¿Ba­ña­dor o bi­ki­ni?

Es­ta cues­tión ya tie­ne res­pues­ta: ba­ña­dor. Pren­da de ba­ño que per­mi­te ma­yor li­ber­tad de mo­vi­mien­tos, dis­fru­tar de las ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas, ade­más de ca­mu­flar los de­fec­tos y real­zar las vir­tu­des de la anato­mía

Ellas (Chile) - - Portada -

Las mo­das vie­nen y van y, en cues­tión de ba­ño, el bi­ki­ni ha que­da­do re­le­ga­do a un se­gun­do plano. Pe­ro en cues­tión de ropa de ba­ño, lo im­por­tan­te es ele­gir una pren­da que fa­vo­rez­ca. Y pa­re­ce ser que el ba­ña­dor tie­ne las de ga­nar, es más ver­sá­til y se ocu­pa de ca­mu­flar y ta­par las zo­nas más con­flic­ti­vas. Es­tá cla­ro que el bi­ki­ni no vi­ve su me­jor mo­men­to. Es­ta pren­da com­pues­ta de dos pie­zas, que na­ció tras la se­gun­da Gue­rra Mun­dial mo­ti­va­do por la or­den del go­bierno ame­ri­cano de re­du­cir el gas­to de te­ji­do, aban­de­ró la li­be­ra­ción de la mu­jer y re­for­zó el poderío fe­me­nino.

Aho­ra el bi­ki­ni es­pe­ra un nue­vo mo­men­to, mien­tras el ba­ña­dor es la ten­den­cia más de­sea­da. Mu­chas mu­je­res no quie­ren mos­trar su cuer­po en­fun­da­do en un bi­ki­ni, no es­tán có­mo­das, pre­fie­ren cu­brir zo­nas “de con­flic­to”, co­mo el ab­do­men.

¿LI­SO O ESTAMPADO?

En­ton­ces es­te ve­rano es me­jor ta­par el om­bli­go, ¿pe­ro qué mo­de­lo?, ¿li­so o estampado?, ¿subido de pier­na o con es­co­te asi­mé­tri­co?, ¿vo­lan­tes o flo­res bor­da­das?, ¿flecos o pedrería?, ¿mi­ni­ma­lis­mo o ba­rro­quis­mo? En fun­ción de los gus­tos, se ele­gi­rá el ba­ña­dor, pe­ro es im­por­tan­te po­ner aten­ción al pa­trón, cor­tes, te­ji­do y co­lor pa­ra ver el mo­de­lo que fa­vo­rez­ca, el más ade­cua­do.

La moda de ba­ño apues­ta por pier­nas al­tas, es­co­tes im­por­tan­tes y to­nos li­sos. Es el mo­men­to del ba­ña­dor fren­te a di­ver­ti­dos y co­lo­ris­tas bi­qui­nis. El mo­de­lo fa­vo­ri­to de las “celebrities” es el ba­ña­dor de ra­yas ver­ti­ca­les, una si­lue­ta muy sen­ci­lla, un po­co subido de ca­de­ra que, ade­más de ta­par el “mi­che­lín” tie­ne la vir­tud de es­ti­li­zar la fi­gu­ra. Pue­de com­bi­nar­se con short y pan­ta­lo­nes va­que­ros pa­ra sa­lir por la no­che, un atrac­ti­vo más pa­ra in­cluir­lo en la ma­le­ta de va­ca­cio­nes. “Es pre­fe­ri­ble usar pren­das con vo­lu­men y es­tam­pa­dos en las áreas que se desean des­ta­car, mien­tras que los to­nos os­cu­ros y los dra­pea­dos ayu­da­rán a di­si­mu­lar”, ex­pli­ca Ali­cia Her­nán­dez.

La flo­ra y fau­na, los co­lo­res ma­ri­ne­ros, los es­tam­pa­dos de ra­yas, el “ani­mal print”, los pé­ta­los de flo­res y los lu­na­res, im­pri­men ca­rác­ter al tra­je de ba­ño. Los es­tam­pa­dos tro­pi­ca­les son otra de las ten­den­cias de ba­ño de es­te ve­rano, es el mo­men­to de de­jar­se lle­var por los co­lo­res vi­vos, las flo­res, las fru­tas y los “print” que re­crean el Ca­ri­be.

Pa­ra el es­ti­lo ét­ni­co siem­pre hay un hue­co, fa­vo­re­ce­dor y ju­ve­nil, no se des­pren­de de los flecos, aba­lo­rios y atrac­ti­vos es­tam­pa­dos.

BA­ÑA­DOR EN CLA­VE MINIMAL

Mu­chas fir­mas, en­tre ellas Ti­ger­lily, apues­tan por pa­tro­nes fa­vo­re­ce­do­res, ba­ña­do­res que suben el cor­te de la pier­na has­ta la ca­de­ra u otros mo­de­los en cla­ve mi­ni­ma­lis­ta, con ti­ran­tes muy fi­nos o mo­de­los con es­co­te en uve.

Otras fir­mas pre­fie­ren ba­ña­do­res más so­fis­ti­ca­dos con es­co­te pa­la­bra de ho­nor y man­gas abu­llo­na­das o ti­po cor­sé con “print” flo­ral. En cuan­to a los ador­nos, es­te ve­rano hay mu­chos mo­de­los ajus­ta­dos con cor­do­nes o vo­lan­tes en el pe­cho, con la­za­das en la cin­tu­ra o dra­pea­dos en la zo­na del ab­do­men. Co­no­cer las ten­den­cias es im­por­tan­te, pe­ro aún lo, es más, ele­gir el mo­de­lo que me­jor se ajus­te al es­ti­lo de ca­da per­so­na, en fun­ción de las me­di­das y de las pro­por­cio­nes pa­ra po­der dis­fru­tar del ve­rano.

Si se tie­ne mu­cho pe­cho se de­be ele­gir mo­de­lo en­tre aque­llos que pre­sen­ten “ti­ran­tes an­chos, ti­ras cru­za­das o re­fuer­zo por de­ba­jo del pe­cho”, ex­pli­ca Ali­cia Her­nán­dez. “Cuan­do se tie­ne po­co pe­cho, los ba­ña­do­res con es­co­te co­ra­zón y vo­lan­tes en esa zo­na re­sul­tan fa­vo­re­ce­do­res”, afir­ma tam­bién la ex­per­ta.

Pa­ra aque­llas cu­yo ob­je­ti­vo es di­si­mu­lar una es­pal­da an­cha, de­ben ele­gir un di­se­ño con es­co­te asi­mé­tri­cos, me­jor en co­lo­res os­cu­ros.

El se­cre­to pa­ra alar­gar las pier­nas es­tá en lu­cir un ba­ña­dor es­co­ta­do, al­to, que la bra­gui­ta se si­túe a la al­tu­ra de ca­de­ra o mu­cho me­jor por en­ci­ma de ella.

Cuan­do el ob­je­ti­vo es real­zar la cin­tu­ra es im­pres­cin­di­ble ele­gir un ba­ña­dor con cor­tes es­tra­té­gi­cos y aber­tu­ra la­te­ra­les que es­ti­li­cen la fi­gu­ra. Si, por el con­tra­rio, se lle­ga con al­gún ki­lo de más y se quie­re ca­mu­flar al­gún “mi­che­lín”, la so­lu­ción pa­sa por op­tar por un mo­de­lo re­duc­tor con frun­ces en la zo­na del ab­do­men. Los to­nos li­sos y os­cu­ros ayu­dan más que los co­lo­res vi­bran­tes.

El “ani­mal print” im­pri­men ca­rác­ter al tra­je de ba­ño.

Cuan­do se tie­ne po­co pe­cho, el es­co­te co­ra­zón o en uve re­sul­tan fa­vo­re­ce­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.