Di­sar­tria: Qué es, sín­to­mas y tra­ta­mien­to

És­te es un tras­torno del ha­bla que pue­de pro­du­cir­se por di­fe­ren­tes cau­sas y que pre­sen­ta dis­tin­tos ni­ve­les de gra­ve­dad

Ellas (Chile) - - Salud -

Exis­ten di­fe­ren­tes tras­tor­nos de ha­bla co­mo la dis­fe­mia (tar­ta­mu­dez), la ta­qui­fe­mia (au­men­to de la ve­lo­ci­dad del ha­bla), la dis­la­lia (fa­llos en la ar­ti­cu­la­ción de so­ni­dos) o la di­sar­tria (tras­torno que afec­ta a los múscu­los del ha­bla), en­tre otras. En es­ta oca­sión nos cen­tra­mos en es­ta úl­ti­ma, un pro­ble­ma de ori­gen neu­ro­ló­gi­co que di­fi­cul­ta la ca­pa­ci­dad de ha­bla del afec­ta­do.

¿QUÉ ES LA DI­SAR­TRIA?

La di­sar­tria es un tras­torno o al­te­ra­ción mo­tor del ha­bla pro­vo­ca­do por pa­rá­li­sis, de­bi­li­dad o fal­ta de coor­di­na­ción de la mus­cu­la­tu­ra del ha­bla.

Los múscu­los de la bo­ca, la ca­ra y el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio es­tán de­bi­li­ta­dos, por lo que los afec­ta­dos por la di­sar­tria pue­den com­pren­der el len­gua­je per­fec­ta­men­te y pue­den ela­bo­rar sus pro­pios men­sa­jes, pe­ro al in­ten­tar ar­ti­cu­lar­los, se pro­du­cen di­fi­cul­ta­des en la fo­na­ción. Exis­ten di­fe­ren­tes ni­ve­les de di­sar­tria por gra­ve­dad (le­ve, mo­de­ra­da y se­ve­ra) se­gún la par­te del sis­te­ma ner­vio­so que es­tá afec­ta­da.

Es bas­tan­te ha­bi­tual que la di­sar­tria es­té acom­pa­ña­da de dis­fa­gia, es de­cir, tras­tor­nos en la de­glu­ción, por lo que es im­por­tan­te que se eva­lúe la si­tua­ción del pa­cien­te pa­ra evi­tar com­pli­ca­cio­nes.

CAU­SAS DE LA DI­SAR­TRIA

Pue­de es­tar pro­vo­ca­da por di­fe­ren­tes cau­sas: Un ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar, una in­fec­ción, un tu­mor, un trau­ma­tis­mo de crá­neo, una en­fer­me­dad de­ge­ne­ra­ti­va, en­fer­me­da­des me­ta­bó­li­co-tó­xi­cas o in­fla­ma­to­rias. De­pen­dien­do de la cau­sa y de la lo­ca­li­za­ción de la le­sión, los sín­to­mas pue­den va­riar mu­cho, ya que los múscu­los afec­ta­dos no se­rán los mis­mos.

SÍN­TO­MAS DE LA DI­SAR­TRIA

Co­mo ya se ha in­di­ca­do, de­pen­dien­do de la cau­sa y las características de la al­te­ra­ción del pa­cien­te, la sin­to­ma­to­lo­gía pue­de va­riar mu­cho. No obs­tan­te, es­tos son al­gu­nos de los pro­ble­mas más pre­sen­tes en per­so­nas afec­ta­das por es­te tras­torno del ha­bla: Ha­blar len­ta­men­te, ha­blar rá­pi­da­men­te (inin­te­li­gi­ble), arras­trar las pa­la­bras, ha­blar muy ba­ji­to, es­ca­sa mo­vi­li­dad en la len­gua, los la­bios y la man­dí­bu­la; en­to­na­ción anor­mal, tim­bre de la voz na­sal o hi­per­na­sa­li­dad, ron­que­ra, ba­beo, voz en­tre­cor­ta­da y di­fi­cul­tad al mas­ti­car y tra­gar. Ge­ne­ral­men­te, en los pa­cien­tes con di­sar­tria le­ve, el ha­bla sue­le ser in­te­li­gi­ble, pe­ro sí ten­drán pro­ble­mas al ar­ti­cu­lar de­ter­mi­na­dos fo­ne­mas. Nor­mal­men­te se­rán aque­llos so­ni­dos que re­quie­ran una coor­di­na­ción mus­cu­lar más com­pli­ca­da. La di­sar­tria le­ve tam­bién pue­de ma­ni­fes­tar­se a tra­vés de la in­ten­si­dad o ve­lo­ci­dad del ha­bla. Tam­bién pue­de ver­se afec­ta­da la mo­vi­li­dad del paladar blan­do, lo que pro­du­ce un tono hi­per­na­sal.

En los pa­cien­tes con di­sar­tria mo­de­ra­da es­tos sín­to­mas au­men­tan y en oca­sio­nes el ha­bla es inin­te­li­gi­ble. Al­go que au­men­ta más aún cuan­do la di­sar­tria es se­ve­ra, ya que la mo­vi­li­dad de los múscu­los fa­cia­les es­tá muy com­pro­me­ti­da.

DIAG­NÓS­TI­CO DE LA DI­SAR­TRIA

Pa­ra con­se­guir un diag­nós­ti­co co­rrec­to de es­te tras­torno del ha­bla es ne­ce­sa­rio que la per­so­na con di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­blar acu­da al fo­no­au­dió­lo­go pa­ra so­me­ter­se a una eva­lua­ción in­ten­si­va del ha­bla y del len­gua­je, así co­mo a una con­sul­ta neu­ro­ló­gi­ca pa­ra des­car­tar otros tras­tor­nos.

El es­pe­cia­lis­ta ob­ser­va­rá el mo­vi­mien­to de los la­bios, la len­gua y la ca­ra, así co­mo la in­te­gra­ción de la res­pi­ra­ción en el ha­bla y el tono de la voz. Es­te de­be­rá de­ter­mi­nar si se tra­ta de di­sar­tria o de otro tras­torno del ha­bla co­mo la afa­sia, que tam­bién im­pli­ca la pér­di­da de di­fi­cul­ta­des pa­ra la ex­pre­sión ver­bal, aun­que a di­fe­ren­cia de la di­sar­tria, tam­bién afec­ta a la ca­pa­ci­dad de com­pren­der el len­gua­je.

TRA­TA­MIEN­TOS DE LA DI­SAR­TRIA

El tra­ta­mien­to de la di­sar­tria de­pen­de mu­cho de la cau­sa y del ni­vel de gra­ve­dad de la mis­ma. En fun­ción de ello, el pa­tó­lo­go del ha­bla, tras la eva­lua­ción del pa­cien­te, de­ter­mi­na­rá cuál es el pro­ce­di­mien­to más ade­cua­do pa­ra ayu­dar­le a me­jo­rar su ca­pa­ci­dad de ha­bla.

Por lo tan­to, en fun­ción de las al­te­ra­cio­nes de ca­da pa­cien­te de di­sar­tria y sus di­fi­cul­ta­des pa­ra co­mu­ni­car­se, se es­ta­ble­ce­rá una te­ra­pia del ha­bla es­pe­cí­fi­ca con di­fe­ren­tes ejer­ci­cios que con­tri­bu­yan a dis­mi­nuir las al­te­ra­cio­nes.

Una vez que el pro­fe­sio­nal de­ci­de el tra­ta­mien­to opor­tuno pa­ra el afec­ta­do, al­gu­nos de los ob­je­ti­vos se­rán los si­guien­tes: Ayu­dar al pa­cien­te a que ha­bla de for­ma pau­sa­da, for­ta­le­cer los múscu­los, au­men­tar el mo­vi­mien­to de la bo­ca, la len­gua y los la­bios; me­jo­rar la ar­ti­cu­la­ción de las pa­la­bras y guiar a los fa­mi­lia­res del pa­cien­te pa­ra lo­grar una me­jor co­mu­ni­ca­ción.

En ca­sos gra­ves en los que es com­pli­ca­do re­cu­pe­rar el ha­bla, el pro­fe­sio­nal ayu­da al pa­cien­te a apren­der mé­to­dos al­ter­na­ti­vos de co­mu­ni­ca­ción.

CON­SE­JOS PA­RA ME­JO­RAR LA CO­MU­NI­CA­CIÓN CON DI­SAR­TRIA

Con­se­jos pa­ra pa­cien­tes de di­sar­tria: Ha­blar al­to y des­pa­cio, ha­cer pau­sas fre­cuen­tes, pre­sen­tar el te­ma a los oyen­tes con una pa­la­bra an­tes de em­pe­zar a ha­blar, evi­tar las con­ver­sa­cio­nes lar­gas cuan­do es­té can­sa­do, uti­li­zar otros mé­to­dos de co­mu­ni­ca­ción cuan­do sea ne­ce­sa­rio (ges­tos, escritura...). Con­se­jos pa­ra fa­mi­lia­res y otros oyen­tes: Pres­ta aten­ción al ha­blan­te, re­du­ce las dis­trac­cio­nes y evi­ta el rui­do cuan­do la per­so­na te ha­ble, mi­ra a la per­so­na cuan­do ha­ble, si no en­tien­des al­go, ház­se­lo sa­ber; re­pi­te la par­te que has en­ten­di­do pa­ra que so­lo te ten­ga que re­pe­tir lo que no, y si si­gues sin en­ten­der al­go, haz pre­gun­tas al afec­ta­do pa­ra fa­ci­li­tar la co­mu­ni­ca­ción.

La di­sar­tria es un tras­torno o al­te­ra­ción mo­tor del ha­bla pro­vo­ca­do por pa­rá­li­sis, de­bi­li­dad o fal­ta de coor­di­na­ción de la mus­cu­la­tu­ra del ha­bla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.