Fie­bre por las pe­cas

La be­lle­za y ca­ris­ma de Meg­han Mar­kle ha desata­do una au­tén­ti­ca lo­cu­ra, mu­chas mu­je­res desean lu­cir pe­cas. Unas op­tan por pin­tár­se­las, otras por ta­tuar­las. Pro y con­tras

Ellas (Chile) - - Portada -

De ser odia­das han pa­sa­do a ser ama­das. Pue­de ser que la cul­pa de que las pe­cas es­tén de moda sea de Meg­han Mar­kle, Kylie Jen­ner, Em­ma Wat­son, Lily Co­le o Em­ma Sto­ne, de gran per­so­na­li­dad, que lu­cen con or­gu­llo sus pe­cas sin ne­ce­si­dad de cu­brir­las con el ma­qui­lla­je.

Lo que es­tá cla­ro es que es­tas mu­je­res mar­can ten­den­cia, y mu­chas jó­ve­nes que las tie­nen desean lu­cir, lo que, pa­ra ello, unas de­ci­den pin­tár­se­las y otras ta­tuár­se­las.

El tra­ba­jo del fo­tó­gra­fo de moda Re­to Ca­duff, quien re­co­pi­ló en el li­bro “Frec­kles”, una se­rie de mu­je­res to­das ellas con pe­cas que las lu­cían en to­do su es­plen­dor sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir al Pho­tos­hop.

Con los hash­ta­gas #freet­he­frec­kle y #fa­ke­frec­kle, las pe­cas se han he­cho vi­ra­les en Ins­ta­gram.

Pe­ro, ¿qué son las pe­cas? Son las man­chas más co­mu­nes, so­bre to­do en pie­les de tez blan­ca, “son acu­mu­la­cio­nes de pig­men­to de co­lo­ra­ción ma­rrón”, ex­pli­ca el doc­tor Ós­car Jun­co, quien re­cuer­da que, con la ex­po­si­ción so­lar, “su tono se in­ten­si­fi­ca, lo que las ha­ce más vi­si­bles en ve­rano”.

Las pe­cas se for­man y se os­cu­re­cen con el sol, por lo que es im­por­tan­te usar pro­tec­tor so­lar. Una so­la apli­ca­ción dia­ria de pro­tec­tor so­lar pue­de no ser su­fi­cien­te, “se tie­ne que apli­car la pro­tec­ción so­lar ca­da 60 a 90 mi­nu­tos”, di­ce el doc­tor Jun­co.

Las pe­cas ha­cen es­pe­cia­les a la per­so­na que las lu­cen, pe­ro hay que te­ner mu­cho cui­da­do. “Es fun­da­men­tal uti­li­zar pro­tec­ción so­lar du­ran­te to­do el año pa­ra que esas bo­ni­tas pe­cas no se con­vier­tan en man­chas pro­ble­má­ti­cas”, di­cen Mar­ta Ba­rre­ro y Ele­na Ra­mos, far­ma­céu­ti­cas y ex­per­tas en der­mo­cos­mé­ti­ca.

Es im­por­tan­te rea­li­zar­se una lim­pie­za fa­cial co­mo ca­da dos o tres me­ses, se­gún el ti­po de piel, ade­más de tra­ta­mien­tos de lu­mi­no­si­dad e hi­dra­ta­ción pa­ra real­zar la be­lle­za de la piel pe­co­sa.

PE­CAS, ¿TATUADAS O MA­QUI­LLA­DAS?

Las pe­cas ca­da vez gus­tan más, aun­que quie­nes las po­seen de for­man na­tu­ral lu­chan, co­mo pue­den, pa­ra ca­mu­flar­las a dia­rio. Mo­de­los, fa­mo­sas, ca­za­do­ras de ten­den­cias y es­ti­lis­tas se han pues­to de acuer­do pa­ra reclamar su be­lle­za y ha­cer­les si­tio vi­si­ble, que sean pro­ta­go­nis­tas.

Si es­tá pen­san­do en su­mar­se a es­ta moda que ofre­ce una ima­gen naif, aniña­da, co­que­ta e in­clu­so romántica y cán­di­da, es me­jor que op­te por un ma­qui­lla­je que las imi­ten. “Des­acon­se­jo el ta­tua­je de pe­cas con el fin de pa­re­cer­se a Meg­han Mar­kle”, di­ce la der­ma­tó­lo­ga Vir­gi­nia Sán­chez. Aun­que los ta­tua­jes no son pe­li­gro­sos, “tam­po­co son ino­cuos, ya que siem­pre con­lle­van un ries­go de aler­gia, in­fec­ción o ci­ca­triz”, ase­gu­ra la der­ma­tó­lo­ga.

Ade­más de te­ner siem­pre en cuen­ta la ero­sión que pro­du­cen en la piel, y de ex­tre­mar las me­di­das sa­ni­ta­rias de se­gu­ri­dad e hi­gie­ne, no que­dan bien en to­dos los ros­tros.

Hay que aña­dir un pe­li­gro aso­cia­do. “Si se desa­rro­lla­se un me­la­no­ma jus­to en la zo­na del ta­tua­je pro­du­ci­ría un diag­nós­ti­co tar­dío del mis­mo, con sus con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas de­ri­va­das”, ex­pli­ca Sán­chez.

“Las pe­cas o efé­li­des son cons­ti­tu­cio­na­les (ge­né­ti­cas), y es­té­ti­ca­men­te que­dan bien cuan­do son na­tu­ra­les y van ali­nea­das con el ti­po de piel”, di­ce Sán­chez.

La es­ti­lis­ta Cha­ro Pa­lo­mo acon­se­ja di­bu­jar al­gu­na so­bre la me­ji­lla con dis­tin­tos to­nos “nu­de” y ma­rro­nes, “con la idea de que re­sul­ten na­tu­ra­les”.

Es un pro­ce­so la­bo­rio­so, que re­quie­re buen pul­so y pa­cien­cia su­fi­cien­te pa­ra apli­car la ba­se de ma­qui­lla­je, co­rrec­to­res, pol­vos tras­lu­ci­dos, di­bu­jar las pe­cas y des­pués ma­ti­zar­las has­ta con­se­guir un “look” lo más na­tu­ral po­si­ble.

Si pre­fie­re su­mar­se a es­ta ten­den­cia con un pun­to más osa­do, pue­de lle­nar el ros­tro de pe­cas fal­sas que se pe­gan. La ofer­ta es in­fi­ni­ta, des­de aque­llas con efec­to “glit­ter” has­ta otras do­ra­das que con­du­cen ha­cia ma­qui­lla­jes de fan­ta­sía. Co­mo en

Lily Co­le lu­ce un ma­qui­lla­je muy sua­ve que de­ja al des­cu­bier­to sus pe­cas.

Ima­gen de Meg­han Mar­kle en la que se pue­den ver su ros­tro con pe­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.