“Mi­llen­nials”: Mas­co­tas en vez de hi­jos

Ellas (Chile) - - Portada -

La cos­tum­bre de te­ner mas­co­tas se re­mon­ta a mu­cho tiem­po an­tes de que exis­tie­ra la última ge­ne­ra­ción del pa­sa­do mi­le­nio: Jó­ve­nes na­ti­vos di­gi­ta­les, na­ci­dos en­tre los 80 y el año 2000, co­no­ci­dos co­mo “mi­llen­nials” o “Ge­ne­ra­ción Y”. Sin em­bar­go, pa­re­ce que, del mis­mo mo­do que han he­cho con otros há­bi­tos y cos­tum­bres, es­ta ge­ne­ra­ción ha lo­gra­do un gran im­pac­to en có­mo se ve a los ani­ma­les de com­pa­ñía.

Por ejem­plo, adop­tar ani­ma­les en lu­gar de com­prar­los, es una ten­den­cia ca­da vez más co­mún, a la que ar­tis­tas co­mo Zac Efron o Aria­na Gran­de han con­tri­bui­do en re­des so­cia­les o even­tos, al­go que les ha­ce co­nec­tar con es­ta ge­ne­ra­ción.

Ade­más, el dia­rio es­ta­dou­ni­den­se The Was­hing­ton Post pu­bli­có que el nú­me­ro de jó­ve­nes que ad­quie­ren ca­sas, co­ches, o tie­nen hi­jos ha des­cen­di­do. Pe­ro el por­cen­ta­je de “mi­llen­nials” que de­ci­de te­ner ani­ma­les de com­pa­ñías no pa­ra de au­men­tar.

Y es que, pa­ra es­tos jó­ve­nes, las mas­co­tas son co­mo los hi­jos: se­gún un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo por la em­pre­sa Zu­lily, quie­nes in­for­man que al 83 % de ellos les en­can­ta pre­su­mir de la “paternidad” ha­cia sus com­pa­ñe­ros pe­lu­dos, y de­mos­trar­lo con pro­duc­tos co­mo ca­len­da­rios, ta­zas o fel­pu­dos ins­pi­ra­dos en ani­ma­les do­més­ti­cos.

DUE­ÑOS DEL SEC­TOR

Los “mi­llen­nials” no so­lo son amos de sus mas­co­tas, sino de to­do el sec­tor: cons­ti­tu­yen el por­cen­ta­je prin­ci­pal de pro­pie­ta­rios de pe­rros y ga­tos, se­gún el es­tu­dio de Pet Owner Paths, de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Pro­duc­tos pa­ra Mas­co­tas, apo­ya­do por dis­tin­tas com­pa­ñías de Es­ta­dos Uni­dos con al­can­ce glo­bal, co­mo la agen­cia pu­bli­ci­ta­ria Un­fen­ced, la mar­ca de me­di­ca­men­tos ve­te­ri­na­rios Merck y la fir­ma de análisis del mer­ca­do Ky­ne­tic. Ade­más, de acuer­do con es­ta in­ves­ti­ga­ción, la “Ge­ne­ra­ción Y” en­glo­ba a los due­ños que más di­ne­ro in­vier­ten en cui­dar ade­cua­da­men­te de sus ani­ma­les de com­pa­ñía. Y, a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes res­pec­to a la sa­lud de sus ami­gos pe­lu­dos, lo ha­cen de otra ma­ne­ra.

Por ejem­plo, to­man gas­tos eco­nó­mi­cos co­mo lle­var­los al ve­te­ri­na­rio de ma­ne­ra pre­ven­ti­va, y no so­lo cuan­do ne­ce­si­tan un tra­ta­mien­to, y en com­prar­les pro­duc­tos so­lo por man­te­ner­les me­jor cui­da­dos. Lo que, es más: se­gún la mis­ma fuen­te, es­tos jó­ve­nes no se lo pien­san a la ho­ra de pe­dir una se­gun­da opi­nión a la ho­ra de tra­tar a sus mas­co­tas, con­sul­tan­do a es­pe­cia­lis­tas de to­do ti­po. Y, a la ho­ra de elegir a su ve­te­ri­na­rio, va­lo­ran, co­mo no, la in­me­dia­tez y la co­ne­xión: si el cen­tro o es­pe­cia­lis­ta dis­po­ne de chats, re­des so­cia­les, o uso del correo elec­tró­ni­co, en­ton­ces ten­drán pre­fe­ren­cia a la ho­ra de to­mar­lo co­mo re­fe­ren­cia. Ade­más, el 57% de “mi­llen­nials” cuen­tan con su ve­te­ri­na­rio a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes acer­ca de sus mas­co­tas, fren­te al 42% de sus pre­de­ce­so­res. Del mis­mo mo­do, el 50% de ellos si­gue los con­se­jos del es­pe­cia­lis­ta al pie de la le­tra, a di­fe­ren­cia del 31% de miem­bros de ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res.

Es­ta preo­cu­pa­ción por sus com­pa­ñe­ros ani­ma­les, tan si­mi­lar a la de los pa­dres con los hi­jos, tam­bién se ve re­fle­ja­da a la ho­ra de mi­mar y con­sen­tir: se­gún Zu­lily, el 92% de los “mi­llen­nials” com­pra re­ga­los de to­do ti­po a sus mas­co­tas, y no so­lo lo ha­cen en oca­sio­nes es­pe­cia­les co­mo cum­plea­ños o Na­vi­dad, el 51% lo ha­ce al me­nos una vez al mes. La em­pre­sa de co­mer­cio elec­tró­ni­co tam­bién des­ve­ló que más de la mi­tad de los “mi­llen­nials” po­see un ga­to, y tres cuar­tas par­tes de es­tos jó­ve­nes tie­nen un pe­rro. El 82% de ellos con­si­de­ra que te­ner una mas­co­ta es im­por­tan­te pa­ra pre­pa­rar­se de ca­ra a te­ner una fa­mi­lia.

ANI­MA­LES EN EL TRA­BA­JO

Se­gún la or­ga­ni­za­ción ban­ca­ria es­ta­dou­ni­den­se Sun Trust Mort­ga­ge, uno de los mo­ti­vos por los cua­les los “mi­llen­nials” de­ci­den com­prar­se una ca­sa es pa­ra que sus mas­co­tas ten­gan un ho­gar me­jor. Pe­ro la prio­ri­dad que le dan al bie­nes­tar de sus ani­ma­les, no so­lo se re­fle­ja en la vi­vien­da, sino tam­bién en el em­pleo.

El pa­sa­do 22 de ju­nio, fue el “Día Mun­dial de Lle­var a tu Mas­co­ta al Tra­ba­jo”. Apro­ve­chan­do es­ta fe­cha, la em­pre­sa de es­tu­dios de mer­ca­do Ip­sos, en co­la­bo­ra­ción con la mar­ca de ali­men­tos pa­ra mas­co­tas Pu­ri­na, lle­vó a ca­bo una in­ves­ti­ga­ción en va­rios paí­ses.

En los re­sul­ta­dos se des­ve­ló, por ejem­plo, que el 83% de “mi­llen­nials” se lle­va­rían a sus ani­ma­les de com­pa­ñía al tra­ba­jo si lo tu­vie­ran per­mi­ti­do. El 40% de ellos, de he­cho, pre­fe­ri­ría con­tar con es­ta po­si­bi­li­dad an­tes que te­ner un se­gu­ro de sa­lud.

Se tra­ta del mis­mo por­cen­ta­je que afir­ma que se ve­rían re­du­ci­do el es­trés la­bo­ral al te­ner la com­pa­ñía de su ani­mal mien­tras tra­ba­jan, que es a su vez la cifra de quie­nes ve­rían más sen­ci­lla su con­ci­lia­ción la­bo­ral-per­so­nal. El 50%, ade­más, se sen­ti­ría me­nos cul­pa­ble por no te­ner que de­jar a sus mas­co­tas so­las en ca­sa.

Es­to tie­ne su re­fle­jo a ni­vel in­ter­na­cio­nal ya que, se­gún Zu­lily, el 71% de la “Ge­ne­ra­ción Y” acep­ta­ría co­brar me­nos si, a cam­bio, les per­mi­tie­ran lle­var­se su mas­co­ta al tra­ba­jo. De he­cho, el 41% de ellos acep­ta­ría un re­cor­te de in­clu­so más de un 10% en el suel­do. Y el 44% de ellos con­fie­sa ha­ber men­ti­do al­gu­na vez pa­ra fal­tar al tra­ba­jo y que­dar­se en ca­sa con su mas­co­ta.

Y es que al 84% de ellos les ge­ne­ra an­gus­tia es­tar le­jos de sus ani­ma­les, aun­que sea por po­co tiem­po. Es más, al 65% de es­tos jó­ve­nes les cau­sa más an­sie­dad es­tar se­pa­ra­dos de su mas­co­ta, que de su te­lé­fono mó­vil.

Unas emo­cio­nes que tam­bién se re­fle­jan a la ho­ra de vi­vir el amor: el 45% de los “mi­llen­nials” ne­ce­si­ta­rían que su mas­co­ta “apro­ba­se” a su pa­re­ja a la ho­ra de ini­ciar una re­la­ción. Y pa­ra el 41%, es me­jor acu­rru­car­se jun­to a sus com­pa­ñe­ros pe­lu­dos que con sus aman­tes. Pa­re­ce que, pa­ra es­tos jó­ve­nes del mi­le­nio, la tec­no­lo­gía di­gi­tal y las ten­den­cias mo­der­nas no lo son to­do: las mas­co­tas, ocu­pan un im­por­tan­te lu­gar.

Pa­ra mu­chos miem­bros de la ge­ne­ra­ción del mi­le­nio, los ani­ma­les de com­pa­ñía son una de sus prio­ri­da­des y el 71% de es­tos jó­ve­nes acep­ta­rían co­brar me­nos a cam­bio de po­der lle­var a su mas­co­ta al tra­ba­jo

El 57% de “mi­llen­nials” cuen­tan con su ve­te­ri­na­rio a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes acer­ca de sus mas­co­tas, fren­te al 42% de sus pre­de­ce­so­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.