi­li­dad de to­das y to­dos a ob­je­to de otor­gar­les la pro­tec­ción que sea ne­ce­sa­ria pa­ra evi­tar la dis­cri­mi­na­ción múl­ti­ple que sue­le afec­tar­les. Es­to, en con­cor­dan­cia con lo plan­tea­do por el Co­mi­té pa­ra la Eli­mi­na­ción de la Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mu­jer y lo es­ta­ble­ci­do en la Con­ven­ción In­te­ra­me­ri­ca­na pa­ra Pre­ve­nir, San­cio­nar y Erra­di­car la Vio­len­cia con­tra la Mu­jer (Con­ven­ción de Be­lém do Pa­rá).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.