Re­lax des­de el ce­lu­lar

Ellas (Chile) - - Psicología -

Diez mi­nu­tos dia­rios de ‘mind­ful­ness’, una me­di­ta­ción cen­tra­da en to­mar cons­cien­cia del mo­men­to pre­sen­te, nos ayu­da a que nues­tra vi­da sea más sa­na, fe­liz y se­re­na, se­gún el crea­dor de una ‘app’ que sir­ve de guía pa­ra prac­ti­car es­ta for­ma de gim­na­sia men­tal

Ca­da vez nos cues­ta más des­co­nec­tar del es­trés cau­sa­do por el rá­pi­do rit­mo de vi­da y, aun­que re­sul­te pa­ra­dó­ji­co, he­chos en prin­ci­pio pla­cen­te­ros co­mo ha­cer un via­je, con­se­guir un tra­ba­jo desea­do o es­tar de va­ca­cio­nes pue­den lle­gar a au­men­tar nues­tro ner­vio­sis­mo.

Se­gún Ben­ja­mín Blas­co, fun­da­dor de una apli­ca­ción in­for­má­ti­ca (app) de me­di­ta­ción ‘mind­ful­ness’, de aten­ción ple­na o cons­cien­cia com­ple­ta, “el ‘mind­ful­ness’ es pa­ra la men­te lo que la gim­na­sia pa­ra el cuer­po. A tra­vés de la prác­ti­ca re­gu­lar se en­tre­na la men­te pa­ra que es­té más se­re­na, des­pe­ja­da y en paz; tan so­lo diez mi­nu­tos dia­rios son su­fi­cien­tes pa­ra em­pe­zar”.

COM­PLE­TA­MEN­TE ATEN­TOS AL MO­MEN­TO PRE­SEN­TE

Aña­de que la de­fi­ni­ción del pro­fe­sor Jon Ka­bat-Zinn, ar­tí­fi­ce de la se­cu­la­ri­za­ción de es­ta prác­ti­ca budista es la si­guien­te: “Mind­ful­ness” es pres­tar aten­ción de ma­ne­ra cons­cien­te a la ex­pe­rien­cia del mo­men­to pre­sen­te con in­te­rés, cu­rio­si­dad y acep­ta­ción. “Bá­si­ca­men­te po­de­mos de­cir que es la ha­bi­li­dad de es­tar com­ple­ta­men­te pre­sen­te, cons­cien­te de dón­de es­ta­mos y de lo que es­ta­mos ha­cien­do, y no es­pe­cial­men­te reac­ti­vos o abru­ma­dos por lo que su­ce­de a nues­tro al­re­de­dor”, re­ma­ta el co­fun­da­dor de Pe­tit Ba­mBou, co­mo se de­no­mi­na su apli­ca­ción gra­tui­ta de me­di­ta­ción. Se­gún Blas­co esos be­ne­fi­cios son muy im­por­tan­tes, te­nien­do en cuen­ta que de­di­ca­mos el 47 por cien­to del tiem­po que es­ta­mos des­pier­tos a pen­sar en al­go que no es­tá su­ce­dien­do en ese pre­ci­so lu­gar y mo­men­to, se­gún los psi­có­lo­gos. “Es de­cir que no es­ta­mos pre­sen­tes en nues­tra vi­da. La me­di­ta­ción nos pue­de ayu­dar a dis­fru­tar de ca­da mi­nu­to, a des­co­nec­tar de to­do aque­llo que no es­tá pa­san­do en es­te mo­men­to. De­gus­te, sien­ta, ex­pe­ri­men­te, hue­la… pres­te aten­ción al mo­men­to pre­sen­te con los cin­co sen­ti­dos”, in­di­ca Blas­co, de Pe­tit Ba­mBou.

No so­lo eso, me­di­tar tam­bién ayu­da a su­pe­rar el insomnio de­bi­do al es­trés y las preo­cu­pa­cio­nes se­gún Blas­co, quien des­ve­la un tru­co pa­ra dor­mir me­jor: “Du­ran­te diez mi­nu­tos, an­tes de dor­mir, cén­tre­se en su res­pi­ra­ción, sin pen­sar en na­da más que en ella, y así con­se­gui­rá un es­ta­do de tran­qui­li­dad y paz in­te­rior que le per­mi­ti­rá con­ci­liar el sue­ño me­jor y más rá­pi­da­men­te”.

BE­NE­FI­CIOS PA­RA EL CUER­PO Y LA SA­LUD

Blas­co se­ña­la que la me­di­ta­ción prac­ti­ca­da con re­gu­la­ri­dad pue­de me­jo­rar la sa­lud ce­lu­lar y es­tá aso­cia­da a una se­rie de re­des mo­le­cu­la­res que tie­nen una ac­ti­vi­dad an­ti­vi­ral en el or­ga­nis­mo, y se­ña­la un es­tu­dio de EEUU, de la uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, la fa­cul­tad de Me­di­ci­na de Har­vard y la Es­cue­la Icahn de Me­di­ci­na de Mount Si­nai. “Ade­más, la me­di­ta­ción ayu­da a re­co­no­cer y ‘de­jar ir’ el es­trés, la an­sie­dad, la ten­sión, la an­gus­tia, el do­lor y de­más emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos que tie­nen un re­fle­jo en nues­tro cuer­po y pue­den ser, en par­te, cau­san­tes de do­len­cias de co­ra­zón, cu­tá­neas, pro­ble­mas di­ges­ti­vos o de­pre­sión, con lo que, al me­jo­rar nues­tro es­ta­do de áni­mo, me­jo­ra­rá el fí­si­co”, se­gún Blas­co.

“Cul­ti­var me­dian­te la me­di­ta­ción una ac­ti­tud más ‘mind­ful’ (lle­na de cons­cien­cia o cons­cien­te de) ha­cia no­so­tros mis­mos y lo que nos ro­dea, nos per­mi­te dis­fru­tar el mo­men­to pre­sen­te sin dis­trac­cio­nes, re­la­ti­vi­zan­do to­do aque­llo que no es­tá en nues­tras ma­nos cam­biar, acep­tan­do a la gen­te que nos ro­dea tal y co­mo son y, en de­fi­ni­ti­va, sin­tién­do­nos más fe­li­ces”, en­fa­ti­za Blas­co. Con­sul­ta­do so­bre cuál es la téc­ni­ca más sen­ci­lla y a la vez más efi­caz de ‘mind­ful­ness’ así co­mo los mo­men­tos y lu­ga­res idea­les pa­ra prac­ti­car­la, Blas­co re­co­mien­da que ca­da per­so­na bus­que el me­jor mo­men­to, que po­dría ser na­da más des­per­tar­se, o in­clu­so an­tes de acos­tar­se. “No hay un mo­men­to “ideal”, so­lo hay que pro­bar el que se ajus­te me­jor a nues­tra vi­da y prac­ti­car to­dos los días o ca­da dos”, aconseja. Blas­co des­acon­se­ja obli­gar­se a me­di­tar: “Sim­ple­men­te hay que re­cor­dar que es un re­ga­lo que nos ha­ce­mos a no­so­tros mis­mos. Po­de­mos me­di­tar en ca­sa, pe­ro tam­bién apro­ve­char lu­ga­res es­pe­cia­les que ten­ga­mos ac­ce­si­bles, co­mo un bos­que, el mar, un la­go o una mon­ta­ña, que pue­den ins­pi­rar­nos se­re­ni­dad y de­lei­te”, se­ña­la es­te ex­per­to en ‘mind­ful­ness’.

So­bre la pos­tu­ra pa­ra me­di­tar, re­co­mien­da sen­tar­se con la es­pal­da rec­ta y re­la­ja­da en una si­lla o un co­jín, con las ma­nos en el re­ga­zo.

CLA­VES DE LA RES­PI­RA­CIÓN ‘MIND­FUL­NESS’

“La prác­ti­ca más fá­cil es man­te­ner los ojos me­dio ce­rra­dos, ins­pi­rar len­ta­men­te a tra­vés de la na­riz y es­pi­rar tam­bién a tra­vés de la na­riz”, se­ña­la Blas­co.

Agre­ga, ade­más, que hay que ob­ser­var dón­de se sien­te me­jor es­ta res­pi­ra­ción en el cuer­po (la sen­sa­ción del ai­re en la na­riz, el mo­vi­mien­to del pe­cho o ab­do­men...) y cen­trar to­da la aten­ción en ella du­ran­te unos mi­nu­tos. “Lue­go, de­pen­dien­do de dón­de es­te­mos, po­de­mos fo­ca­li­zar nues­tra aten­ción, si es en la mon­ta­ña, tra­tar de sen­tir su mis­ma dig­ni­dad, se­re­ni­dad y fuer­za en nues­tro cuer­po; si es en el mar, sen­tir có­mo la sen­sa­ción del alien­to es muy si­mi­lar a las olas que van y vie­nen; si es­ta­mos en una zo­na de ár­bo­les, sen­tir su mis­ma ex­ten­sión ha­cia el cie­lo y su mis­ma dig­ni­dad en la pos­tu­ra”, in­di­ca Blas­co.

“Des­pués de ha­cer diez mi­nu­tos es­te ejer­ci­cio, nos es­ti­ra­mos, nos fe­li­ci­ta­mos y vol­ve­mos a nues­tra vi­da co­ti­dia­na, in­ten­tan­do man­te­ner es­ta sen­sa­ción de pre­sen­cia re­la­ja­da en to­das las ac­ti­vi­da­des”, re­co­mien­da.

“A quie­nes nun­ca han me­di­ta­do qui­zás les re­sul­te com­pli­ca­do ha­bi­tuar­se por sí mis­mos, por lo que uti­li­zar una bue­na ‘app’ a tra­vés del te­lé­fono mó­vil o ta­blet, pue­de ser­les de gran ayu­da pa­ra mo­ti­var­se, desa­rro­llar el há­bi­to de la me­di­ta­ción, con­se­guir me­di­tar de for­ma re­gu­lar y afian­zar la prác­ti­ca”, se­ña­la.

“La apli­ca­ción Pe­tit Ba­mBou, dis­po­ni­ble pa­ra iOS y An­droid, ofre­ce au­dios de más de cien se­sio­nes de me­di­ta­ción de 10-20 mi­nu­tos so­bre di­fe­ren­tes te­má­ti­cas, co­mo es­trés, an­sie­dad, tra­ba­jo, des­in­to­xi­ca­ción di­gi­tal, ali­men­ta­ción cons­cien­te y ma­ter­ni­dad/paternidad, así co­mo ví­deos ex­pli­ca­ti­vos que guían al usua­rio por los prin­ci­pios cla­ve de es­ta prác­ti­ca”, ase­gu­ra Blas­co.

Pa­ra me­di­tar no hay un mo­men­to “ideal”, so­lo hay que pro­bar el que se ajus­te me­jor a nues­tra vi­da y prac­ti­car to­dos los días o ca­da dos, aconseja el ex­per­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.